Avances:
Programan la relocalización de sectores de fácil inundación El Programa Emprender abrió nuevos talleres en Villa San José Habilitarán un puesto fijo de matriculación en la Región Sanitaria IV
Mundo

La defensa de Lula da Silva ve “contradicciones y omisiones” en la condena

Me “están juzgando políticamente”, reiteró ayer Lula da Silva rodeado de partidarios. (NA) Me “están juzgando políticamente”, reiteró ayer Lula da Silva rodeado de partidarios. (NA)

 

En un documento, divulgado ayer, cuestiona la imparcialidad de Moro, sostiene que ignoró pruebas y testimonios favorables al expresidente y que la pena aplicada es desproporcionada. Los abogados apelarán ante un tribunal de segunda instancia, dijeron.


SAN PABLO, (AFP) - Los abogados del expresidente brasileño Luiz Inacio Lula da Silva presentaron el viernes un recurso cuestionando la sentencia del juez que lo condenó a 9 años y medio de cárcel por corrupción.

La defensa del exmandatario pide explicaciones al juez Sergio Moro sobre diversos puntos del fallo que, a su parecer, contiene “contradicciones, omisiones y oscuridades”.

 En el documento, divulgado ayer, cuestionan la imparcialidad de Moro, sostienen que ignoró pruebas y testimonios favorables al expresidente y que la pena aplicada es desproporcionada.

Después de que Moro responda estos cuestionamientos, los abogados de Lula da Silva apelarán ante un tribunal de segunda instancia, dijeron.

 

“Voy a recorrer el país” 

Lula da Silva reiteró ayer que no existen pruebas que justifiquen su condena y dijo, en un acto del Partido de los Trabajadores (PT), que es el pueblo el que debe juzgarlo.

 “Mientras (los jueces y fiscales) no prueben nada contra mí, voy a recorrer este país para que ustedes me juzguen”, insistió en el evento celebrado en el interior de San Pablo.

Es su segundo discurso público desde que el miércoles el juez Sergio Moro lo condenó a nueve años y medio de cárcel por corrupción y lavado de dinero en el marco del megaescándalo de corrupción de Petrobras, popularmente conocido como caso Lava Jato.

 Según la acusación, Lula da Silva es el propietario de un apartamento tríplex en el balneario de Guarujá (San Pablo) ofrecido por la constructora OAS a cambio de su influencia para obtener contratos en Petrobras.

Por decisión de Moro, el líder del PT, que enfrenta otras cuatro causas penales, puede apelar la sentencia en libertad y sólo vería impedida su candidatura a las elecciones de 2018 si fuera condenado en segunda instancia.

 

Lula da Silva, ícono de la izquierda latinoamericana, atribuye la sentencia a una estrategia para sacarlo del mapa electoral.