Avances:
Programan la relocalización de sectores de fácil inundación El Programa Emprender abrió nuevos talleres en Villa San José Habilitarán un puesto fijo de matriculación en la Región Sanitaria IV
Mundo

Decenas de miles de franceses salieron a las calles contra la reforma laboral de Macron

“El código laboral debe proteger a los empleados” fue el reclamo en varias ciudades de Francia. (NA) “El código laboral debe proteger a los empleados” fue el reclamo en varias ciudades de Francia. (NA)

 

La marcha en París fue interrumpida en varias ocasiones por enfrentamientos, a los que las fuerzas del orden respondieron empleando gas lacrimógeno y un cañón de agua. El desempleo en dicho país alcanza el 105 y el presidente busca sancionar una flexibilización.


Paris, (AFP-NA) - Más de 200.000 manifestantes marcharon ayer en Francia contra la polémica reforma laboral del presidente Emmanuel Macron, en la primera jornada de protestas que ponen a prueba su capacidad para transformar a la segunda economía europea.

Los sindicatos convocaron cerca de 200 protestas en todo el país contra este texto destinado a flexibilizar el mercado laboral, piedra angular del programa del mandatario centrista para doblegar un desempleo que alcanza casi el 10%.

La CGT cifró en alrededor de 400.000 los manifestantes que respondieron a su llamado en toda Francia, con 60.000 únicamente en París. La policía redujo la cifra en la capital francesa a 24.000.

El ministerio del Interior, por su parte, calculó que los participantes eran unos 223.000.

“Estoy aquí para manifestar contra un ataque al código laboral que nunca antes en la historia habíamos visto”, declaró a la prensa Evelyne Deurilla-Feer, que iba disfrazada con una caja de cartón gigante de kleenex con la inscripción “Salariex, usen, desechen”.

“El código laboral debe proteger a los empleados. ¿Y qué ha hecho Macron? Un código para proteger a los empresarios y a las empresas. ¡Es un escándalo!”, agregó indignada esta jubilada.

La movilización “tuvo cierto nivel” reconoció el portavoz gubernamental, Christophe Castaner, que explicó a la cadena televisiva CNews que el Ejecutivo iba a “escuchar los temores para “dar respuestas.

La marcha en París fue interrumpida en varias ocasiones por enfrentamientos, a los que las fuerzas del orden respondieron empleando gas lacrimógeno y un cañón de agua.

Los manifestantes retomaron masivamente en sus lemas una polémica declaración de Macron, que la semana pasada advirtió que “no cederá nada” ante “los holgazanes, los cínicos o los extremos”.

En algunas pancartas se podía leer “Los holgazanes están en marcha” o “Macron, te jodiste, los holgazanes están en las calles”.

En Marsella (sur), la policía contabilizó 7.500 manifestantes, mientras que los organizadores comunicaron la cifra de 60.000.

En el cortejo, el líder de la izquierda radical Jean-Luc Mélenchon, que se ha alzado como el principal opositor a Macron, prometió que “hará retroceder” al joven presidente de 39 años.

 

A las protestas se sumaron huelgas que afectaron ayer a los transportes. La Torre Eiffel permaneció abierta, pero los turistas podían subir únicamente hasta el segundo piso, debido a que una parte del personal estaba en huelga.