Avances:
Programan la relocalización de sectores de fácil inundación El Programa Emprender abrió nuevos talleres en Villa San José Habilitarán un puesto fijo de matriculación en la Región Sanitaria IV
Pergamino

Los comerciantes alimentarios de proximidad se declaran en emergencia económica

Los pequeños comercios atraviesan un período de crisis. (ARCHIVO LA OPINION) Los pequeños comercios atraviesan un período de crisis. (ARCHIVO LA OPINION)

En un informe que realizó la CAP se indica que “en los rubros controlados por esta entidad, se registran importantes bajas de ventas que se han sostenido desde el año pasado. A tales efectos se ha formalizado un reclamo por medio de las federaciones a las que se encuentran gremialmente adheridos”.


La Cámara de Alimentarios de Pergamino (CAP), entidad que agrupa y representa a comercios de proximidad, (pequeños negocios  alimentarios, autoservicios o almacenes), da cuenta que éstos atraviesan un duro trance económico que obliga a muchos a bajar sus persianas. La fuerte presión tributaria que registran los referentes de dicho sector, sumado ello al acumulado bajo nivel de ventas que advierten mes a mes, genera desesperación entre los comerciantes que se sienten pocos valorados y tenidos en cuenta por el Gobierno habida cuenta que no  propone soluciones a esta crisis.

En un informe que realizó la Cámara de Alimentarios se indica que “en los rubros controlados por la entidad, se registran importantes bajas de ventas que se han sostenido desde el año pasado por lo que bien podría decirse que nuestro sector también entró en emergencia económica”. A tales efectos la Cámara de Alimentarios y sus pares de la provincia de Buenos Aires han formalizado un reclamo por medio de las federaciones a las que se encuentran gremialmente adheridos, la Federación de Autoservicios y Almaceneros de la Provincia de Buenos Aires y la Federación de actividades Económicas de la Provincia de Buenos Aires.

En crisis

Esta situación es desgraciada tanto para el consumidor como para los comerciantes de proximidad agrupados en la Cámara, toda vez que deteriora considerablemente el activo fijo de los negocios, que al momento de reponer mercaderías se encuentran con que no pueden hacerlo en su totalidad o deben hacerlo empeñándose con sus proveedores, y a ello se le suma la baja de ventas tanto a causa de los salarios que no alcanzan, como por las promociones que direccionan al consumidor hacia las multinacionales o los supermercados de origen asiáticos.

En contacto con LA OPINION, el presidente de la Cámara de Alimentarios de Pergamino, Nelson Figueredo, brindó precisiones respecto a la crisis que atraviesa el sector que representa. “La situación del comercio minorista, el comercio de proximidad, el comercio de origen nacional, el sector de los cuentapropistas como les llamamos nosotros, atraviesan un momento delicado. Creo que no ha sido tenido en cuenta por las esferas gubernamentales a pesar de que son este tipo de comerciantes los que aportan altos impuestos tanto al Estado nacional como al provincial y municipal”, explicó Figueredo.

- ¿Son muchos los factores que confluyen para ir en detrimento de este sector?

- Sí, a los comerciantes de proximidad se los está sacudiendo de diferentes maneras. En primer lugar con el aumento de las tarifas de los servicios que han sido desmedidos, con la presión tributaria ya que el cuentapropista es el que jamás deja de abonar los impuestos, y que jamás le pide algo al Estado, que no se moviliza, que no hace paros y que trabaja duramente todos los días para poder  mantenerse. A esto se debe sumar que los precios de los alquileres de los inmuebles han aumentado mucho. Todo esto hace que el comerciante atraviese una dura situación que es muy difícil de revertir.

- ¿Qué cree que generó la baja en los niveles de ventas de los comerciantes minoristas?

- El año pasado la promoción que lanzó el Banco Provincia haciendo un descuento del 50 por ciento en la compra efectuada por sus clientes en diferentes cadenas de supermercados, nos castigó duramente. Estamos de acuerdo con la promoción y con el beneficio que otorga a su cliente, pero en ningún momento el Provincia decidió incluir a los comerciantes pequeños sino que direccionó el consumo a las grandes corporaciones. Estamos sumamente enojados y ofendidos por la actitud del presidente del Banco, Juan Curutchet que no nos incluyó. Hay una discriminación permanente para con el sector.

- La Cámara de Alimentarios ¿ha realizado algún reclamo formal sobre esta situación?

- Sí, la Cámara considera que el sector está en emergencia económica y por eso lo planteamos en las diferentes federaciones a las que pertenecemos, entre ellas la Federación de Autoservicios y Almaceneros de la Provincia de Buenos Aires y la Federación de actividades Económicas de la Provincia de Buenos Aires. Estas dos entidades pertenecen a la Confederación Argentina de la Mediana Empresa, por lo que esta situación de crisis está planteada a nivel nacional.

- Esta situación de crisis ¿Ha generado que muchos comercios bajen sus persianas o tomen otro tipo de determinación?

-  Sí, hay muchos comercios que decidieron pasar a la informalidad porque no pueden resistir tanta presión tributaria. Esto ha sido tema de análisis con las autoridades municipales. Dialogamos con el director de Habilitaciones del Municipio, Leonardo Riera y con la directora de Bromatología, Sabina Salvarezza, para tratar de revertir esta situación. Por otro lado, se ha registrado el cierre de comercios alimentarios ya que los comerciantes no pueden subsistir sobre todo cuando existe competencia desleal, porque los mayoristas ahora también pueden venderle a los usuarios en forma directa. Párrafo aparte merecen las promociones dudosas que ofrecen las grandes cadenas de supermercados, hecho con el que se declararon los formadores de precios en este país habida cuenta que si pueden rebajar el producto en un 50 por ciento los márgenes de ganancias son obscenos.

- En este contexto ¿Cuáles son las perspectivas?

- Las expectativas son inciertas. Nos desconcierta justamente que veamos bajas en los niveles de comercialización de productos que son de primera necesidad como los alimentos. Trataremos de aguantar lo que más podamos como hemos hecho siempre.