Avances:
Programan la relocalización de sectores de fácil inundación El Programa Emprender abrió nuevos talleres en Villa San José Habilitarán un puesto fijo de matriculación en la Región Sanitaria IV
Policiales

Desbaratan la banda de los “Gipsy kings”: diez gitanos detenidos

Utilizaban el negocio de la compra-venta de autos para lavar importantes sumas de dinero. (NA) Utilizaban el negocio de la compra-venta de autos para lavar importantes sumas de dinero. (NA)

Realizaron allanamientos en Pergamino, Junín, Capital Federal y Neuquén. Están acusados por estafas y lavado de dinero. Usaban como engaño que volvía el “corralito” financiero. Utilizaban la compra-venta de autos para lavar importantes sumas de dinero provenientes de ilícitos. Tenían planeado ir a Rusia al Mundial de Fútbol.


Diez personas de la comunidad gitana quedaron detenidas, sospechadas de integrar una banda que utilizaba el negocio de la compra-venta de autos para lavar importantes sumas de dinero provenientes de diferentes ilícitos en las localidades bonaerenses de Junín y Pergamino, y en las ciudades de Buenos Aires y Neuquén.
Según informaron fuentes policiales, durante el procedimiento se realizaron un total de 30 allanamientos en esas localidades y se secuestraron 80 autos, 17 camiones, 12 camionetas 0 kilómetros, nueve motos, y casi 80 millones de pesos en distintas monedas.
Además, se incautaron quince televisores de alta gama, alhajas, principalmente de oro, equipos de audios y otros aparatos de electrónica.
Durante los procedimientos quedaron detenidos dos líderes de la banda denominada “Los Gypsy Kings”, de 61 y 62 años, y otros ocho integrantes de entre 20 y 55, según informaron las fuentes.
El operativo lo realizaron de manera conjunta la Policía Bonaerense y la de la Ciudad, con la colaboración de la fuerza de Neuquén.
De acuerdo con la investigación previa, la banda, que tiene entre los arrestados a tres mujeres, recaudaban la mayor parte del dinero mediante los llamados “cuentos del tío”, donde se comunicaban con personas de distintas localidades bonaerenses y de otra provincias, haciéndose pasar por empleados de entidades bancarias o financieras.
Luego, los miembros del grupo se dedicaban a blanquear el dinero obtenido mediante los diferentes ilícitos en el circuito de la compra venta de autos de alta gama y en la compra de distintos inmuebles.
Los miembros de la banda, siempre de acuerdo con las averiguaciones realizadas por los investigadores, con la recaudación de los ilícitos mantenían una vida ostentosa de viajes, lujos y placeres.
“Estamos dando la lucha contra las mafias organizadas y el narcotráfico tal como lo encomendó la gobernadora María Eugenia Vidal”, sostuvo el ministro de Seguridad de la provincia, Cristian Ritondo, durante la presentación del procedimiento.
Y agregó: “Lo que estamos haciendo contra todo tipo de delitos y el crimen organizado es constante, porque el objetivo es que los bonaerenses vivan cada día más tranquilos”.
Según se supo, inclusive, en ese marco de ostentación, todos los detenidos tenían planeado ir al próximo mundial de fútbol que se va a disputar en Rusia.
En ese sentido, se comprobó un inusitado crecimiento del patrimonio de los dos líderes de la banda en los últimos tiempos.
La causa fue caratulada “asociación ilícita, lavado de activos y estafas reiteradas”, con intervención del juez federal de Junín Pedro Plou.

El ministro de Seguridad, Cristian Ritondo, brindó detalles del operativo. Foto NA (NA)

El “corralito” financiero
La causa tuvo su origen en una denuncia realizada ante la Fiscalía Nacional en lo Criminal de Instrucción Nº 25 en 2016, en Capital Federal.
A partir de ese momento, el fiscal Martín Mainardi comenzó a seguir el rastro de la estafa que había sufrido una mujer de 85 años, vecina de Recoleta, quien había caído en la trampa entregándole dinero y joyas al recaudador para evitar caer en el “corralito”.
La anciana sacó de su banco 40.000 dólares y se los entregó a los delincuentes.
Con todos los datos obtenidos, la investigación avanzó y se logró descubrir que todos los llamados utilizados para contactar a los damnificados se realizaban desde la ciudad bonaerense de Junín, por lo que se dio intervención a la Policía Bonaerense para que ambas fuerzas trabajaran en conjunto.