Avances:
Programan la relocalización de sectores de fácil inundación El Programa Emprender abrió nuevos talleres en Villa San José Habilitarán un puesto fijo de matriculación en la Región Sanitaria IV
Deportes

Tras 14 años Julián Aristule volvió a radicarse en su ciudad natal, Laboulaye

Julián Aristule continuará boxeando y Juan Antonio Bonet sigue siendo su agente. (ARCHIVO LA OPINION) Julián Aristule continuará boxeando y Juan Antonio Bonet sigue siendo su agente. (ARCHIVO LA OPINION)

El boxeador de 37 años que por más de una década tuvo residencia en Pergamino tomó la decisión de regresar e instalarse en esa localidad de la provincia de Córdoba. “Agradezco a todos los que me han ayudado en mi camino en el boxeo”, manifestó “Chispita”.


Julián Evaristo Aristule, conocido también como “Chispita”, pisó por primera vez Pergamino el 28 de octubre de 2006, cuando fue invitado a participar de un festival boxístico que se desarrolló en el Gimnasio del Parque Municipal. En aquella oportunidad “Chispita” no compitió, lo hizo en su función de entrenador de algunos pugilistas cordobeses que sí se subieron al cuadrilátero. Sin embargo, ese día estableció un contacto con Juan Antonio Bonet y el “Kanga” le propuso instalarse en Pergamino y representarlo para futuros eventos.

El 17 de marzo del año siguiente (2007), Aristule, que ya se había radicado en nuestra ciudad, realizó como anfitrión su primera pelea en el Parque Municipal en el triunfo sobre Leonardo Emanuel Tettamanti. A casi 14 años de conocer Pergamino por primera vez y luego de muchos acontecimientos deportivos que atravesó en su carrera, “Chispita”, que sigue en actividad como boxeador, asumió la decisión de regresar a su localidad natal, Laboulaye, en la provincia de Córdoba.

Sigue en actividad

A la distancia, Aristule que ostenta un récord de 34 peleas ganadas (17 de ellas antes del límite), 13 derrotas (6 por ko) y 0 empates,  dialogó telefónicamente con LA OPINION y contó que seguirá boxeando. Incluso el cordobés indicó que Juan Antonio Bonet continuará siendo su agente y que está trabajando para conseguirle combates. “Chispita” realizará su preparación física y boxística en Laboulaye, pero cuando le programen una pelea vendrá a Pergamino unos quince días antes de subirse al cuadrilátero para ultimar detalles. También aseguró que está realizando hasta tres turnos por día de entrenamiento.

Por otro lado, Aristule le dijo al Diario que sigue trabajando en la formación de los nuevos valores en el boxeo. Entrenará a la distancia a los jóvenes que tiene a su cargo en Pergamino como Bianco y Pereyra y que trabajará de cerca con los de Laboulaye.

Su agradecimiento

En la conversación que mantuvo con LA OPINION, Aristule también aprovechó la oportunidad para realizar un agradecimiento a todos los que estuvieron cerca suyo durante los 14 años que duró su estadía en la ciudad. “Quiero agradecerle a Oscar Pettinari, a Víctor Raya, a la Municipalidad por el esfuerzo que hizo para la organización de los festivales y a todos los que me han ayudado en mi camino en el boxeo”, comenzó diciendo “Chispita”.

Luego agregó: “También a ‘Nano’ Asención, al ‘Negro’ Argüello, Agustín Felice, al ‘Kanga’ Bonet, al doctor Hugo O'Brien, decirle gracias a los amigos que están y que estuvieron, a la gente de las Tres Bambinas, a sus dueños Matías y Miguel, a Marcelo Apesteguía y a todos los compañeros que me han quedado allá”.

En la misma línea Aristule siguió: “Raya se portó muy bien conmigo, me ayudó muchísimo, me acompañaba a correr y me enseñó un montón sobre el ambiente, eso es algo que yo valoro mucho. Oscar (Pettinari) me dio trabajo cuando yo tuve una lesión en 2009, me tuvo cuatro años trabajando y después decidí renunciar para dedicarle tiempo más tiempo al boxeo. Siempre me dio la publicidad y estoy seguro que si se la pido ahora que también me la daría. Siempre estuvo conmigo”.

Por último dijo: “Por su puesto mi agradecimiento a todo el público, a Luciano Bissone que me ayudó mucho con las páginas de Internet y con el cual tengo una amistad muy grande. A los distintos gimnasios que quedaron en Pergamino, fui aprendiendo de ellos y formando amistades, como con los Chávez, que tienen chicos con muy buenas condiciones, Andrés Montoto y Emiliano Box. También a Leandro Pugni, un amigo que me ayudó mucho todo este tiempo, una gran persona”.