Avances:
Programan la relocalización de sectores de fácil inundación El Programa Emprender abrió nuevos talleres en Villa San José Habilitarán un puesto fijo de matriculación en la Región Sanitaria IV
Policiales

Detuvieron a un efectivo de la Federal acusado de abusar de su hija de 8 años

Karina Póllice, titular de la UFI Nº 4. (ARCHIVO LA OPINION) Karina Póllice, titular de la UFI Nº 4. (ARCHIVO LA OPINION)

El hecho se habría producido cuando la pequeña tenía 7 años en un domicilio que compartía con otros hermanos menores de edad y con su mamá. El padre quedó detenido y acusado por abuso sexual simple. La madre fue procesada por encubrir a su pareja. 


Un agente que prestaba servicio en la Policía Federal Subdelegación Pergamino fue detenido el pasado viernes luego de que la Justicia reuniera las pruebas necesarias en la causa que se lo acusa de abusar sexualmente de su hija de 8 años de edad, en tanto que la madre de la pequeña fue procesada por encubrimiento y la niña se encuentra al cuidado de familiares.

La orden de detención del oficial, de aproximadamente 45 años con domicilio en nuestra ciudad fue librada por pedido de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) N°4 de Pergamino, a cargo de Karina Póllice, luego de varios días de investigación producto de la denuncia que se había registrado en los primeros días de enero en la Comisaría de la Mujer. 

Desde enero

LA OPINION mantuvo un extenso diálogo con la fiscal Karina Póllice que brindó detalles del caso que conmocionó a los pergaminenses en las últimas horas. “La denuncia se hizo en la Fiscalía en enero y desde ese momento hasta la semana pasada, estuvimos haciendo la investigación con la doctora María José Suárez que es la instructora judicial”, informó la doctora y además enfatizó que “recibiendo testimoniales y demás, llegamos a la conclusión que el hecho estaba probado para solicitar la retención del padre de la pequeña por abuso sexual simple, no hubo acceso carnal pero de todas maneras la figura está agravada porque es el padre biológico de la niña que recién acababa de cumplir 8 años. El abuso, por lo menos uno al que ella refiere, habría ocurrido cuando ella tenía 7 años en un domicilio que compartía con otros hermanos menores de edad y con su mamá”.

-¿Cómo llegan a dar con este caso? 

- La denuncia se realiza en la sede de la Comisaría de la Mujer en enero por intermedio de la mamá de la nena. Lo que llama la atención es que inmediatamente después, ese mismo día, concurre otra vez solicitando que se deje sin efecto, pero va con el imputado que es su esposo, y con la niña. También estaban los familiares directos y frente a todos ellos la mamá interroga a la hija, porque hasta ese momento la noticia le había llegado por una tercera persona, no tenía la confirmación de su propia hija, y la niña le dice que sí, que era verdad, que su papá la había manoseado  y que le había dicho que no diga nada. La madre pese a eso se presenta con abogados particulares y hace una presentación por escrito en la Fiscalía insistiendo dejar sin efecto la denuncia, y ahí empezamos a investigar para ver qué sucedía en esta familia, necesitábamos el testimonio de la menor que se realizó en Cámara Gesell. En ese momento ya se había pedido al principio la exclusión y prohibición de acercamiento del papá, éste se había ido de la casa, pero después frente a este cuadro de situación, solicité la prohibición de acercamiento también de la madre, entonces con el servicio local y la asesora de incapaces se resuelve momentáneamente que la niña esté con un familiar directo, por lo menos hasta la Cámara Gesell, pero el juez dispuso que fuera durante toda la causa. 

- ¿En la primera Cámara Gesell la nena negó los hechos? 

- La nena va a la Cámara Gesell y se niega a declarar diciendo que le preguntáramos a la mamá, se angustia y cuando se la interroga directamente sobre el hecho dice que no, que es mentira. Nos quedamos con eso, de todas maneras no es raro que esto suceda, los chicos abusados obviamente cargan sobre sus espaldas, no solo el abuso sexual sino también la culpa, la vergüenza, el temor a que no le crean. Pero esa misma tarde frente a los familiares que estaban con ella que convivían en ese momento, la nena se larga a llorar desconsoladamente diciendo que estaba mal porque había mentido que no había podido contar lo que pasó con el papá porque la mamá le había dicho que si contaba el papá iría preso y ella iba a ser la responsable de que la familia se destruyera. 

- ¿En la segunda Cámara Gesell se conoció la verdad?

- Conocida esta situación con buen criterio, le solicité a la psicóloga si autorizaba una nueva Cámara Gesell, en general se hace una sola para no revictimizarlo, pero al frente de esta situación tan evidente la psicóloga me dijo que sí, con la condición de que fuera el viernes (cuatro días después), no quería demorarlo más, porque ahí sí que iba a ser manipular de más a la menor. También tuvimos el consentimiento de la asesora de incapaces, la venia del juez y así fue que se hizo la segunda cámara. Allí la nena explica con lujo de detalles lo que sucedió tanto con el abuso del padre como con el encubrimiento de la madre hacia el padre.

Todo se efectuó con muchísima rapidez porque cuando el niño abusado está con sus padres en un ambiente de contención podemos trabajar más tranquilos pero en este caso la angustia y la desesperación de todos nosotros era que la nena adonde iba ir, con quien iba a quedarse si no podíamos probar el hecho, seguramente por la disposición de la propia ley civil, el servicio local hubiera dicho que volviera con la madre y ese era un gran riesgo. 

Así que ese lunes pedimos la detención que salió el viernes pasado, la dictó el juez César Solazzi y ese mismo día se hizo efectiva en las últimas horas de la tarde, ya lo teníamos detenido y luego lo indagamos. Pedí la detención de la madre pero el juez que interviene en la causa me dijo que no, porque pasa una cosa muy especial en la ley, encubrir significa facilitar, ocultar pruebas, ayudar a alguien que cometió un delito grave dice la ley a evadirla, pero ese delito grave tiene que tener una pena mínima mayor a 3 años y este delito que yo le imputo al padre de la niña tiene 3 años no es mayor a 3 años, ni mínimo, entonces no se agrava la figura y por lo tanto no es detenible, tiene una pena mínima.

- ¿Cuáles son los pasos a seguir?

- La Fiscalía tiene 30 días corridos desde la detención para pedir la prisión preventiva, eso quiere decir que ya la persona quedó formalmente detenida hasta el momento del juicio, hay que probar peligros procesales que son la fuga y el entorpecimiento de la investigación.