Avances:
Programan la relocalización de sectores de fácil inundación El Programa Emprender abrió nuevos talleres en Villa San José Habilitarán un puesto fijo de matriculación en la Región Sanitaria IV
Pergamino

Rutas colapsadas: los sectores urbanos de Pergamino provocan un riesgo vial

En estos últimos días son innumerables los problemas que se generan por el tránsito de camiones en la zona urbana de la ruta nacional Nº 8. (LA OPINION)) En estos últimos días son innumerables los problemas que se generan por el tránsito de camiones en la zona urbana de la ruta nacional Nº 8. (LA OPINION))

La permanente presencia de camiones genera inconvenientes porque muchas veces no se respetan las normativas vigentes. Las banquinas incorrectamente utilizadas para el sobre paso son otro de los problemas graves que enfrentan cientos de pergaminenses que solicitan un control constante y adecuado.  


Al tránsito generado por Semana Santa ahora habrá que sumarle los problemas ocasionados por los anegamientos en las rutas cercanas a Pergamino dado que son muchos las caminos que presentan dificultades en esta región de la provincia de Buenos Aires; en relación a esto provoca inconvenientes en los vecinos el tráfico de los vehículos que se registra en la ruta nacional Nº 8, especialmente en el tramo de su superposición con la Nº 188, a la altura de calle Mazzei y el puente del Arroyo. De igual modo en las inmediaciones de avenida Illia existe una marcada inseguridad vial, ya que directamente algunos conductores de camiones de carga que atraviesan el sector urbano de Pergamino no respetan las normas vigentes.  

En plena época de cosecha, el paso continuo de vehículos pesados es importante e incrementa el habitual tránsito que atraviesa esas arterias viales. Esto, a decir de los vecinos, dificulta el desenvolvimiento en la vida cotidiana, ya se torna imposible cruzar la carretera debido a la alta velocidad con la cual se circula obviando los controles viales que, esporádicamente, regulan el paso. 

Más allá de la situación explicada, diariamente transita un número importante de camiones y la necesidad de contar con agentes de la Policía en  ruta nacional Nº 8 se confirma con el pedido de los pergaminenses que se enfrentan al riesgo cada vez que intentan cruzarla.

 

“Horarios picos”

En determinados horarios es muy complejo pasar por esta carretera, a la vez que el semáforo instalado en la esquina de Carpani Costa en varias ocasiones no es respetado por los transportistas. 

Las complicaciones se producen porque los que andan lo hacen a velocidades superiores a las establecidas, olvidando que la ruta ha quedado insertada en el radio urbano. No obstante, y aunque es frecuente ver a efectivos de la  Policía Vial y de Gendarmería implementando controles, estos resultan insuficientes y en más de una ocasión son los propios conductores los que logran vulnerar los operativos. 

La superposición de rutas Nº 8 y 188 ha dado origen a numerosos reclamos ciudadanos, justificados por los múltiples conflictos que ocurren en el lugar, con graves consecuencias; allí coexisten vehículos de gran porte, automóviles, bicicletas, motos y peatones, con picos en los que colapsa la ruta por el intenso tránsito de camiones y/o colectivos de larga distancia.

 

Congestión vehicular 

La consecuencia más directa de esta congestión vehicular es el alto nivel de siniestralidad. Con presencia policial se puede disminuir el número de inconvenientes pero este tipo de iniciativas se sumaría a otras alternativas para llegar a una solución que fue planteada por los vecinos y que tienen el objetivo de aspiración de mejoramiento que recién se verá cristalizada con la construcción del medio anillo de circunvalación de la nueva autopista.

Por otra parte, el llamado de atención se basa en los riesgos viales que en algunas arterias conlleva  las labores de los productores agropecuarios en nuestra zona y más precisamente en el oeste de la ciudad; “Barrancas del Paraná es un peligro para todos, lo mismo que pasa en otros sectores”, indicaron al Diario. “Esto implica el incremento sustantivo de la circulación de camiones por rutas y caminos rurales”, manifestaron fuente consultadas por el Diario. “Necesitamos cuidar caminos, calles y avenidas que, con gran esfuerzo y costo, se vienen mejorando con los consorcios viales de nuestro Partido, y con una gran inversión del Municipio en la zona urbana”, resaltaron ayer ante la consulta de LA OPINION.  

 

Desborde de agua

La situación recientemente se complicó ya que tramos de la ruta nacional Nº 7 quedaron cortados por la crecida de la Lagua La Picasa; “estamos recibiendo un caudal de autos muy grande en esta Semana Santa aunque venimos sintiendo la demanda de camiones desde la inundación en cercanía de Junín”, indicaron al Diario. 

“Entre la ruta nacional Nº 188 y la zona del Partido de Leandro N. Alem existen graves problemas con agua arriba de la cinta asfáltica y un deterioro grande por la acumulación de la misma, son varios días de lluvias y anegamientos por lo que las empresas de transporte directamente no se arriesgan a pasar tomando como primera opción la ruta Nº 8”, agregaron ayer a la mañana.