Avances:
Programan la relocalización de sectores de fácil inundación El Programa Emprender abrió nuevos talleres en Villa San José Habilitarán un puesto fijo de matriculación en la Región Sanitaria IV
Economía y Agro

Polémica por el IVA que se le aplica a la leche y su impacto en el precio final

Peluffo aseguró que “el litro de leche al consumidor, tal cual lo consume en góndola, lo más probable es que no cambie en nada”. (ARCHIVO LA OPINION) Peluffo aseguró que “el litro de leche al consumidor, tal cual lo consume en góndola, lo más probable es que no cambie en nada”. (ARCHIVO LA OPINION)

Entre agosto y diciembre de 2019 la leche que se comercializa en forma masiva no pagó IVA. Desde 2020 las versiones que más se consumen –entera y descremada- pagan el 21%. La aplicación de la exención que rige sobre este producto desde el nacimiento mismo del impuesto en 1997, viene siendo muy distinta. La palabra del productor tambero Luis Peluffo.


El Gobierno envió a la Cámara de Diputados el proyecto de Ley de Ampliación del Presupuesto 2019 en el que modifica partidas para adaptarlas a los gastos de este año, para el que no hay sancionada una Ley de Presupuesto. Entre los distintos ítems que trata el texto, se destacó uno en particular: la imposición de Impuesto al Valor Agregado (IVA) con una alícuota del 10,5% a la leche, uno de los consumos esenciales de la canasta básica. El punto despertó las críticas de la oposición, desde donde se levantaron voces que protestaban porque desde la sanción misma que dio creación al IVA, la leche entera y descremada han estado exentas. Sin embargo, en los hechos la aplicación de la normativa impositiva viene siendo muy distinta.
La Ley de Impuesto al Valor Agregado que rige se basa en el texto ordenado de 1997 y de su decreto reglamentario que data del año siguiente. Ya desde ese entonces, el espíritu de la ley buscaba dejar exenta a la “la leche fluida o en polvo, entera o descremada sin aditivos”. El decreto reglamentario posterior, más específico, estableció los códigos de producto a los que correspondía la exención. Pero aquella reglamentación fue superada por el avance tecnológico y la avidez de recaudación del Estado.
En el código alimentario se establecen qué tipos de leche son los que están comprendidos en la Ley, y se establece toda una serie de aditivos que no son considerados suficientes para que no haya exención. El tema es que entre los códigos se fija que la leche pasteurizada está exenta y en un momento la industria deja de producirla para empezar a hacer leche ultrapasteurizada, un adelanto tecnológico que como efecto colateral hizo que pasara a tributar al 21%.
Luego de las elecciones Paso del año pasado, el gobierno de Mauricio Macri eximió del IVA mediante el Decreto Nº 567/2019 a 14 productos de la canasta básica alimentaria, entre ellos la leche, medida que venció el 31 de diciembre de ese año.
El 1º de enero de este año se reintegró el 21% de IVA a la leche y, en este momento, lo que se está haciendo con la gran mayoría de las leches que se compran en las grandes bocas de comercialización es pasar el IVA de 21 a 10,5%. Eso es lo que se está enviado al Congreso en este proyecto.

Luis Peluffo
Palabra autorizada si las hay en este tema con el fin de echar un poco de luz es la de Luis Peluffo. Trabaja en seis establecimientos que están relacionados en los que hay unas 2.000 a 2.200 vacas. Tambero de toda la vida, con 73 años se encarga de unas 300 vacas, su esposa María Eugenia trabaja unas 900 y sus asociados del resto. Con esa cantidad de vacas lecheras hoy en día produce un poco más de un millón de litros por mes y buena parte de esa producción abastece a la industria pergaminense.
Peluffo asegura que “esta medida no va a afectar el precio de la leche al consumidor”. Y explicó: “Este es un saneamiento de una situación ya que en un momento el Gobierno decidió que la leche fluida sin ningún tipo de aditivos se le quitaba el IVA”.
El productor pergaminense no comparte las opiniones respecto de que con esta medida se vaya a producir un incremento en el precio de leche que paga el consumidor: “El litro de leche al consumidor tal cual lo consume en góndola, lo más probable es que no cambie en nada; en cambio lo que sí puede afectar próximamente su precio es que La Serenísima le ha agregado un flete a los costos fijos que debe abonar el supermercado, por lo tanto es un aumento oculto que podría llegar a encarecer un poco la leche en la góndola, lo cual no tiene nada que ver con esta medida del IVA”.
-¿Cree que el reacomodamiento de este impuesto no afecta a los tamberos?
-La relación de la cadena láctea es independiente de este tipo de medidas como la aplicación del IVA, al tambero lo que le afecta es la ley de la oferta y de la demanda, o sea que si la industria está demandante de leche es porque aumentó la exportación o porque creció el consumo interno, por lo tanto mejora el precio. En cambio si sobra producción de leche baja el precio y eso es lo que realmente nos afecta.
-¿Cuál es la situación actual de los tambos en el Partido de Pergamino?
-Los tambos estamos bien demandados porque casi que hay más industrias que tambos, pujantes industrias lecheras de Pergamino que requieren leche de calidad. Ocurre que no superamos el precio de mercado porque lógicamente con un poco más de flete las industrias pueden buscar más lejos. Pero no tenemos problemas de colocar la producción. Incluso con las Pymes lecheras de la ciudad existe una muy buena relación, muy transparente. Los negocios de ganar-ganar son los que a la larga prosperan.
-Desde fines de marzo a la fecha, ¿los costos de los tambos aumentaron de la mano del dólar o se mantuvieron?
-Algunos costos están paralizados y otros lógicamente se han encarecido, como los fletes que son indispensables, o los repuestos de las máquinas del tambo (como máquinas de ordeñe, equipos de frío), que son en dólares. En este último caso por suerte no se ha exigido tener que utilizar el dólar billete.
Tengo 73 años o sea que estoy adaptado al país, aquí la cuestión es clara, teniendo una producción tambera eficiente los números tienen que dar.