Avances:
Programan la relocalización de sectores de fácil inundación El Programa Emprender abrió nuevos talleres en Villa San José Habilitarán un puesto fijo de matriculación en la Región Sanitaria IV
Tendencias

Un sistema para aislar la casa desde afuera y cambiarle el look

Sistema EIFS. Aislación térmica e hidrófuga en la cara exterior de los muros que también resuelve la terminación de la fachada. CLARIN.COM Sistema EIFS. Aislación térmica e hidrófuga en la cara exterior de los muros que también resuelve la terminación de la fachada. CLARIN.COM

Cómo es y cuánto cuesta el método de aislación térmica e hidrófuga para el exterior que resuelve la fachada.


Según los especialistas, la aislación térmica es más efectiva desde la cara externa del muro. “Se consigue darle mayor inercia térmica a la construcción y llevar al punto de rocío lo más alejado posible de la cara interna de la pared”, fundamenta el manual de la Asociación Argentina del Poliestireno Expandido (AAPE).

En ese sentido, el sistema EIFS (en inglés, sistema de aislación exterior y terminación) es una solución que puede mejorar notablemente el comportamiento térmico de una pared.

Este sistema es compatible con cualquier tipo de construcción y consiste en anteponer una placa aislante (de EPS o lana de vidrio) sobre el revoque grueso o panel de OSB si se trata de una obra en seco. Luego se complementa con varias capas de diversos materiales con funciones específicas: resolver la aislación hidrófuga y la terminación estética.

Las múltiples capas que componen el sistema se intercalan sucesivamente sobre el muro en su cara exterior: 1) En primer término se aplica un base coat, un material cementicio modificado con polímeros acrílicos que se utiliza como adhesivo y como base niveladora. El material viene en polvo y se lo mezcla con agua para formar una pasta la cual se aplica con llana, logrando una terminación con una textura similar a un revoque fino. Aporta excelente adherencia, flexibilidad, dureza, plasticidad y repelencia al agua. Si el muro exterior fue resuelto con steel frame o similar en seco, se coloca una membrana de polietileno como barrera hidrófuga y que permite que el vapor del interior de los ambientes sea ventilado hacia el exterior.

2) La placa de EPS se elige en función del grado de aislación requerido, en una densidad de 20 kg. Mastroplac EIFS (Mastropor), por ejemplo, tiene 50 mm de espesor y los bordes rebajados para facilitar el encastre y evitar puentes térmicos. En el caso de una pared de ladrillo hueco de 18 cm, las placas llevan el K de 1,47 a 0,47 W/m2K. Como referencia, la transmitancia máxima admisible según IRAM es de 0,93 W/m2K para el nivel B (un intermedio). Se puede optar por EPS con grafito encapsulado que mejora la prestación ya que es capaz de absorber y reflejar la radiación térmica. Otra opción son las placas rígidas de lana de vidrio tipo Etics (Isover).

3) Por encima se coloca una trama de fibra de vidrio embebida en el base coat. Esto le otorga a las placas la capacidad de absorber impactos y distribuye las tensiones que se generen en toda la superficie.

4) La terminación final se logra con un revoque fino armado o revestimiento acrílico con color que reemplaza a la pintura.

 

Informarse para aislar bien

 

Las consecuencias de construir una envolvente deficiente impactan directamente en el consumo energético y en la salubridad de los ambientes. Las normas IRAM 11605 brindan información de primera mano. Por su parte, las empresas proveedoras de materiales ofrecen los datos y detalles constructivos. Es el caso de Isover con “Soluciones multiconfort” en su web. Y de Mastropor, que ofrece un manual técnico de consulta gratuita (desarrollado por la AAPE), con información de los sistemas.