Avances:
Programan la relocalización de sectores de fácil inundación El Programa Emprender abrió nuevos talleres en Villa San José Habilitarán un puesto fijo de matriculación en la Región Sanitaria IV
Pergamino

Banco de Medicamentos de la Red Solidaria: un espacio nutrido por la generosidad y la entrega

El grupo de voluntarios de los jueves recibió la visita de LA OPINION. (LA OPINION) El grupo de voluntarios de los jueves recibió la visita de LA OPINION. (LA OPINION)

Funciona en la sede del Italclub. Allí se entregan remedios bajo receta a personas que no los consiguen en el sistema público de salud. La responsabilidad de dispensarlos es de farmacéuticos. La experiencia se nutre de la actitud colaborativa de la propia comunidad.


El Banco de Medicamentos de la Red Solidaria es una iniciativa sostenida en la ciudad desde hace muchos años por un grupo de voluntarios. Desde allí se subsanan necesidades de la comunidad en lo que concierne a la provisión de medicamentos. Actualmente funciona en la sede del Italclub, en calle Florida al 800 y se nutre de la actitud generosa de quienes donan remedios que sirven para ayudar a otros. Para conocer cómo está funcionando este espacio solidario que es único en el país- ya que en otros ámbitos Red Solidaria no ha conseguido formar bancos de medicamentos con la modalidad de una verdadera farmacia- LA OPINION visitó el lugar y tomó contacto con voluntarios. Entre ellos Jorge Abal, referente de la Red Solidaria quien resaltó que “Pergamino tiene arraigada una actitud solidaria que es la que permite el sostenimiento del Banco de Medicamentos”. 

“Nosotros somos un grupo de voluntarios que trabajamos con las pautas de funcionamiento de Red Solidaria porque las creadoras de este espacio se formaron con Juan Car y su gente y le dieron esta impronta para que seriamente funcionara y por eso ha trascendido en el tiempo”, señaló.

-¿Cómo está funcionando el Banco de Medicamentos de la Red Solidaria?

-Funciona muy bien. Cada vez cumplimos una función más importante porque el requerimiento de la gente es muy importante en materia de medicamentos. Abrimos lunes, miércoles y jueves -lunes y jueves de 13:30 a 15:00 y miércoles de 10:00  11:30-.

-¿Cuánto tiempo hace que opera?

-Desde el año 2001, cuando hubo una necesidad importante por un inconveniente que se dio en el Hospital donde no había medicamentos. Frente a ello algunas personas tuvieron la inquietud de buscar un modo de sortear esta dificultad  y así nació el Banco de Medicamentos. En aquella oportunidad se hizo una reunión pública en el Concejo Deliberante y se consensuaron los términos del armado de este espacio.

-¿La actividad del Banco de Medicamentos se sostuvo en forma ininterrumpida desde entonces?

-Funcionó siempre en forma ininterrumpida. Antes desarrollábamos nuestra actividad en la Iglesia Merced y cuando la Parroquia precisó el lugar, se iniciaron gestiones para encontrar otro espacio. A través de ayudas que tuvimos y gracias a la intermediación del actual concejal Carlos Elizalde se consiguió un lugar en la sede del Italclub que es donde funcionamos actualmente. El agradecimiento  a esta institución es infinito, porque con mucha generosidad nos ha permitido contar con un lugar y desde que estamos aquí nunca hemos tenido ningún inconveniente. Ellos valoran mucho nuestro hacer y nosotros somos muy respetuosos del uso de este lugar.

Armado desde la solidaridad

Jorge Abal comentó que el Banco de Medicamentos se nutre de la solidaridad de la gente y cumple una función social muy importante en la entrega de drogas que resuelven la necesidad de muchas personas cuando no es posible obtener esos remedios en la farmacia del Hospital San José o en los Centros de Atención Primaria de la Salud.

Al respecto sostuvo: “Pergamino ya tiene la conducta solidaria muy arraigada y espontáneamente nos donan medicamentos. Recibimos remedios de particulares, también de profesionales que nos alcanzan muestras; y en alguna ocasión algunos laboratorios también hacen donaciones”. 

“Nuestro pedido es que lo que traigan esté sin vencer. Ese es el primer control que hacemos sobre los medicamentos que recibimos”, agregó.

-¿Cómo trabajan los voluntarios?

-Somos varios y estamos organizados en equipo. Cada día tiene su equipo, todo comandado por un farmacéutico cada día.

-¿Cuál es el rol de los farmacéuticos?

-Es central para el funcionamiento del Banco. En esto quiero hacer una mención especial de agradecimiento al Colegio de Farmacéuticos de Pergamino por su participación que es invalorable. Funciona si hay farmacéutico. Si no, no se abre. Ese es el acuerdo. Hace poco hicimos una reunión con las autoridades del Colegio y con los farmacéuticos y se labró un acta en el que se acordó que se atienden solo recetas provenientes del sistema público de salud y que se dispensa el medicamento exclusivamente con la autoridad que es el farmacéutico. El profesional es el encargado de entregar el medicamento. Bajo esa responsabilidad se entrega el medicamento. Hacemos un registro y todo lo hacemos con receta archivada. Tenemos una cantidad importante de farmacéuticos y también contamos con dos médicos que cumplen funciones y que toman a su cargo la responsabilidad de venir abrir un día al mes. 

-A la par de los farmacéuticos colaboran voluntarios: ¿Cuál es el rol que desempeñan?

-Los voluntarios son vecinos de la comunidad que donan su tiempo. Algunos vienen una y otros dos veces por semana. Estamos bien organizados, ya sabemos cada día que farmacéutico y que grupo de voluntarios va a estar en el Banco de Medicamentos. La tarea de los voluntarios consiste en prestar colaboración a los farmacéuticos. Hacemos clasificación de los medicamentos y ahora estamos tratando de darle un nuevo orden a la disposición de los mismos para facilitar la atención de la gente. También trabajamos en la tarea de descarte que vamos haciendo de los medicamentos que se van venciendo y colaboramos en la atención al público, pero la salida del medicamento es de la mano del farmacéutico.

-¿Rotan los voluntarios?

-Permanentemente se van incorporando voluntarios y farmacéuticos. Teníamos la necesidad de sumar a algunos farmacéuticos más para sacarle algunos y a través del Colegio de Farmacéuticos hicimos una convocatoria y fue magnífica la respuesta. Eso fue muy reconfortante, lo mismo que ver el entusiasmo con el que los distintos grupos de voluntarios realizan la tarea.

Una demanda variada

En relación a cuáles son los principales requerimientos de la comunidad en materia de medicamentos que se solicitan al Banco, Jorge Abal precisó que “es muy variado”.

“Tenemos un banco de drogas oncológicas muy reducido, pero muchas veces vienen requiriendo estos medicamentos y cuando podemos entregar tratamientos, en algunos casos hemos podido aportarlos completos, sentimos una satisfacción enorme porque sabemos que son medicamentos de alto costo que resuelven una necesidad muy importante de la gente”, indicó y resaltó que “después la demanda es variadísima”.

El referente del grupo de voluntarios de la Red Solidaria precisó que la demanda se da cuando en cualquiera de las farmacias del sistema público de salud hay faltante de determinados medicamentos, aunque señaló que en algunos casos la llegada de la gente es “espontánea” porque referencia en el lugar.

Al respecto, comentó: “Nosotros nos hemos reunidos con autoridades de Salud para informarles sobre cuál es nuestra función y para ofrecerles nuestros servicios. Es común que tanto desde el Hospital como desde las salitas nos manden gente, siempre con la receta correspondiente. Pero más allá de eso, nosotros hemos acercado carteles informativos a esos y otros espacios para que se sepa cuáles son nuestros días de funcionamiento y la función social que desempeñamos”.

“Nosotros no le pedimos nada a nadie. No manejamos dinero. Lo que nos traen es lo que entregamos”, resaltó.

Las donaciones

¿Las donaciones de medicamentos para el Banco dónde pueden acercarse?

-Toda aquella persona que tenga medicamentos para donar puede acercarlos al Banco de Medicamentos en los días que funcionamos. O también pueden llevarlo a la Heladería La Fe que presta su colaboración desinteresada para la recepción.  “Su propietario generosamente ofreció su lugar para recepcionar medicamentos en función de que ellos tienen un amplio horario de funcionamiento. Así que la gente va y deja el medicamento allí y nosotros un día a la semana pasamos a buscarlos y los traemos al Banco para la clasificación.  Esta es una muestra más de cómo funciona este espacio gracias a la buena voluntad de muchas personas. Quiero agradecer ese gesto que es emocionante y  que nos ayudó a solucionar un problema.

Una necesidad imperiosa

Referentes de la Red Solidaria comentaron a LA OPINION que están teniendo algunas necesidades puntuales en materia de infraestructura por cuanto el lugar en el que funciona tiene problemas en los techos, lo que genera filtraciones que generan inconvenientes porque “se mojan algunos medicamentos que deben descartarse”.

“Hace cuatro meses que estamos en la búsqueda de una solución al mal estado de los techos. Se nos llueve. Y hemos tenido que descartar medicamentos que se han mojado. Me he entrevistado con autoridades municipales pidiéndoles ayuda para reparar los techos, pero hasta ahora no hemos tenido respuestas. A nosotros nos prestan el lugar y nosotros no manejamos dinero como para afrontar los costos de una reparación. Es vital que podamos resolver estos problemas de infraestructura”, señaló Jorge Abal. 

En este sentido comentó que es intención del grupo de voluntarios de la Red Solidaria llegar al intendente municipal porque “probablemente no conozca lo que es el Banco de Medicamentos de la Red Solidaria, que es original porque no existen en otros lugares del país experiencias similares con la estructura de farmacia como la que hemos logrado armar en Pergamino”. 

“Probablemente por desconocimiento no hemos tenido respuestas y les estamos pidiendo por favor a las autoridades municipales que nos tiendan una mano para ver si podemos solucionar este problema”, agregó.

Asimismo comentó que siempre es la generosidad de la comunidad la que ayuda a resolver los problemas de funcionamiento que se presentan. Y recordó que en alguna oportunidad tenían necesidad de contar con estanterías para la disposición de los medicamentos. “Algunas las compramos con un premio que el Colegio de Farmacéuticos de la Provincia de Buenos Aires le entregó a Red Solidaria y cuando esas quedaron chicas conseguimos hacernos de algunas más golpeando la puerta de instituciones y colegios profesionales que nos ayudaron”.

“Desde nuestro humilde lugar brindamos un servicio para Pergamino que es muy valioso. La comunidad nos reconoce, pero nunca hemos recibido la visita de una autoridad municipal. Personalmente deseo que puedan venir y conocer lo que hacemos porque somos una institución de la ciudad y juntos podemos resolver problemas y subsanar necesidades muy sensibles como es la entrega de un medicamento”, concluyó.