Avances:
Programan la relocalización de sectores de fácil inundación El Programa Emprender abrió nuevos talleres en Villa San José Habilitarán un puesto fijo de matriculación en la Región Sanitaria IV
Mundo

El huracán Irma sigue golpeando a Florida tras devastar el Caribe

Un vecino de Bonita Spring, Florida, tratando de regresar a su casa después del paso del huracán. (NA) Un vecino de Bonita Spring, Florida, tratando de regresar a su casa después del paso del huracán. (NA)

 

Unos 6,3 millones de personas en el sureste de Estados Unidos fueron ordenados a evacuar, lo cual provocó uno de los mayores éxodos de la historia del país. Dicho ciclón tropical dejó 40 muertos: 37 en el Caribe y 3 en la península estadounidense.


Miami, (AFP-NA) - Tras su pasaje mortal por el Caribe, el huracán Irma se había debilitado ayer a tormenta tropical en Estados Unidos, aunque continuaba azotando Florida, donde forzó masivas evacuaciones y 6,2 millones de personas seguían sin electricidad.

En Cuba, a solo 150 kilómetros del extremo sur de Florida, el balance era más grave: al menos 10 personas murieron electrocutadas, ahogadas o por el derrumbe de edificios, según las autoridades, que informaron sobre “severos” daños de infraestructura e inundaciones.

Con esta cifra suman 40 los muertos por Irma, al agregarse los 27 reportados en el Caribe en territorios de Francia, Holanda, Reino Unido y Estados Unidos, así como en Barbuda. Otros tres murieron en Florida por accidentes de tráfico causados por la tormenta. Irma, que avanzaba sobre Florida en dirección norte-noroeste, seguía registrando intensas lluvias y vientos sostenidos cercanos a 100 kilómetros por hora y los meteorólogos advirtieron sobre algunas ráfagas “con fuerza de huracán”.

 

A limpiar Miami 

Unos 6,3 millones de personas en el sureste de Estados Unidos fueron ordenados a evacuar por Irma, lo cual provocó uno de los mayores éxodos de la historia del país. Como estaba pronosticado, Irma impactó el domingo por la mañana como huracán categoría 4 en una escala de 5 en los Cayos al sur de la península, y por la tarde volvió a tocar tierra en Marco Island (oeste), pero con categoría 2.

En Miami, la mayor ciudad estadounidense en la trayectoria de Irma, brillaba el sol y encargados de limpieza empezaban a apartar ramas, escombros y letreros de calles caídos en el centro y en el distrito financiero de Brickell.

En Bonita Springs, en la costa suroeste de Florida duramente impactada por Irma, grandes áreas estaban inundadas y la ciudad seguía sin electricidad. Algunos trataban de llegar a sus hogares caminando con el agua por la cintura, mientras que otros remaban en canoas.

 

El alcance del desastre en los Cayos de la Florida no estaba claro ayer. “Voy con la Guardia Costera a ver los Cayos, oí que hay daño significativo justo donde el ojo de la tormenta golpeó”, dijo el gobernador Scott a una cadena de televisión.