Avances:
Programan la relocalización de sectores de fácil inundación El Programa Emprender abrió nuevos talleres en Villa San José Habilitarán un puesto fijo de matriculación en la Región Sanitaria IV
Especial 100 Años

“Soy y seré siempre lector del medio escrito más importante de mi ciudad”

“La llama de la lectura del Diario sigue y seguirá encendida de por vida”. ARCHIVO LA OPINION “La llama de la lectura del Diario sigue y seguirá encendida de por vida”. ARCHIVO LA OPINION

Por José Luis Picarelli. Periodista y relator deportivo de LT 35 Radio Mon.


Mi mamá me contaba que en las primeras cenas de la Escuela Nº 4 Primaria, los maestros la felicitaban por mi agilidad de aprendizaje en la gramática, eso se debió a mi entender, a que en mi casa a las 6:00 llegaba el diario LA OPINION. A la hora de la leche, desde los seis años lo hojeaba y miraba las fotos, mas tarde empecé a observar y luego a leerlo. Como todo ser humano fui eligiendo secciones, quizá por la edad, arrancaba con las tiras de humor de la última página. Más tarde era el turno del deporte, donde leía y comentaba con mi papá todas las noticias.
Me provocaba algo distinto ver reflejada sobre el papel la actividad que había presenciado en canchas de futbol o basquetbol. No tengo dudas que ese olor a tinta y las letras de molde me inclinaron hacia el periodismo deportivo. Recuerdo espacios que jamás se me borraron de mi mente, como “La jornada en el detalle”, que reflejaba las formaciones de los equipos de fútbol de las fechas del día o “Dentro del área”, en la que se informaba minuciosamente los detalles del fútbol local en primera local, pero también se citaba a los jugadores de tercera división. Los miércoles era sagrado leer el cuadro de honor, para saber quién había sido la figura de cada partido para después nombrarlo en el relato imaginario de los picados de la tarde con mis amigos; cómo no emocionarse al ver las síntesis del basquetbol local, los resultados, las tablas de posiciones y demás de las inferiores.


Crecí aprendiendo con LA OPINION ya que por este medio conocí a los hermanos Iglesias (Juan Carlos y Ricardo), al gran ciclista Raúl Luján Labbate, al querido “Paco” Darder  y a José María Flores Burlón. Recuerdo con nostalgia y emoción las fiestas de fin de año en las que LA OPINION elegía al Deportista del Año, a las que iba como “invitado colado” de la mano de “Chichino” Ayestarán, quien era un prestigioso periodista del medio. Entre otros recuerdos se me fue la década del  70 y con ella mi infancia, y en los  80 lo saboreé de otra manera. Primero porque jugaba y llegué a leer mi nombre y verme en alguna foto de basquetbolista local, segundo porque ya entendía y razonaba mejor lo escrito y tercero por los miles de triunfos obtenidos por pergaminenses reflejados con hidalguía en mi diario LA OPINION.
Soy y seré siempre lector del medio escrito más importante de mi ciudad y más allá; pero dentro de todos los bellos recuerdos me viene a la mente la tristeza de una tarde de sábado cuando siendo relator de Radio Mon, en Salta me informaron del incendio del edificio de calle Merced, mis lagrimas inundaron mi rostro y mi nostalgia. El fuego se apagó, pero la “llama” de la lectura de LA OPINION sigue y seguirá encendida de por vida. Hoy agradezco escribir estas líneas para este medio que siempre me recibe con las páginas abiertas, como yo cada mañana lo recibo a él. Feliz cumpleaños LA OPINION.