Avances:
Programan la relocalización de sectores de fácil inundación El Programa Emprender abrió nuevos talleres en Villa San José Habilitarán un puesto fijo de matriculación en la Región Sanitaria IV
Pergamino

Murió “Quique” Dotavio, un canillita de ley

José Rodolfo “Quique” Dotavio y su puesto de diarios, una postal para la historia de Pergamino. (ARCHIVO LA OPINION) José Rodolfo “Quique” Dotavio y su puesto de diarios, una postal para la historia de Pergamino. (ARCHIVO LA OPINION)

El lunes, a los 73 años, falleció este reconocido pergaminense que trascendió como vendedor de diarios y gremialista del rubro, pero que además fue un incansable trabajador comunitario y dirigente político de la UCR que llegó a ser concejal.


José Rodolfo Dotavio fue simplemente “Quique”, un hombre simple que hizo mucho y que se fue en silencio, como sin querer molestar.

En él se resumía al vecino colaborador de las causas justas: fue fomentista cuando los barrios de la ciudad necesitaban de la lucha vecinal para lograr mejoras; fue gremialista tanto en las épocas complejas por las persecuciones como cuando su rubro, el de los canillitas, empezó a atravesar los cambios que hizo reconfigurar el sistema; fue concejal en momentos en que había que afianzar la democracia; fue dirigente del fútbol cuando ese deporte estuvo en auge, pero por sobre todas las cosas fue “canillita”, un oficio que para él más que un medio de vida fue una gran pasión, heredada de su padre, “Sartenga” Dotavio, tal vez el vendedor de diarios de mayor predicamento que haya tenido Pergamino.

“Quique” Dotavio, el querido “Quique”, luchó hasta donde pudo por estar en este mundo. La partida de su compañera de vida, Irma, hace unos años, le asestó un golpe del que nunca pudo reponerse. Sin embargo no dejó de hacer lo que el deber le indicaba. De hecho siguió guiando al Sindicato de Vendedores de Diarios hasta su muerte, producida este lunes, cuando tenía 73 años. También estuvo, estoicamente, en su ámbito de toda la vida, la zona del Colegio Industrial y de Avenida de Mayo y Colón, con los diarios bajo el brazo.

Conversador de todos los temas, conocedor de mucha gente, de personalidad bonachona, “Quique” Dotavio se ganó el cariño de todos los que lo conocieron. Se puede decir que no se le conoció la maldad; que a lo sumo por no compartir una opinión o un pensamiento sentaba su posición y no entraba en discusiones.

Su historia como canillita comenzó desde que era muy pequeño porque su padre vendió diarios por un lapso de 75 años, mientras que él lo hizo durante 63, porque siempre recordaba que a los 10 años comenzó a vocear LA OPINION y otros tantos diarios que llegaban desde Buenos Aires.

Sus inquietudes lo llevaron a ser parte del Sindicato de Vendedores de Diarios de Pergamino, del que fue su secretario general hasta el día de su fallecimiento.

Por fuera de su rubro, Dotavio fue un reconocido fomentista de su querido Barrio Oeste Martín Illia. Condujo su comisión de fomento durante varios períodos y, a la vez, fue integrante de las asociaciones de segundo grado que agrupaban a las comisiones de la ciudad. Esa labor y su pertenencia política a la Unión Cívica Radical de la mano del exintendente Jorge Young, de quien fue un gran amigo, lo llevaron a las listas de concejales y tuvo el honor de ser representante del pueblo en el Concejo Deliberante.

Hace unos años los problemas de salud comenzaron a hacer mella en “Quique”. Sin embargo convivió estoicamente con su enfermedad hasta que Dios decidió ponerlo nuevamente junto a su amada Irma, su compañera de siempre y para siempre.