Avances:
Programan la relocalización de sectores de fácil inundación El Programa Emprender abrió nuevos talleres en Villa San José Habilitarán un puesto fijo de matriculación en la Región Sanitaria IV
Economía y Agro

En Pergamino, al igual que en el país, también aumenta la superficie sembrada con trigo

A nivel nacional la próxima campaña triguera crecerá 8,4 por ciento respecto del ciclo pasado. (LA OPINION) A nivel nacional la próxima campaña triguera crecerá 8,4 por ciento respecto del ciclo pasado. (LA OPINION)

En el Partido, en el ciclo 2017/2018 se sembraron 34.823 hectáreas del cereal y en el pasado 49.603. “Estamos en un muy buen nivel de superficie sembrada con cultivos de invierno. Lo ideal sería que toda la superficie de soja se hiciera con el doble cultivo trigo/soja”, aseguró el ingeniero Ignacio Terrile, del Inta local.


La Bolsa de Cereales de Buenos Aires (Bcba) estimó que la campaña de trigo 2019/2020 crecerá 8,4 por ciento respecto del ciclo anterior y alcanzará un récord de 20,6 millones de toneladas. De concretarse tal proyección, la próxima campaña aportará 1,6 millones de toneladas más y alcanzará un nuevo récord productivo, dejando atrás el ciclo anterior en el que se recolectaron 19 millones de toneladas de trigo.
Además, la entidad estimó un aumento de la superficie del 3,2 por ciento respecto del ciclo anterior, y sumará 200.000 hectáreas hasta alcanzar las 6,4 millones de hectáreas proyectadas para la campaña 2019/2020.
En cuanto al aporte económico de la campaña por venir, los especialistas de la entidad estimaron que el PBI de la cadena (que incluye producción, transporte, insumos y molienda primaria) rondará en 3.500 millones de dólares.
Este aumento del área se viene produciendo a nivel país campaña tras campaña, favorecido por las políticas implementadas por la gestión de Mauricio Macri de rebaja de los derechos de exportación y eliminación de los cupos de ventas al exterior, lo que implica una mejor relación insumo- producto entre fertilizante y cereal. Un esquema apropiado de rotación en los campos, el combate de malezas y otras cuestiones agronómicas son también factores que inclinan la balanza a la hora de tomar la decisión de sembrar el cereal.
En lo que hace específicamente a cultivos invernales, la cebada mantendrá los mismos valores en cuanto a superficie sembrada con un millón de hectáreas y una reducción de la producción de 200.000 toneladas, hasta las 4 millones de toneladas de producción.
La arveja, otro cultivo invernal, se impone de a poco como alternativa a los tradicionales cereales de invierno: las ventajas que presenta son el menor consumo de agua y la alta capacidad de fijación biológica de nitrógeno. Se cultiva principalmente en el sudeste de Santa Fe y noreste de Buenos Aires con un rendimiento que puede alcanzar los 4.000 kg/ha, e incluso potencia las rotaciones agrícolas aumentando el rendimiento de los cultivos sucesores.

Pergamino también suma
En las últimas seis campañas, la superficie triguera en el Partido de Pergamino fue creciendo paulatinamente (ver Cuadro): como ejemplo basta señalar que en el ciclo 2017/2018 se sembraron 34.823 hectáreas y en el pasado 49.603, sumándose así 14.780 hectáreas.
El ingeniero agrónomo Ignacio Terrile, que trabaja en el grupo de Mejoramiento Genético de Trigo de la EEA Pergamino del Inta, aseguró que el aumento en la superficie sembrada a nivel país también se replicó en los campos del Partido de Pergamino y explicó el porqué: “El crecimiento fue muy importante, sobre todo a partir de la campaña 2016/2017, la primera campaña en la que se siembra trigo bajo la administración de Mauricio Macri. Al quitar las retenciones y las restricciones a la comercialización del cultivo con los ROE, en el Partido de Pergamino aumentamos considerablemente la cantidad de hectáreas sembradas con trigo. En la última campaña 2018/2019, según estadísticas de la Secretaría de Agroindustria de la Nación, estamos alrededor de las 49.000 hectáreas. Además hay que sumar unas 1.500 hectáreas de cebada cervecera con lo que podemos redondear unas 50.000 hectáreas de cultivos invernales”.
De las 300.000 hectáreas cultivables con las que cuenta el Partido de Pergamino, que unas 50.000 sean destinadas a cultivos de invierno es una cifra más que interesante, teniendo en cuenta el aporte de estos cereales a la rotación: “Con soja se siembran unas 200.000 hectáreas, con maíz unas 50.000 y las restantes con los cultivos invernales, con fuerte predominio del trigo. En ese número redondo de 300.000 hectáreas se incluiría al sorgo también. Y quedarían más hectáreas no cultivables y otras destinadas a la ganadería”, explicó el ingeniero Terrile.
-¿Esta superficie sembrada con trigo en el Partido podría aumentar en las próximas campañas agrícolas?
-En general se podría superar, pero creo que estamos en un muy buen nivel de superficie sembrada con cultivos de invierno. Lo ideal sería que toda la superficie de soja se hiciera con el doble cultivo trigo/soja. Faltarían muchas hectáreas, claro, pero es una decisión empresarial del productor agropecuario no hacer esa doble rotación, ese doble cultivo anual, pero la potencialidad está en esas 200.000 hectáreas de soja que se cultivan y podrían ser todas trigo/soja.
-¿Solo es una decisión empresarial no hacer más trigo o existen otros factores?
-Supongo que principalmente es una decisión financiera pero también hay otros motivos, porque el productor tiene que evaluar cómo le cierra el negocio, cómo son los contratos de alquiler, la tenencia de la tierra, etcétera. Creo que es más difícil de financiar la campaña de trigo respecto de otros cultivos; pero a la vez es menos volátil que la de la soja.
Una vez que termina la campaña de soja el productor saca los números, conversa nuevamente el contrato de alquiler y en junio decide si hace trigo o no. La decisión financiera es obtener ese dinero en diciembre y con ese dinero financiar parte de la campaña de la soja nueva.
En cambio si no siembra trigo el trecho es muy largo, desde que termina la cosecha de soja en abril/mayo hasta diciembre no le ingresa dinero y no tiene tampoco para financiar la campaña sojera.
Considera que la decisión para sembrar trigo o no también está fundamentada en cómo está el otoño de lluvias, cómo se recarga el perfil y cuál es el precio del trigo al momento de la cosecha. Porque el productor lo cosecha e inmediatamente lo vende, en términos generales.
En esta zona influye cuánta agua hay acumulada en el perfil; en esta zona el agua acumulada hasta el 1.50 metro de suelo te explica el 50 por ciento del rendimiento, el otro 50 por ciento las lluvias de septiembre. Por ejemplo, un año como éste, que tuvimos una buena recarga acompañada del precio a futuro, se sembró mucho más trigo que la campaña pasada.
-¿Cuál es el panorama actual de la siembra de trigo?
-Con estas últimas lluvias el perfil se recargó más, el frío le hace bien al trigo, estas últimas heladas lo rustifican, le hacen acumular horas de frío, que en algunos materiales son necesarias para completar la fase de desarrollo.
Creo que el productor está esperando que empiece a macollar para hacer las refertilizaciones. Ahora hay que esperar el macollaje para refertilizar, pasar el invierno de la mejor manera y esperar las lluvias de septiembre, que son las que van a definir en gran parte el rendimiento porque empieza el período crítico del cultivo.
-¿Cuáles fueron los rendimientos finales de la última campaña en Pergamino?
-Fueron muy variables, la brecha fue importante porque hubo daños por frío, una helada del 2 de octubre hizo daños en algunos cultivos, lo que provocó un efecto negativo en la producción; pero la media estuvo muy bien, arriba de los 40 quintales por hectárea (qq/ha), mientras la histórica es 35 a 38 qq/ha. Ya hace varias campañas que en Pergamino venimos de rendimientos muy buenos.

Viaggio Espresso