Avances:
Programan la relocalización de sectores de fácil inundación El Programa Emprender abrió nuevos talleres en Villa San José Habilitarán un puesto fijo de matriculación en la Región Sanitaria IV
Mundo

Los muertos por el sismo aumentan a 65 en México y Katia dejó 2 víctimas más

En Juchitán, en el estado de Oaxaca, se reportaron 37 de las víctimas mortales. (NA) En Juchitán, en el estado de Oaxaca, se reportaron 37 de las víctimas mortales. (NA)

 

El último deceso reportado fue el de un policía de la localidad de Juchitán, en el estado de Oaxaca, la zona más afectada, que se encontraba en el interior del palacio municipal, el cual quedó reducido a escombros por el temblor registrado en la medianoche del jueves.


JUCHITAN DE ZARAGOZA, Mexico, 9 septiembre (AFP-NA) - Por Yemeli Ortega. Los muertos por un poderoso sismo de 8,2 grados en Mexico, el más intenso en un siglo, aumentaron a 65 ayer al confirmarse cuatro nuevos decesos en el sur, mientras que en Veracruz (este) se reportaban dos fallecidos por la tormenta Katia, que comenzaba a disiparse. El último deceso reportado fue el de un policía de la localidad de Juchitán, (en el estado de Oaxaca) la más afectada por el sismo, que se encontraba en el interior del palacio municipal, el cual quedó reducido a escombros por el temblor registrado la medianoche del jueves.

Tras horas de búsqueda y con ayuda de perros, ayer se localizó el cadáver del policía entre los escombros, informaron autoridades locales.

En el vecino estado Chiapas, en cuya costa se registró el epicentro del sismo, se confirmó ayer la muerte de otras tres personas, dijo a la cadena Televisa Luis Felipe Puente, director general de Protección Civil federal.

El total de víctimas mortales es de 65, todas registradas en el sur del país: 46 en Oaxaca, 15 en Chiapas y cuatro en Tabasco.

En Juchitán, donde se reportan 37 de las víctimas mortales, los socorristas concluyeron sus trabajos y dieron paso a maquinaría pesada para recoger los escombros, cuando ya se percibe un olor fétido resultado del amasijo de ruinas, lluvia y el intenso calor en la zona. “Ya no queda más gente bajo los escombros. La mayoría fue rescatada casi inmediatamente por familiares y vecinos”, dijo a la prensa Roberto Alonso, coordinador de los “Topos”, una fuerza integrada por especialistas en rescates tras sismos.

 

Los pobladores lucen cansados y temerosos, muchos pasaron la noche en la calle por la persistencia de las réplicas del temblor que hacían crujir las construcciones.