Avances:
Programan la relocalización de sectores de fácil inundación El Programa Emprender abrió nuevos talleres en Villa San José Habilitarán un puesto fijo de matriculación en la Región Sanitaria IV
Deportes

Robertino Canavesio y un repaso de su presente en Tubarao de Brasil

Robertino Canavesio juega en Tubarao de Brasil y su deseo es continuar en el fútbol de ese país. (ROBERTINO CANAVESIO) Robertino Canavesio juega en Tubarao de Brasil y su deseo es continuar en el fútbol de ese país. (ROBERTINO CANAVESIO)

El defensor central de Pergamino milita en ese club de la cuarta división de ese país. El joven futbolista de 25 años repasó su actualidad y habló con LA OPINION de las experiencias que transitó en Parma de Italia y en Gremio de Porto Alegre.


En medio del receso del fútbol internacional por la realización del Mundial de Rusia 2018, los futbolistas de las diferentes ligas del mundo aprovechan la oportunidad para estar cerca de su familia al menos por unos días. Ese es el caso de Robertino Canavesio, el joven defensor central pergaminense de 25 años que milita en el Club Tubarao de Santa Catarina de Brasil, conjunto que participa en la cuarta categoría de ese país y que en poco tiempo creció a pasos agigantados. En diálogo con LA OPINION, el jugador surgido deportivamente en Douglas Haig repasó su presente en ese equipo y habló de otras experiencias vividas desde que es futbolista profesional.
“A Tubarao llegué en junio del año pasado. Es un club con un proyecto muy interesante, una institución nueva con tan sólo diez años de historia. Me contactó Junior Chávez, que era un dirigente de Gremio y me conocía desde cuando jugué en ese club, se puso de acuerdo con mi representante y por suerte se dio todo bien. La verdad que me gustó la forma de manejarse que tiene el club, la manera en la que trabaja día a día y las perspectivas que tiene a futuro, así que estoy muy contento y feliz allá”, señaló el joven marcador central que además reúne un paso por Sarmiento de Junín, club en el que logró dos ascensos.
En diez días Canavesio deberá regresar a Brasil y por ese motivo disfruta full time su breve estadía en nuestra ciudad. “Ahora estoy aprovechando un poco las vacaciones, la familia y los amigos, ya que el 21 tengo que volver para sumarme a los entrenamientos. Igualmente estoy entrenando un poco por mi cuenta para mantener el estado. Tengo contrato hasta fin de año, así que estoy tranquilo y esperando a ver qué sucede más adelante”, comentó.
En Tubarao Canavesio encontró dos aspectos que se conjugan a la perfección según su mirada: “Por un lado Santa Catarina es una ciudad espectacular, linda, tranquila, las playas son fabulosas y la gente me trata muy bien, ya que a pesar de que estoy en un club nuevo la gente es muy seguidora del equipo. La verdad que estoy muy cómodo, nunca me faltó nada y cada vez que precisé algo siempre estuvieron a disposición.
Y por otro lado por ser un club de la cuarta categoría de Brasil me sorprendió mucho. Es un club ordenado, fuerte, que contrata jugadores de renombre y con pasos por la primera división. La idea del club en que en cuatro o cinco años pueda competir en los principales torneos”.
El pergaminense también reconoció las diferencias que observa entre el fútbol brasilero y el argentino: “Es muy diferente al fútbol argentino, acá es muy fuerte y los partidos son más cerrados y en Brasil es un fútbol muy dinámico, se juega con más espacios. Yo ya me había adaptado a ese fútbol desde la etapa que tuve en Gremio, además tuve continuidad, pude jugar mucho y me sentí cómodo dentro del equipo”.

Sobre Parma y Gremio
Canavesio también habló de otras experiencias que le tocaron vivir desde que es jugador profesional y contó sus pasos por Parma de Italia y Gremio de Porto Alegre. En el club italiano no llegó a debutar. “Estaba jugando en Sarmiento de Junín en la Primera B Metropolitana y cuando terminó el campeonato que ascendimos a la Primera B Nacional, a mí me compró un grupo de empresarios que ubicaba a jugadores en Europa y me acercaron a Parma. Ya tenía todo acordado para jugar en ese club y de hecho estuve un año entrenando a la par del plantel, pero nunca me salió la ciudadanía italiana y tuve que dejar el club. A pesar de que no se dio, para mí fue una experiencia muy buena, a parte yo sé que el fútbol es así y que estas cosas pueden ocurrir”, manifestó el defensor.
Luego agregó: “A pesar de tener sólo 25 años me ha tocado vivir varias experiencias que hoy las valoro y quizás antes no me daba cuenta. Pienso que todo suma en la carrera de un jugador y a mí me ha servido para jugar en el fútbol del exterior. Incluso jugó el Campeonato Gaúcho con Gremio, cuando tenía 20 años, y me tocó debutar en un partido con 67º grados de calor, se nos quemaban las piernas. Hoy me toca estar en el fútbol de Brasil y lo estoy disfrutando al máximo, pero también es verdad que me gustaría jugar en Europa, es una asignatura que tengo y que estuve cerca de poder cumplirla. Además estuve un año en Parma y me dio la sensación de que tranquilamente puedo jugar, no me pareció nada de otro mundo”.