Avances:
Programan la relocalización de sectores de fácil inundación El Programa Emprender abrió nuevos talleres en Villa San José Habilitarán un puesto fijo de matriculación en la Región Sanitaria IV
Deportes

Hace ocho años Douglas Haig lograba su segundo ascenso a la Primera B Nacional

El once rojinegro que enfrentó a Crucero del Norte y alcanzó el ascenso. (ARCHIVO LA OPINION) El once rojinegro que enfrentó a Crucero del Norte y alcanzó el ascenso. (ARCHIVO LA OPINION)

El 14 de mayo de 2012 el rojinegro empató sin goles con Crucero del Norte de Misiones en un estadio “Miguel Morales” repleto y consiguió retornar a la segunda categoría del fútbol argentino. Recordamos la conquista con fotos de nuestro archivo.


La tarde del lunes 14 de mayo de 2012 quedará impregnada para siempre en las 12.000 personas que coparon el estadio “Miguel Morales” para ser testigos directos del segundo ascenso de Douglas Haig a la Primera B Nacional. Al empatar 0 a 0 con Crucero del Norte de Misiones en la última fecha, el rojinegro se quedaba con el primer puesto del Undecagonal y en consecuencia se consagraba campeón del Torneo Argentino A de fútbol 2011/2012.

Con este logro el fogonero retornaba a la segunda categoría del fútbol argentino luego de 13 temporadas y escribía otra página de gloria para este club que ya había alcanzado una conquista de similar trascendencia en 1986 en Tandil con el inolvidable gol de Daniel Castro ante Olimpo de Bahía Blanca. Así, 26 años después la entidad con sede en calle San Nicolás 44 volvía a obtener un lauro del mismo calibre que lo llevó a ser protagonista de otras cinco temporadas en la B Nacional, hasta que nuevamente el descenso lo ubicó a la tercera categoría, el Torneo Federal A.

Mauricio Levato celebra la conquista junto a los hinchas en el campo de juego. (ARCHIVO)

El equipo dirigido por Omar Jorge llegó a aquel partido definitorio ante el elenco misionero con el gran espaldarazo que había significado ocho días antes el triunfo por 3 a 1 ante Defensores de Belgrano de Villa Ramallo en el estadio de Newell’s Old Boys de Rosario, donde contó con el apoyo de 10.000 hinchas. Al llegar como líder y con un punto de ventaja al choque frente a “Crucero”, el empate le alcanzaba para lograr el título y el ascenso. Y así ocurrió, los 90 minutos terminaron sin goles para hacer realidad el “vamos a volver” que durante años entonó la hinchada desde las tribunas.

El técnico Omar Jorge recibe los primeros abrazos tras el final del partido. (ARCHIVO)

“Douglas fue el digno ganador de la instancia y ante un estadio repleto mostró temperamento y supo conseguir el resultado que necesitaba. La visita fue superior, pero careció de claridad”, publicó LA OPINION en su edición del día siguiente, en la que dedicó una amplia cobertura del logro del rojinegro. Otra de las notas del Diario el 15 de mayo de 2012 se tituló: “Unión, solidaridad y trabajo, factores clave de un plantel que logró su meta”, para reflejar que “el grupo que conformaron jugadores y cuerpo técnico -encabezado por Omar Jorge- se consolidó con el transcurso del campeonato y en el Undecagonal hizo realidad el objetivo que se planteó antes del inicio de la temporada”.

El “Miguel Morales” presentó un lleno total aquel 14 de mayo de 2012. (ARCHIVO)

Los once que salieron a la cancha ante Crucero del Norte fueron: Emiliano Olivero; Carlos Marcolongo, Bruno Bianchi, Claudio Verino, Damián Senegalles; Adrián Aranda, Cristian Paganelli, Mauricio Levato, Luciano Córdoba; Lucas Defrancesco y Gabriel González. Esa tarde también ingresaron Rodrigo Caballuci, Diego Leclercq y Diego Levato.

Los números del campeón

Douglas Haig jugó en una zona de 12 equipos en la Fase Regular y en la general sumó 56 puntos producto de 32 partidos disputados, con 16 victorias, 8 empates y 8 derrotas. Fue uno de los equipos más goleadores del campeonato con 52 tantos (solo superado por Talleres de Córdoba con 55) y recibió 29 goles. Como local, jugó 16 partidos, ganó 11, empató tres y perdió dos. Señaló 33 goles y recibió 12. Fuera de casa jugó 16 partidos, con 19 goles a favor y 17 en contra.

La celebración del ascenso continuó en Avenida de Mayo y San Nicolás. (ARCHIVO)

El máximo goleador del plantel fue Gabriel “Bibi” González con 11. Adrián Aranda, Diego Leclercq y Lucas Defrancesco lo siguieron con 8 goles. El resto de los tantos de aquella campaña fueron convertidos por: Mauricio Levato 5, Claudio Verino 3, Federico Neyra 2, Diego Levato 2, Luciano Córdoba 2, Mario Valiente 1, Rodrigo Caballuci 1 y Cristian Paganelli 1.

Viaggio Espresso