Avances:
Programan la relocalización de sectores de fácil inundación El Programa Emprender abrió nuevos talleres en Villa San José Habilitarán un puesto fijo de matriculación en la Región Sanitaria IV
Cultura y Espectaculos

Horacio Laitano: “La poesía permite sanar las heridas que causa el sistema”

“La poesía es hija de la inspiración y del trabajo”, afirmó el autor de “Las hojas y las horas”. (HORACIO LAITANO) “La poesía es hija de la inspiración y del trabajo”, afirmó el autor de “Las hojas y las horas”. (HORACIO LAITANO)

El poeta pergaminense, radicado en la Ciudad de Buenos Aires desde 1980, encuentra en los versos la vía de con contacto con su espiritualidad. Recientemente publicó un nuevo libro de poemas titulado “Las hojas y las horas”.


El poeta Horacio Laitano, nacido en Pergamino el 7 de noviembre de 1955 y radicado en la Ciudad de Buenos Aires desde 1980, acaba de publicar un nuevo libro de poemas, titulado “Las hojas y las horas”, con el sello editorial de Ediciones Botella al Mar y cuya fotografía que ilustra la tapa es de Beatriz Diment.

Laitano, también autor de los libros “Pensado en otoño”, “Diálogos con la lluvia”, “Memorias de la noche”, “La mandrágora secreta”, “Los apuntes del Sr. Quq”, “Humores familiares”, “Los años anteriores” y “La reunión de los ausentes”, aceptó la requisitoria de LA OPINION a una entrevista.

-¿De qué les sirve la poesía a los poetas?

-Pienso que para los poetas la poesía es una necesidad y un desafío, una manera de trabajar con el lenguaje para que tome lugar esa otra voz que los representa. Es decir, una voz que proviene del subconsciente o de los estados de perplejidad o de asombro que experimenta cada uno.

-¿Cuál es tu mirada sobre la utilidad del género lírico en nuestros días?

-Es difícil hablar de utilidad cuando nos referimos a la poesía. La actualidad está signada por grandes tragedias que provocan una zozobra permanente. Pese a todo, la poesía, como el arte en general, permite sanar las heridas que causa el sistema. La poesía nos pone en contacto con nuestra espiritualidad y, en cierto modo, neutraliza o disminuye la excesiva importancia que se le da al consumismo.

-¿La poesía es hija de la inspiración o del trabajo?

-La poesía es hija de la inspiración y del trabajo. A partir de una imagen o de una idea, se va construyendo el poema, es decir, puede haber una motivación espontánea, pero para darle forma es necesario el trabajo con el lenguaje.

-¿Cuáles fueron los modelos de poetas que te motivaron a escribir poesía?

-Siempre sentí inclinación por la poesía lírica, aunque este término es muy amplio y su significado ha sufrido algunas variaciones a través del tiempo. Me refiero a cierta subjetividad que tiene relación con los sentimientos y las reflexiones. También he cultivado el humor o la ironía como una forma de mostrar algunos aspectos de la vida cotidiana. He leído poetas del Siglo de Oro español, poetas españoles de la Generación del 98 y de la Generación del 27, poetas hispanoamericanos de diferentes épocas, poetas franceses e italianos del Siglo XIX y del Siglo XX, algunos poetas norteamericanos del Siglo XX, poetas de lengua portuguesa y, por supuesto, poetas argentinos, amigos y conocidos, con los que mantengo un riquísimo intercambio.

-Los poemas de “Las hojas y las horas” ¿de qué tratan? ¿Tienen un hilo conductor?

-Los poemas de mi nuevo libro tienen un hilo conductor que es, de alguna manera, la relación de uno con la vida y con el mundo. En ellos están presentes los recuerdos, las contradicciones y la observación del entorno. De todos modos, la poesía refleja momentos o circunstancias que no siempre pueden explicarse.

-¿Lo vas a presentar en Pergamino?

-Tal vez prepare algo para el año próximo. Aún no lo sé.

En primera persona

“En 1973 me recibí de Perito Mercantil en la Escuela Nacional de Comercio ‘Esteban Echeverría’. Después de muchos años tuve un paso fugaz por la UBA, donde completé el CBC de la carrera de Letras. Además, realicé varios cursos en instituciones privadas (Poesía argentina contemporánea, Técnicas para la corrección de textos, Historia General del Arte, etcétera). Actualmente, soy jubilado del Banco de la Provincia de Buenos Aires.

“Cuando tenía 15 años participé en un Encuentro de Poetas que organizó el Diario LA OPINION en la Escuela Municipal de Bellas Artes. Posteriormente, formé parte del Grupo Literario Pergamino, con el que desarrollamos diversas actividades y publicaciones colectivas (‘Antología Joven’, ‘Primera muestra de poesía del Grupo Literario Pergamino’, ‘Soliloquio’). En forma individual edité ‘Pensado en otoño’ y ‘Diálogos con la lluvia’. En 1980 me radiqué en la ciudad de Buenos Aires donde publiqué ‘Memorias de la noche’, ‘La mandrágora secreta’, ‘Los apuntes del Sr. Quq’, ‘Humores familiares’, ‘Los años anteriores’, ‘La reunión de los ausentes’ y ‘Las hojas y las horas’. Asimismo, participé en varias antologías poéticas y publiqué poemas y microficciones en revistas literarias gráficas y virtuales”.

Viaggio Espresso