Avances:
Programan la relocalización de sectores de fácil inundación El Programa Emprender abrió nuevos talleres en Villa San José Habilitarán un puesto fijo de matriculación en la Región Sanitaria IV
Economía y Agro

Los incendios de campos, un problema de la época potenciado por la sequía

En Pergamino hay días en que los bomberos voluntarios hacen más de 10 salidas por incendios rurales. (LA OPINION) En Pergamino hay días en que los bomberos voluntarios hacen más de 10 salidas por incendios rurales. (LA OPINION)

En la zona de Pergamino es frecuente ver cómo los bomberos voluntarios acuden a la zona rural para controlar los focos de fuego. Hay días en que reciben más de diez llamados de productores para que los ayuden a extinguir las llamas.


En esta época del año, con sucesivas jornadas de entre 35 y 40 grados centígrados de temperatura y con escasez de humedad, se producen decenas de incendios forestales en campos con rastrojos o con cultivos en estado seco.

En la zona de Pergamino es frecuente ver cómo los bomberos voluntarios acuden a la zona rural para controlar los focos de fuego. Hay días en que reciben más de diez llamados de productores para que los ayuden a sofocar las llamas. En la mayoría de los casos la acción de los bomberos resulta eficiente, aunque hay situaciones en los que se han perdido lotes enteros de trigo, por ejemplo.

Todo esto potenciado por una gran sequía, ya que las lluvias esperadas para el fin de semana pasado no llegaron en abundancia.

El analista Ezequiel Tambornini aseguró que "los incendios no se pueden evitar, pero sí los desastres generados por la desidia pública".

"Muchos de los incendios estivales de los pastizales localizados en buena parte de La Pampa y Buenos Aires no pueden evitarse. Lo que sí se puede hacer es prevenir los desastres generados por los incendios. Y eso es precisamente lo que no se hizo en el último año", dijo en el sitio Valor Soja que dirige.

Afirmó que "el año pasado, también debido a la acumulación de grandes volúmenes de materia seca, los incendios provocaron daños significativos en ambas provincias. Este año vuelven los mismos problemas. Y regresarán en el futuro seguramente si los funcionarios de turno siguen haciendo la plancha".

“Desde el comienzo de la temporada alta de incendios en la provincia de La Pampa se han visto afectadas un total de 665.266 hectáreas con un total de 110 incendios de distinta magnitud y relevancia", resaltó Tambornini el comunicado del Gobierno pampeano.

El mensaje oficial manifestó que "dichos focos se concentraron en el mes de diciembre de 2017 y enero de 2018, como suele ocurrir en todas las temporadas".

A mediados del año pasado el ministro de Seguridad de La Pampa, Juan Carlos Tierno, indicó que los incendios ocurridos en el verano 2016-2017 "nos tiene que hacer reflexionar a todos, principalmente a nivel estatal, y eso no significa que no vamos a tener más fuego en La Pampa, pero sí vamos a tratar de modificar o disminuir semejante siniestralidad".

Esta semana -según descubrió el medio local InfoHuella- se le inició un sumario a Tierno porque su campo incendiado aparentemente no contaba con las picadas corta-fuego correspondiente.

"Marzo y abril son los meses más adecuados para realizar trabajos de prevención y acondicionamiento en la zona. Mucho es lo que se debe hacer en la provincia de La Pampa al respecto. Pero al menos ahí es posible -con la autorización correspondiente– realizar quemas prescriptas para evitar incendios descontrolados en el verano", destacó el columnista.

Manifestó que en febrero de 2017 se promulgó en la provincia de Buenos Aires la Ley de Prevención y Lucha Contra Incendios (Nº 14.892) por medio de la cual se determinó "autorizar, a modo de excepción, la utilización del fuego en quemas controladas y prescriptas".

Pero la norma, al no estar aún reglamentada, no permite realizar quemas controladas: "Se acaban de quemar miles de hectáreas productivas en la zona de Sierra de la Ventana".

"Quizás las autoridades bonaerenses este año se despierten de la siesta para, finalmente, reglamentar la norma y establecer un plan de acción en las áreas críticas" expresó Tambornini.

También señaló que "a nivel nacional el presidente Mauricio Macri decidió quitarle el Servicio Nacional de Manejo del Fuego al Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sustentable -a cargo de Sergio Bergman- para transferirlo al Ministerio de Seguridad de la Nación".

"El encargado de esa unidad -desde fines del año pasado- es el coronel (retirado) Emilio Renda, especialista (según su currículum) en protección civil y gestión de riesgos, que, probablemente, esté más capacitado para dar explicaciones ante la inacción oficial.