Avances:
Programan la relocalización de sectores de fácil inundación El Programa Emprender abrió nuevos talleres en Villa San José Habilitarán un puesto fijo de matriculación en la Región Sanitaria IV
Pergamino

Una luz de esperanza para la industria de la indumentaria

Con las propuestas del Gobierno, se espera que mejore la situación de la industria textil. (VANGUARDIA) Con las propuestas del Gobierno, se espera que mejore la situación de la industria textil. (VANGUARDIA)

El pasado jueves representantes pergaminenses del sector participaron de una reunión en el Ministerio de Producción de la Nación. Allí se dieron a conocer algunas propuestas, avaladas por el presidente Mauricio Macri, que darían una bocanada de aire fresco a un sector jaqueado por varios frentes.


El domingo pasado LA OPINION daba cuenta, mediante el testimonio de un referente del sector, de la particular situación que atraviesa la industria textil en Pergamino, la que se repite a nivel nacional, caracterizada por un ritmo aceptable de trabajos pero con amenazado por la importación desmesurada de productos similares pero producidos en condiciones dispares, especialmente en cuanto a la carga impositiva que llevan implícita.

En la actualidad son más de 3.500 los trabajadores de nuestra ciudad dependen de la industria confeccionista y es importante destacar que en el último año se han perdido más de 1.000 puestos de empleo.

El jueves pasado, luego de una reunión entre la Federación Argentina de Indumentaria, los gremios que nuclean a los trabajadores del sector, los referentes del Sindicato de Empleados Textiles de la Industria y Afines (Setia), se abrió una luz de esperanza para los empresarios y trabajadores del rubro ya que, luego de pedir definiciones, el Gobierno hizo propuestas concretas que tenderían a mejorar las condiciones de producción del sector.

Ley especial

En diálogo con LA OPINION, Carlos Elizalde, presidente de la Cámara de Confeccionistas de Pergamino, brindó detalles del encuentro del jueves (desarrollada en el Ministerio de Producción de la Nación) en el que estuvo presente.

“El Gobierno nos pidió que insistiéramos con la formulación de una ley, especial para el sector, que es la que nos permitiría bajar las cargas patronales en primera instancia, y que generaría un bono para que las empresas canjeen y así puedan hacer frente a otras deducciones que deben aportar al empleado”.

Tomar y dar

Otro de los beneficios con los que el Gobierno propone mantener el consumo es la continuidad de las tres y seis cuotas sin interés para todo el 2018.

Como contrapartida, manifestó Elizalde, “el Gobierno le pide al sector que empiece a actualizar los Convenios Colectivos de Trabajo, que son muy antiguos, y también se pide a los empresarios que incorporen mayor tecnología”. En este marco se facilitarán líneas de créditos para que los empresarios puedan invertir en tecnología, y líneas de créditos para solventar capital de trabajo para la producción textil, de calzados, y de marroquinería.

¿Percepción a la importación?

De acuerdo con lo explicado por el presidente de la Cámara de Confeccionistas, quedó un punto afuera de este encuentro que será discutido en los próximos días. “Es el que tiene que ver con la regulación del tope de importaciones, que constituye la otra mitad del problema. En este sentido lo único que sabemos es que hay una idea de generar una percepción a las exportaciones del sector”.

-¿Hasta qué punto es necesario regular la importación?

-Si nosotros no regulamos la importación en la primera etapa no tenemos ninguna posibilidad de existir. Los textiles no tenemos posibilidad de competir con ningún país. Los empresarios textiles tendremos que trabajar para invertir en desarrollo, tecnología, diseño. 

Repro Exprés

Por otro lado, Elizalde dio cuenta de la regularización del otorgamiento de los Repro Exprés, una herramienta que permite bajar los costos laborales de las empresas que cumplen con ciertos requisitos, asumiendo el Estado parte del salario.

Otra ayuda que recibieron los confeccionistas del Estado vino de parte del Municipio, que también les facilitó el acceso al Programa Repro: “Cuando advertimos que la problemática del sector se agudizaba nos reunimos con el intendente de nuestra ciudad, Javier Martínez; él nos eximió de la tasa de Seguridad e Higiene y nos empezó a abrir algunas puertas con el Ministerio de Trabajo de la Provincia de Buenos Aires. Llegamos a la Secretaría de la Producción, y luego de varias gestiones logramos ser recibidos al Ministerio de la Producción de la Nación. Aparece allí la posibilidad de acceder al Repro Exprés como una solución circunstancial para las empresas afectadas por las decisiones económicas del Gobierno”.

En abril de este año se firmó la solicitud de los Repro para 22 empresas pergaminenses, pero éstos no llegaron a Pergamino hasta hace dos meses y ya se cumplimentó la ayuda para 20 de las firmas que habían solicitado esta ayuda.

De cara al futuro, Elizalde afirmó que “en una segunda etapa vamos a gestionar que los Repro, que en su forma operativa hacen disminuir el costo de la empresa, sean aumentados hasta el momento en que se aplique la ley por la que empezaremos a trabajar próximamente”.

De qué se trata

Para entender la dinámica de este beneficio, Elizalde señaló que “durante tres meses, con una prórroga de tres meses más, se otorgan 3.000 pesos por cada operario.

Se aplica mediante la creación de una cuenta que el Ministerio de Trabajo le abre al empleado en el Banco Provincia. Allí se depositan los 3.000 pesos. En tanto, en el recibo de sueldo figura el total de los haberes menos esos 3.000 pesos por lo que, si un empleado gana 10.000 pesos, el empresario debe depositar 7.000 considerando la ayuda de los 3.000 que hace el Ministerio de Trabajo de la Nación. También se genera un ahorro en los aportes ya que el empresario paga las cargas sociales del sueldo que deposita”.

Trabajo domiciliario

También se modificará la Ley de Trabajo a Domicilio a través de la que “una empresa podrá tener a cargo a una persona que trabaje en su domicilio (es decir en relación de dependencia) y no a todas las personas que trabajan en un taller domiciliario”.