Avances:
Programan la relocalización de sectores de fácil inundación El Programa Emprender abrió nuevos talleres en Villa San José Habilitarán un puesto fijo de matriculación en la Región Sanitaria IV
Economía y Agro

En marzo, en Pergamino llovió un 11% de lo que viene lloviendo en los últimos 50 años

Este año el total de precipitaciones de marzo en Pergamino fue de 14 milímetros. (LA OPINION) Este año el total de precipitaciones de marzo en Pergamino fue de 14 milímetros. (LA OPINION)

En las últimas cinco décadas en nuestro Partido las precipitaciones medias fueron de 123 milímetros. En este año el total de lluvias registradas durante el mes pasado fue de 14 milímetros en Pergamino. Para encontrar valores inferiores hay que remontarse a 1911.


Los mayores montos de las pocas lluvias que hubo en marzo estuvieron en el noreste de Buenos Aires. Baradero registró 67,4 milímetros, seguido por Chacabuco y Alvarez (sur de Santa Fe) con 35 milímetros. En el otro extremos, Bengolea apenas alcanzó el milímetro y Carlos Pellegrini midió tan solo 1,6 milímetros.
Doce localidades de la región núcleo terminaron marzo con registros por debajo de los 10 milímetros. Se trata de Irigoyen, Godeken, Colonia Almada, Bigand, Maggiolo, Monte Buey, Bellville, Pozo del Molle, Classon, General Villegas, Carlos Pellegrini y Bengolea.
Según el último informe de la Bolsa de Comercio de Rosario, en marzo de este año, en Rosario llovió un 16% de lo que viene lloviendo en los últimos 50 años. En Pergamino solo un 11% y en Marcos Juárez menos todavía, apenas un 2,9%. En los últimos 50 años en Rosario, Pergamino y Marcos Juárez, las precipitaciones medias fueron de 158 milímetros, 123 milímetros y 120 milímetros respectivamente. Este año, el total de precipitaciones del mes fue de 25,6 milímetros en Rosario, 14 milímetros en Pergamino y 3,5 milímetros en Marcos Juárez. Para encontrar valores inferiores hay que remontarse 100 años. En Marcos Juárez, en 1918 se registraron 2 milímetros. Para Pergamino hay que retroceder a 1911. En aquel entonces en marzo llovieron sólo 5 milímetros. En Rosario el registro es más cercano, hace 53 años, en 1965, se registraron 24 milímetros.
El contraste de lluvias entre el litoral y la región central es de un 145%
Los valores de la región central son centesimales respecto de las importantes lluvias que ha recibido el noreste de Santa Fe. Reconquista acumuló 232 milímetros. En Chaco, en el sudeste, Resistencia lleva registrados 180 milímetros.

Baja la producción
Según el Panorama Agrícola Semanal de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires, el déficit hídrico que se acumuló durante los últimos meses impactó sobre las etapas críticas de floración y llenado de grano del girasol implantado en el sudoeste de Buenos Aires y sur de La Pampa, limitando el potencial de rendimiento de los lotes más afectados. Hasta el momento, los rendimientos recolectados se ubicaron por debajo de las expectativas previstas al inicio de la campaña, razón por la cual la proyección de producción disminuye un 3% en comparación a nuestro último informe. Se estima que la cosecha de girasol alcanzaría las 3.500.000 toneladas a fin de campaña, un 6% superior al ciclo previo.
Por otra parte, las desfavorables condiciones ambientales relevadas durante gran parte del ciclo del cultivo de soja aceleraron su desarrollo fenológico y adelantaron el inicio de la cosecha. La ausencia de lluvias durante los días previos también ayudó a que la recolección avance rápidamente sobre el centro de la región agrícola, pero incrementa el riesgo de perder rinde sobre el norte del país, en donde la mayor parte del área sembrada transita etapas reproductivas críticas bajo condiciones hídricas adversas. En paralelo, las bajas temperaturas acumuladas en el centro y sur de la región agrícola perjudican el final del llenado del grano en siembras tardías en San Luis, Córdoba, Santa Fe, Entre Ríos, Buenos Aires y La Pampa.
Finalmente, mientras transitamos la cosecha de cuadros tempranos de maíz con destino grano comercial en el centro del área agrícola nacional, el estado de los lotes tardíos y de segunda ocupación va desmejorando. El principal motivo está dado por la falta de humedad de los perfiles, que comienza a recortar los rindes potenciales. De no llover en las próximas semanas, esta realidad podría tener un impacto negativo en nuestra actual estimación de producción.