Avances:
Programan la relocalización de sectores de fácil inundación El Programa Emprender abrió nuevos talleres en Villa San José Habilitarán un puesto fijo de matriculación en la Región Sanitaria IV
Deportes

Hernán García: “Si naciera de vuelta volvería a elegir el atletismo, es mi vida”

Hernán García en su rol de entrenador, etapa que inició en 2017. (HERNAN GARCIA) Hernán García en su rol de entrenador, etapa que inició en 2017. (HERNAN GARCIA)

Luego de construir una rica trayectoria deportiva, a comienzos de 2017 se convirtió en entrenador. Hoy está a cargo de un equipo que lleva su nombre en el que busca trasmitirles a sus alumnos todo lo aprendido en sus años de competencia. En diálogo con LA OPINION destacó que “si no fuese por este deporte no sería nadie”.


Desde su aparición en épocas de juvenil Hernán García comenzó a dejar su huella en el atletismo de fondo de nuestra ciudad. A lo largo de su trayectoria en este deporte cosechó infinidad de triunfos que lo llevaron a convertirse en un referente de la disciplina y también del deporte pergaminense. A comienzos de 2017 el Hernán García atleta, casi sin proponérselo, le dio paso a su versión de entrenador y nació el Hernán García Running Team (Hgrt), espacio en donde busca volcar todo lo aprendido en los años que compitió. En este impasse obligado por la cuarentena, LA OPINION lo entrevistó para repasar sus años como atleta y conocer las sensaciones que le genera su tarea de entrenador.

-¿Cómo fueron tus primeros pasos en el atletismo?

- Fue hace más de 24 años, jugaba al fútbol en Compañía, el técnico era Daniel D’Amore y conmigo jugaban ‘Patita’ Rodríguez Solmi y Lucas Defrancesco, llegué a Tercera con edad de Sexta, tenía 15 años, me gustaba jugar de ocho, corría mucho y apareció el profesor Roberto Vitale con la propuesta de los Torneos Juveniles Bonaerenses, así empecé. En ese momento tenía como vecino a Gabriel Bermejo y su hermano Martín corría y el entrenador era su padre Ricardo. Jugaba al fútbol y corría con ellos, pero no estaba tan enganchado y cuando apareció Vitale me convencí, quería conocer algo nuevo así que dejé el fútbol y empecé a entrenar con Ricardo Bermejo, mi primer entrenador, y a su vez también estaba con Vitale. Todo empezó por querer conocer otras cosas, para mi viajar a Alfonzo era viajar a otro país.

-¿Qué significa el atletismo en tu vida? ¿Qué lugar ocupa?

-Todo, siempre dije que si no fuese por este deporte no sería nadie, sería un chico normal, el atletismo para mí fue lo mejor que me ha pasó en la vida, gracias a esto hoy tengo mis cosas y puedo vivir de este deporte. Tuve dos accidentes muy grandes en mi vida (n. de la r: en diciembre de 2013 se cortó una arteria con una cuchilla mientras trabajaba y en julio de 2019 fue operado del corazón por una endocarditis) y gracias a haber sido atleta hoy estoy acá, le agradezco mucho a este deporte y si naciera de vuelta lo volvería a elegir, me apasiona mucho, es mi vida.

-A lo largo de tu carrera lograste innumerables triunfos. ¿Cuál es el que más recordás?

-Por algunas situaciones previas ya que venía de lesiones y un montón de cosas más, la carrera que más disfruté fue en 2007 cuando LA OPINION festejó sus 90 años. En esa carrera se usó por primera vez el circuito con largada y llegaba en Avenida y San Nicolás. Por un montón de cosas especiales fue la carrera que más disfruté, el trofeo de ese triunfo y el de Deportista del Año (del Diario y Canal 4 en 2010) son los únicos que tengo en mi casa, el resto se los fui regalando a mi mamá a medida que los ganaba. Son los más importantes, desde chico siempre me gustó el deporte y cuando ves la gente que fue Deportista del Año para mí es un orgullo tenerlo y me lo guardo para toda la vida.

Su llegada en el Maratón 90 Años de LA OPINION, el triunfo que más disfrutó. (ARCHIVO)

-¿Cuál fue tu mejor momento en el atletismo?

-Esa carrera de 2007 creo que significó un despegue para mí, a partir de ahí me pude enfocar mucho más en este deporte, me lo tomé de otra forma, ya no era solo participar, quería entrenar mejor, superarme, quería establecer marcas, creo que ese fue el despegue para empezar a correr bien y dedicarle más tiempo. Previo a esa carrera ya había empezado a hacer bien las cosas y después vinieron los resultados.

-¿En qué distancia te sentías más cómodo? ¿En cuál rendiste mejor?

-La distancia más cómoda para mí eran los 10 kilómetros, mi mejor marca global fue en esa distancia (30m. 26s en Rosario en 2009), que si la proyecto al medio maratón tal vez hubiera sido mucho mejor que mi récord (1h. 08m 09s. en 2011), pero si bien gané varias veces no me gustaban los 21 kilómetros, por eso nunca corrí un maratón (42K), no me gustaba prepararlo tampoco. Además de los 10 kilómetros también me sentía bien en carreras de 5 u 8 kilómetros.

-¿Te gustaba correr más en Pergamino o te motivaba más hacerlo en otras ciudades con rivales de mayor nivel?

-Correr en Pergamino me ponía muy nervioso porque mi familia siempre me seguía, ellos me bancaron toda mi vida y más en la parte deportiva, sentía que les tenía que rendir algo, eso me ponía muy nervioso y se me complicaba correr en Pergamino. Me sentía mucho más libre, tranquilo y suelto corriendo afuera. Y en lo que respecta al nivel de los rivales, siempre traté de mejorar y como siempre le digo a mis alumnos el único rival que tenemos es el reloj, siempre corrí contra el reloj, si mejoraba mi marca y salía último yo estaba feliz igual, mi idea era siempre mejorar mis registros.

-¿Cuál fue el rival más duro que tuviste?

-Me gustaba como corría el rosarino Federico Martin, cuando lo enfrentaba sabía que podía salir algo lindo en cuanto a las marcas, le gustaba correr fuerte y sabía que si lo seguía salía algo bueno seguro. El me ganó unas cuantas veces y yo también lo superé en varias carreras, era un rival muy duro de vencer. Y en Pergamino tuve una época con Diego Recouso, también era un rival duro para vencer y más acá en el tiempo Marcos Misiewicz también fue un rival difícil, entrenamos juntos un año en el que él logró su mejor marca (31m. 30s. en 10K) y ese día fue un rival durísimo, siempre se armaron lindas carreras contra él.

-¿Cómo maduraste la decisión de dejar de competir y cómo viviste la etapa de dejar de ser atleta y pasar a tu función de entrenador?

-A fines de 2016 mantenía mí rendimiento, pero empecé a sufrir dolores de rodilla, sucede que el material que usábamos hace 20 años no es el mismo que ahora, antes corríamos con un par de zapatillas comunes y todo lo que hoy tenemos no existía, también empecé a tener dolores musculares y mi hijo era un poco más grande entonces en diciembre de 2016 decidí no correr más. Hice un parate y en enero de 2017 empecé a trotar con unos amigos que me pidieron si los podía entrenar, así nació la idea del grupo de entrenamiento y se empezó a agrandar hasta este momento. Antes del inicio de la cuarentena llegué a tener 216 alumnos, hoy más tranquilo me parece algo increíble.

-¿Qué sensaciones te brinda la tarea de entrenador?

-Lo más positivo son las personas, mucha gente nueva llega al equipo, se adapta enseguida, es un grupo muy unido, está el albañil que trabajó 10 horas y el dueño de una empresa y verlos a todos juntos, charlando o comiendo un asado es increíble, eso es lo que más me satisface fuera del entrenamiento y de los logros personales, el grupo humano que se formó, que colaboran entre ellos, si uno no puede viajar otro se ofrece para llevarlo, eso es lo que más me gusta y lo que rescato por sobre todo.

-¿Qué buscás trasmitirles a tus alumnos del Hgrt?

-Todo lo que he aprendido, a cada uno que se suma le digo que no soy entrenador pero puedo enseñar todo lo que aprendí, me gusta leer, estudiar, estoy todo el día en esto, hice un curso de preparador físico hace dos años en Rosario, me sirvió muchísimo, pero por una cuestión de respeto mis alumnos me dicen ‘profe’.

-¿Cómo manejás la cuarentena con el Hernán García Running Team. ¿Cuál es el mensaje que le trasladás a tus alumnos?

-Cuando empezó la cuarentena creía que iba a pasar rápido, entonces lo que les dije fue que traten de disfrutar con sus familias, lo entendieron pero luego la cuarentena se alargó y después les empecé a enviar las rutinas y cada uno las hacía en sus casas; y ahora algunos salen a caminar, otros siguen haciendo algo en sus casas y algunos salen a correr también, lo vamos llevando de esa forma, esperando que esta situación quede atrás y habiliten la actividad en Pergamino.

-¿Considerás que es viable que se habilite correr en Pergamino en el corto plazo?

-Lo veo complicado, hoy la situación está muy delicada, los gastronómicos están muy complicados, detrás de ellos hay muchas familias, también hay otros rubros que aún no se pudieron habilitar. Considero que hay otras prioridades antes que salir a correr, así que creo que la actividad física quedaría para lo último. Hay gente que lo necesita por salud o para despejarse mentalmente, pero creo que hay otras prioridades antes que salir a correr.