Avances:
Programan la relocalización de sectores de fácil inundación El Programa Emprender abrió nuevos talleres en Villa San José Habilitarán un puesto fijo de matriculación en la Región Sanitaria IV
Pergamino

Y felices los cuatro

Sergio, María Antonela, Juan Manuel, María Lucía, Juan Ignacio y Roxana. (LA OPINION) Sergio, María Antonela, Juan Manuel, María Lucía, Juan Ignacio y Roxana. (LA OPINION)

Juan Ignacio, Juan Manuel, María Lucía y María Antonela Baldoni, los únicos cuatrillizos de la ciudad, celebraron sus 30 años. Con sus padres Sergio y Roxana y su hermana Milagros conforman una de las familias más conocidas de Pergamino.


Los cuatrillizos Baldoni nacieron el 6 de julio de 1987, a las 2:00 de la madrugada. Fueron los primeros “cuatri” de la provincia de Buenos Aires y los terceros del país. Eso les valió el ser “famosos” desde sus primeras horas de vida. Cabe recordar que por aquellos años no se conocían tantos casos de nacimientos múltiples; después llegarían los quintillizos Riganti, los Ruffini, los sextillizos López, todos concebidos con asistencia de la ciencia. No fue el caso de los Baldoni, que llegaron a la vida sin otra intervención que la de mamá Roxana y papá Sergio.  

La gestación y nacimiento de Juan Manuel, María Lucía, Juan Ignacio y María Antonela fueron atendidos por los doctores Pedro Salvador Bomarito y José “Tati” Torresi, a quienes Sergio y Roxana mencionan con amor y reconocimiento. 

El paso del tiempo los llevó al sano anonimato en el que pudieron vivir tranquilos y felices sorteando las dificultades propias de ser “una familia numerosa”.  

 

Juan Ignacio

Días pasados celebraron sus 30 años y LA OPINION quiso saber cómo viven en la actualidad.

Juan Ignacio trabaja en Auckland,  está casado con Betiana y tiene  un hijo: Lorenzo (2 años). Sobre la relación con sus hermanos refiere: “Desde chicos siempre más que hermanos, éramos amigos. Estábamos en la habitación todos juntos y nos divertíamos mucho. A medida que fuimos creciendo tuvimos los mismos amigos y siempre Manu fue importante para nosotros. En el jardín de infantes primero y en el colegio después, todos empezaron a notar una fuerte unión entre todos y eso nos enorgullece hasta por estos días”. 

“Pasaron 30 años y nos reunimos los domingos para seguir fomentando en nuestros hijos esa unión que nos enseñaron nuestros viejos que fueron padres de cuatrillizos a los 20 años. Nunca vamos a perder las raíces de la familia y que el problema y alegría del otro es también nuestro”, afirma emocionado.

 

Juan Manuel

Juan Manuel tiene síndrome de Down y trabaja en Play Futbol. El también rescata la estrecha relación con sus hermanos: “Los amo y crecimos juntos. Ellos siempre estuvieron conmigo, somos muy unidos. Me acuerdo  de nuestra infancia en el Club Comunicaciones. Ahora vivo con mi abuela, pero nunca me olvido de mis hermanos. Lucía siempre fue la que más me hizo renegar. Soy muy feliz de tener estos hermanos que son los mejores del mundo y también quiero mucho a mis sobrinos, aunque Benjamín es el que más me hace renegar”.

 

María Lucía

Es empleada administrativa de la Clínica Pergamino, está casada y embarazada de dos meses. “Ser cuatrillizos es algo especial, lindo y único”, asegura. Y recuerda: “Cuando salíamos era muy lindo. Tratábamos de cubrirnos uno al otro en todo. Hasta el día de hoy somos unidos, aunque debo reconocer que cuando cada uno fue formando su familia y se iba de casa, me costó mucho. 

“Papá y mamá fueron todo en nuestra formación como personas, ellos son únicos y solo nosotros sabemos el esfuerzo que hicieron para que pudiéramos estudiar y ser quienes somos en la actualidad”, agrega. En este sentido comenta que nunca usaron la fama de “ser cuatrillizos”.

“Hasta el día de hoy que trabajo en la Clínica Pergamino me dicen vos una de ‘los cuatri’ y me pongo colorada”, confiesa.

 

María Antonela

Es acompañante terapéutica y está casada con Mauricio; tiene dos hijos (Benjamín de 6 años y Catalina de 1 año y medio). “Hasta la primera ecografía todos estábamos alarmados para saber si estaba embarazada de cuatrillizos, pero siempre decía ‘si mamá pudo, yo también podré’ y eso me hacía sentir orgullosa de mi familia”, señala esta mujer que transitando su propia experiencia como madre y siendo parte de esta familia cuenta que hasta el día de hoy le sigue preguntando a su madre cómo fue que hizo para criar a los cuatro en forma simultánea. “Ahora mamá sigue la misma tarea con los nietos”.

“La confianza que tenemos con nuestros padres es fundamental, son materia de consulta siempre. Ellos son jóvenes y nos aconsejan en todo para poder vivir de la mejor manera, aunque cada uno está casado y tiene familia, ellos son todo para nosotros. Yo la llamo por teléfono y le consulto cosas de mis hijos y ella siempre tiene la solución, lo mismo mi papá”, agrega.

 

Las anécdotas

Las anécdotas de haber crecido los cuatro juntos son infinitas. En el diálogo mantenido con LA OPINION refieren algunas: “Cuando salíamos juntos, ‘Juani’ siempre quería venirse antes y empezaba a corrernos por adentro de Fedra para volver a casa y nos decía: ‘a la cuenta de tres nos vamos’ y dejábamos todo para regresar. Esas historias de las salidas son geniales.

Coinciden en que en la casa de los abuelos maternos, frente a la Plaza San José, era donde llevaban adelante las travesuras más importantes. “Carreras dentro del living o poner cosas en los muebles y trepar a buscarlas, hasta que un día se nos vino un mueble encima y nuestros abuelos casi nos matan”, relatan. 

“Manu era muy calladito, aunque no se sentía era porque estaba organizando alguna travesura. A la hora de irnos a dormir era un problema, nunca nos dormíamos al mismo tiempo, entonces seguíamos y seguíamos jugando”, refieren con la complicidad que les confiere la hermandad que han vivido y viven plenamente.

 

Milagros

Los cuatrillizos aseguran que siempre les decían a sus padres que querían una hermana o hermano menos. La vida les concedió el deseo. Después de 11 años llegó Milagros. “Desde que nació fue una muñeca, un motivo de juguete y disfrutamos mucho de su infancia y niñez. Siempre fue con nosotros a todos lados y la amamos desde el primer día que la vimos, ahora está grande, pero la seguimos cuidando y mimando mucho”, concluyen mostrando la sensibilidad de las grandes familias.