Avances:
Programan la relocalización de sectores de fácil inundación El Programa Emprender abrió nuevos talleres en Villa San José Habilitarán un puesto fijo de matriculación en la Región Sanitaria IV
Cultura y Espectaculos

Calidez y emoción en la apertura de la muestra “Mira Almas”

Desde el sábado, la pergaminense radicada en Buenos Aires, Marisa Bonzón Heredia, exhibe su extraordinario trabajo artístico en el Museo de la Ciudad, fotografías de retratos que la dirección del Museo y Gobierno municipal acercaron a Pergamino. La presentación estuvo a cargo de Jorge Sharry y también hubo música.

DE LA REDACCION. La artista viene precedida de elogiosos comentarios en cada una de sus presentaciones en diferentes centros de exposición de Argentina y Latinoamérica y aquí pudimos ratificar los conceptos al ver esa obra magnífica en una noche de cálidas emociones y buena música con amigos.

La presentación de la muestra estuvo a cargo del actor y docente Jorge Sharry que primero leyó el texto escrito por Pedro Aznar pensando en estas fotografías y en su entrañable amiga expositora, para pasar luego a decir el texto que preparó para dar la bienvenida a la artista en la ciudad que albergó su infancia y adolescencia.

“Cuando trato de esbozar algún concepto sobre la fotografía de Marisa, busco encuadrar mi mirada en sus obras, pero me detengo en una imagen de su rostro que brilla con el mismo protagonismo de la lente de su cámara expuesta en el rubor de su mejilla y ahí, exactamente ahí, encuentro el significado de ‘Mira Almas’, ni mirar ni mirando, solo ‘mira’… ahí está el alma dibujada en el rostro pasional de la fotógrafa y proyectado infinitamente por la lente de su cámara.

“Ver a Marisa sin ese otro brazo que es su herramienta fotográfica, es casi imposible; verla sin su elemento de trabajo generador de arte, sería como restarle cuerpo y piel a la visión. ‘Mira Almas’ está en ella, en los ojos desacostumbrados de ese chico que mira y ve desde la intensidad de la promoción; en la sonrisa desmesurada de la artista al internarse en el alma que identifica.

“Hace un tiempo le hice una nota para ‘El Ciudadano’ a la artista y, entre otras cosas, me decía: “mis fotos hablan de la mirada que tengo sobre la realidad que nos circunda y cómo influye sobre nuestras emociones. Cada persona expresa a su manera el impacto que recibe de esa realidad, del espacio en que se mueve. Trato de retratar ese mensaje. Deseo que cada persona que se detenga a observar mis fotos, vea una historia en ellas, o que la imagine según su estado de ánimo en conjunción con la imagen, eso completa mi trabajo’. Y agregaba “…creo que la fotografía me eligió a mí; desde pequeña me acompañó una cámara. Siempre miré la vida en secuencias de imágenes. Todas mis vivencias van ligadas a una imagen, a cierta luz que marca la escena, a una mirada, un paisaje,  algo que contar, una mesa servida, un momento espontáneo y congelado, inolvidable. La fotografía le da un propósito y un significado a mi vida’.

“No es fácil encontrar alguien que retrate la inmensidad de una mirada; un pesado caminar o las manos buscando gente; haciendo misterios entrelazados desde diferentes etnias o desde la posibilidad enraizada de quien quiere tomarlas y lo hace en la distancia y cercanía de la cámara fotográfica.

“Con un amigo poeta, en esas charlas de fogón sin fuego, debatíamos la riqueza de la palabra ‘instante’ y aquí la podemos ver en todo su esplendor. La fotografía de Marisa retrata el instante; el momento exacto; la instancia en que el alma se revela a la luz.

“Bienvenida entonces, Marisa a tu patria chica que te recibe con toda la amabilidad de que podemos hacer gala y este aplauso que es la mejor caricia para los artistas”, concluyó Sharry.

Marisa Bonzón saludó al público con palabras que la emocionaron profundamente al subrayar que este es su “volver a casa”, y destacar que sea precisamente en un lugar emblemático como lo es la estación de trenes.

La música estuvo a cargo de Mónica Rodríguez Etchegaray y Viviana Bonzón que cantaron acompañadas por Guillermo Colautti y Juan Calderón, y por allí andaba su esposo Víctor Heredia que dejó amablemente en claro que solo vino para llevar las valijas y disfrutar del brillo artístico de su mujer.

La muestra puede ser visitada todos los días, de 9:30 a 12:30 y de 13:30 a 19:00 y las fotografías expuestas están en venta. 

Hay una invitación también a las escuelas para que lleven a sus alumnos a fin de que puedan apreciar las obras, teniendo en cuenta que es una ocasión única para ver una exposición calificada como de alto nivel en la fotografía argentina.