Avances:
Programan la relocalización de sectores de fácil inundación El Programa Emprender abrió nuevos talleres en Villa San José Habilitarán un puesto fijo de matriculación en la Región Sanitaria IV
Mundo

Quim Torra promete trabajar para construir una república independiente de España

El candidato presidencial Quim Torra pronuncia un discurso ayer en la sesión del parlamento catalán.  (NA) El candidato presidencial Quim Torra pronuncia un discurso ayer en la sesión del parlamento catalán. (NA)

El candidato a presidente catalán dio ayer su palabra de buscarlo “sin descanso” en el marco del inicio del debate del Parlamento para investirlo en ese cargo. Aunque los independentistas controlan la cámara regional, su elección no está garantizada.


BARCELONA, (AFP-NA) - El Parlamento catalán inició ayer el debate para investir como presidente al editor independentista Quim Torra, que se mostró fiel a su antecesor exiliado Carles Puigdemont y prometió trabajar “sin descanso” para construir una república independiente de España.

El duro discurso provocó la reacción inmediata del gobierno español de Mariano Rajoy, que controla directamente la región desde la fallida declaración de independencia del 27 de octubre y el cese del expresidente Puigdemont y su ejecutivo. En un contundente e inusual comunicado, lo acusó de articular un “discurso frentista”, “sectario y divisorio, renunciando a gobernar para el conjunto de los catalanes y alentando las tensiones” y le advirtió que responderá ante “cualquier vulneración” de la ley.

Este editor y abogado de 55 años, novel en política, fue designado por Puigdemont para asumir “provisionalmente” la presidencia después de que la justicia y el Gobierno español impidieran durante meses su reelección al encontrarse en el extranjero y pendiente de un proceso de extradición. “Quiero dejar claro que nuestro presidente es Carles Puigdemont”, puntualizó apenas empezar su discurso ante la cámara, dejando abierto un retorno del anterior líder si su situación judicial lo permite.

Pero mientras, prometió cumplir el encargo recibido: reanudar el proceso lanzado con el referéndum ilegal del 1 de octubre y la proclamación de una república, abortado por la intervención de Rajoy que cesó a Puigdemont y disolvió el Parlamento. La rica región de 7,5 millones de habitantes pasó bajo control de Madrid y los responsables del intento de secesión, con Puigdemont al frente, fueron procesados por la justicia por rebelión y otros delitos. Nueve de ellos fueron encarcelados y otros siete marcharon al extranjero, entre ellos Puigdemont, detenido a finales de marzo en Alemania y pendiente de un proceso de extradición.

Estos antecedentes no amedrentaron a Torra, que prometió ser leal al mandato de “construir un Estado independiente”. Cuando se forme gobierno y se levante el control de Madrid sobre la región, “ya no tendremos ninguna excusa para no trabajar sin descanso para la República”, aseguró. Según anunció en su discurso, su gobierno recuperará algunas leyes catalanas suspendidas por la justicia española, restablecerá la red de “embajadas” para promover la causa independentista cerradas por Madrid e iniciará los trámites para redactar la futura constitución catalana.