Avances:
Programan la relocalización de sectores de fácil inundación El Programa Emprender abrió nuevos talleres en Villa San José Habilitarán un puesto fijo de matriculación en la Región Sanitaria IV
Pergamino

La Unnoba y un instituto japonés estudiarán una enfermedad de la soja

Guillermo Tamarit, mantuvo una reunión con Masayasu Kato, representante del Jircas. LA OPINION Guillermo Tamarit, mantuvo una reunión con Masayasu Kato, representante del Jircas. LA OPINION

El rector de la Universidad Nacional del Noroeste de la provincia de Buenos Aires, Guillermo Tamarit, mantuvo una reunión con Masayasu Kato, representante del Jircas, un instituto de investigación japonés.


En la sede local de la Universidad Nacional del Noroeste de la provincia de Buenos Aires (Unnoba) días pasados el rector de la casa de altos estudios Guillermo Tamarit mantuvo una reunión con Masayasu Kato, representante del Jircas, un instituto de investigación japonés. En el encuentro se suscribió un convenio para estudiar un patógeno del cultivo de soja que afecta a varias regiones de Argentina y que por cuestiones vinculadas al cambio climático se está extendiendo a la zona núcleo.

La iniciativa conto también con la participaron de autoridades de la Escuela de Ciencias Agrarias, Naturales y Ambientales (Ecana) y de la Secretaría de Investigación de la Unnoba, además de investigadores que trabajarán en el proyecto que será financiado por el Jircas.

El rector de la Unnoba destacó la jerarquía del Jircas en materia de investigación científica y celebró el interés de ese centro por acompañar el desarrollo de líneas de investigación en el país.

El proyecto está centrado en la realización de un estudio fitopatológico y molecular de un patógeno en particular del cultivo de soja- cercosporakikuchii- que no es muy conocido. Al respecto, la doctora Adriana Andrés, directora de la Escuela de Ciencias Agrarias, Naturales y Ambientales de la Universidad Nacional del Noroeste, señaló que se trata de una enfermedad que está ingresando a la Argentina desde el norte del país y está llegando por cuestiones vinculadas al cambio climático a la zona núcleo.

El estudio será liderado por el ingeniero Antonio Ivancovich, docente de la Unnoba, quien trabajará con su equipo de fitopatólogos y con Antonio Díaz Paleo que hará su aporte desde la genética molecular. “Se tomarán muestras en regiones del país donde está presente la enfermedad para estudiarla”, indicó Andrés y señaló que para el desarrollo de este proyecto la Universidad aportará recursos humanos- tendrán participación estudiantes de las carreras de Agronomía y Genética en el marco de la formulación de sus tesis de grado- e infraestructura de laboratorio.

En relación al interés que motiva a este instituto japonés para financiar este tipo de investigaciones es contar con información de carácter científico que les permita “adelantarse a la enfermedad y a las pérdidas que ella pueda causar potencialmente”.

“Japón es un país que está a la vanguardia de las problemáticas que puedan afectar su potencial. Ellos saben que este patógeno aparece y quieren aumentar su conocimiento para generar respuestas apropiadas de manejo, en un contexto en el que están multiplicando su producción”, señaló la directora de la Ecana. 

 

En la misma línea sostuvo que la mirada de la gente del Jircas está puesta en Argentina y en esta región en particular, porque “aquí está el patógeno, los investigadores y la capacidad para generar conocimientos”.