Avances:
Programan la relocalización de sectores de fácil inundación El Programa Emprender abrió nuevos talleres en Villa San José Habilitarán un puesto fijo de matriculación en la Región Sanitaria IV
Economía y Agro

Sin lluvias claves para el trigo, sube la condición regular a 250 mil hectáreas

Los modelos fallaron y las lluvias no aparecieron en la región. (LA OPINION) Los modelos fallaron y las lluvias no aparecieron en la región. (LA OPINION)

Se trata de cuadros que se sembraron con la humedad muy justa. Hay lugares donde hace 60 días que no llueve. Ya se estiman pérdidas de rindes en la región núcleo. Si bien las intensas heladas de la semana pasada causaron daños en el follaje del cereal, no provocaron pérdidas de plantas. La fertilización quedó para cuando llueva.


Ya muchos habían desistido de la siembra aunque las lluvias pronosticadas para esta semana se hubieran producido. Pero estas lluvias que no se dieron eran clave por otra razón, 20 milímetros, o al menos 10 milímetros, hubieran sido un auxilio fundamental para las 250 mil hectáreas que están en condiciones regulares. Se trata de lotes sembrados con la humedad muy justa y están muy desparejos y perdiendo plantas. Pero también las lluvias eran claves en lotes que están buenos a muy buenos para evitar pérdidas de macollos y seguir el desarrollo sin resignar rinde. Y ya se empiezan a estimar pérdidas; algunos hablan de un 5% pero otros son más pesimistas y estiman mucho más. “De continuar esta faltante de agua hasta agosto, podría haber pérdidas de un 30%, ya que también hay que sumar la baja respuesta a la fertilización”, explican en Bigand.

La fertilización es otro problema: muchas zonas sembraron con el agua justa y la fertilización quedó para cuando llueva. “Hoy la duda pasa por si volver fertilizar o no, estamos esperando una señal”, comentaban esta semana algunos técnicos. Todos esperaban las lluvias. Lamentablemente, hay áreas donde la sequía ya es muy importante, en grandes zonas de Córdoba faltan 80 y hasta más de 100 milímetros.

Las lluvias que no fueron

Fue una gran oportunidad la que se perdió, este tipo de ingresos de humedad no es común en el invierno. Y sin embargo el ingreso fue muy importante, pero no logró capitalizarse como lluvia en toda la franja central del país. Una vez más el agua fue para Buenos Aires: desde el centro al sur de la provincia hubo entre 10 y 55 milímetros en los últimos 5 días. También en La Pampa los registros fueron muy importantes con acumulados de 50 a 70 milímetros.

La condición regular en trigo

Sin lluvias en la semana, los lotes en condición regular subieron un 5% y ya son el 15% de la superficie implantada en la región núcleo. La mayor parte son cuadros que se sembraron con la humedad muy justa.

Los mismos revelan malos nacimientos y disminuciones en el stand de plantas. Un 33% de los lotes trigueros se los clasifica como muy buenos y un 55% como buenos. Si bien las intensas heladas de la semana pasada causaron daños en el follaje del cereal, no provocaron pérdidas de plantas.

Según la Bolsa de Cereales de Buenos Aires, luego de un progreso intersemanal de 2,9 puntos porcentuales, la siembra de trigo alcanzó a cubrir el 94,1% de las 6,5 millones de hectáreas proyectadas. A la fecha se registra una demora interanual de -2,3 puntos.

La cosecha de maíz cubrió el 94,6 % del área apta, registrando un avance intersemanal de 4,2 pp y un adelanto interanual de 26 pp. El rinde medio descendió a 82,3 qq/ha y la proyección de producción se mantiene en 50 millones de toneladas.

La recolección de sorgo cubrió el 91,8% del área apta, luego de relevar un avance interquincenal de 7,7 pp y un adelanto interanual de 17,9 pp. El rinde medio es de 37 qq/ha y la proyección de producción se mantiene en 2,5 millones de toneladas.

Las lluvias no aparecen

Los modelos fallaron y las lluvias no aparecieron en la región. Las lluvias volvieron a decepcionar a los productores de las áreas más comprometidas por la escasez de agua. Otras siete jornadas se suman al prolongado período sin agua que afecta la extensa región mediterránea, desde el centro al norte del país.

Los pronósticos de precipitaciones generalizadas sobre la franja central de la región pampeana chocaron otra vez con la realidad de un tiempo que no acepta condicionamientos ni modelos matemáticos y muestra toda su variabilidad.

Hace apenas una semana las bajas temperaturas marcaban récord en territorio rosarino, hoy el escenario es absolutamente distinto. Las temperaturas mínimas actuales son superiores a las máximas de ese momento, mostrando un comportamiento atípico para el mes más frío del año. El gran contenido de humedad atmosférica, que fue aportado por la circulación del noreste, no se ha capitalizado para convertirse en precipitaciones. Solo se mantiene presente en forma de neblina y lloviznas débiles.

Una vez más el área de análisis de nuestro mapa quedó excluida de cualquier alivio significativo. Como viene sucediendo de manera recurrente, fue el centro sur del territorio bonaerense el receptor de los desarrollos de lluvia más generosos, cercanos a los 30 milímetros. En esta oportunidad el sudoeste de La Pampa se suma al beneficio de las precipitaciones. Los valores han sido muy elevados, incluso superiores a la media estacional, capitalizando, por cercanía, la continuidad de intensas lluvias que se vienen registrando sobre la provincia de Neuquén.

Las reservas de agua en el suelo, en líneas generales, mantienen el patrón de los últimos periodos. La escasez continua avanzando y las zonas con reservas adecuadas se limitan cada vez más al noreste de Buenos Aires y centro este de Santa Fe. Si el detrimento no se ha profundizado más ha sido debido a la humedad aportada por el rocío y las lloviznas, favorecida por el escaso requerimiento atmosférico producto de una semana con cielo mayoritariamente cubierto.