Avances:
Programan la relocalización de sectores de fácil inundación El Programa Emprender abrió nuevos talleres en Villa San José Habilitarán un puesto fijo de matriculación en la Región Sanitaria IV
Pergamino

Despidos en la confección, del escenario a “cuantagotas” al de cierres totales

Martín Benavídez dijo que las autoridades habían sido advertidas sobre las irregularidades en Denim Pack.    (LA OPINION) Martín Benavídez dijo que las autoridades habían sido advertidas sobre las irregularidades en Denim Pack. (LA OPINION)

Hasta ahora se hablaba de despidos y suspensiones aisladas y esporádicas. Pero esta semana el cierre de un taller mostró no sólo la tragedia en que quedaron sumidas 28 familias sino además la crisis del sector en general y el modo irregular en que esta firma en particular operaba.


La industria del vestido atraviesa uno de los momentos más complicados de los últimos tiempos ya que el cierre de los talleres de costura y el despido de personal, o bien las suspensiones temporales de producción y trabajadores son cosa de todas las semanas. En este contexto, en un gran universo como el que representa este rubro en la ciudad,  hay empresarios que hacen un esfuerzo grande para que la gente pueda cobrar todos los meses, incluso generando reuniones con las principales marcas para que no corten la producción. Otros que a pesar de ello no logran subsistir y cesan sus actividades cumpliendo con los pasos establecidos en protección de los trabajadores y no faltan los que lo hacen de manera irregular, sumiendo a sus operarios en una situación laboral precaria y un eventual posterior despido en igual condición. 

Durante el primer semestre del año Martín Benavídez, secretario general del Sindicato Único de Trabajadores de la Industria del Vestido (Sutiv), advirtió que la situación era cada día más complicada dado que “la reactivación productiva no se percibe en ninguno de los talleres”, explicó oportunamente el gremialista en diálogo con el Diario. 

En relación al cese de actividades de la empresa Denim Pack, de la familia Góméz reconoció: “Sabíamos que sucedería este cierre que deja en la calle a 28 compañeras porque las condiciones no eran buenas; tuvimos muchas inspecciones con el Ministerio de Trabajo e incluso advertimos a los organismos de fiscalización que no había aportes laborales en aquellos casos donde el personal estaba regularizado. Pero no debemos quedarnos solo con este cierre sino que son muchas las personas que padecen la pérdida de su fuente laboral”.

En su contacto con LA OPINION,  Benavídez estuvo acompañado por el asesor legal del Sutiv, doctor Juan José Giamé; y los integrantes de comisión directiva Mauro Morales y Elías Jorge.  

- ¿Cómo fue la intervención del gremio previo a llegar a esta instancia en que  28 trabajadoras que quedaron en la calle y sin la cobertura del seguro de desempleo?

- El despido es una de las instancias a la que nunca queremos llegar; hay programas que se establecen con los empresarios para no tener que dejar a la gente en la calle pero no siempre la respuesta de los propietarios de los talleres de costura es la que queremos y este es uno de los casos más emblemáticos porque hubieron incumplimientos varios que hoy ni siquiera permiten que puedan cobrar el fondo desempleo.

El dirigente hace referencia a que, debido a que la empresa Denim Pack no realizó los aportes de leyes sociales, a pesar de que descontaba estos conceptos del recibo de sueldo de sus empleados, los despedidos no accederán al seguro de desempleo previsto por la ley a partir de las recaudaciones de aportes y contribuciones patronales y de los propios trabajadores. 

- ¿En estos controles que llevaban adelante con el gremio no detectaron estas irregularidades que hoy condicionan a las trabajadoras?

- Cada una de las inspecciones termina con un acta que es remitida al Ministerio, pero no nos quedamos solamente con eso porque también notificamos a quien corresponde la falta de aportes patronales o bien cuando percibimos que existe alguna evasión que en caso del cierre de la empresa puede perjudicar al compañero. A veces las respuestas son buenas porque en los últimos tiempos tuvimos inspecciones positivas, incluso logramos que la Justicia intervenga para poner un freno a actitudes que iban más allá de lo laboral, detalló el dirigente gremial.

Sin embargo, a la luz de los hechos, queda en evidencia que, hay un eslabón en la cadena de controles que no cumplió su parte ya que las trabajadoras se anoticiaron de que, en algunos casos, la no realización de aportes viene de cinco años atrás 

- Están en un proceso muy complicado porque directamente el personal que fue despedido no cobró nada. ¿Cómo actuarán desde el Sutiv?

-Antes que nada hay que acompañar al trabajador, no tenemos que dejarlos solos porque son momentos angustiantes y es ahí donde el Sutiv acompañará poniendo los recursos que sean necesarios para lograr lo que les corresponde. 

Estas compañeras despedidas al igual que otros operarios que perdieron recientemente su fuente de ingreso saben que el gremio gestiona donde corresponda para hacer valer sus derechos, incluso cuando hay trabajadores que no están afiliados o lamentablemente nunca fueron registrados. 

En lo que respecta puntualmente a la firma de la familia Gómez, que dejó sin trabajo a estas 28 compañeras, tenemos audiencia en el Ministerio de Trabajo el martes 25 de este mes para tratar de llegar a un acuerdo; cabe señalar que hay gestiones con funcionarios provinciales para que aquellos que no reciben su fondo de despido puedan hacerlo y que sirva de un aliciente hasta que puedan conseguir otro empleo.

 

Más contenido relacionado en esta nota: La desesperación por perder una única fuente de ingreso