Avances:
Programan la relocalización de sectores de fácil inundación El Programa Emprender abrió nuevos talleres en Villa San José Habilitarán un puesto fijo de matriculación en la Región Sanitaria IV
Cultura y Espectaculos

Cinema Pergamino espera una señal para reabrir sus salas

El Complejo espera reactivarse con la apertura de las salas de cine. “El cine es sumar una experiencia conjunta”. (LA OPINION) El Complejo espera reactivarse con la apertura de las salas de cine. “El cine es sumar una experiencia conjunta”. (LA OPINION)

Aunque la ausencia de estrenos y la falta de público por protocolo no avizoran un buen panorama, los propietarios esperan una pronta determinación oficial de reapertura de la actividad. “En nuestro caso el motor del Complejo es el cine; no puedo reactivarlo por más que hoy me dejaran abrir el Patio de Comidas”, sostuvo Guillermo Apesteguía.


La reciente habilitación de las salas comerciales de teatro despertó una luz de esperanza entre los propietarios de las salas de cine que, no obstante, se mantienen cautelosos esperando alguna resolución oficial que les permita comenzar a trabajar.
Es que el entretenimiento fue uno de los rubros más afectados desde el comienzo de la pandemia y dentro del sector, el cine es sin dudas uno de los más perjudicados.
Aunque las salas de cine han empezado a abrir en algunas partes del mundo, en donde la curva de contagios por Covid-19 se ha aplanado en cierta medida, en la Argentina las grandes cadenas esperan una pronta determinación oficial de reapertura de la actividad. En el mientras tanto, han habido intentos por adaptar la actividad, como autocines o pantallas al aire libre, pero no han resultado.
La autorización para reabrir las salas es esperada pero el panorama no es muy alentador para el sector ya que el éxito en taquilla depende, en primer lugar de cintas que atraigan mucho público, las cuales escasean y además se han suspendido las producciones y retenido estrenos, y en segundo lugar de un buen número de espectadores que, por protocolo, no será masivo.
“Esta situación de pandemia hizo que las distribuidoras decidan reprogramar los estrenos para el año que viene y, lo que es peor, están estrenando esas películas vía streaming, llámese Netflix, Amazon, Disney”, explicó Guillermo Apesteguía, propietario de las salas de Cinema Pergamino en diálogo con LA OPINION.
En este línea, puso como ejemplo el largometraje argentino “Corazón loco”, protagonizado por Adrián Suar y Gabriela Toscano, estrenado en septiembre en la plataforma Netflix: “Se iba a estrenar en marzo, justo antes de la pandemia; después se especuló que iba a pasar para agosto o septiembre para cuando mejorara la situación, pero a mitad de camino decidieron estrenarla en Netflix” -contó-. Películas a nivel internacional, ‘Mulán’ de Disney va directamente a su plataforma, que hizo su reciente lanzamiento; ‘Mujer maravilla’, que era uno de los estrenos fuertes que se esperaba para este año, ya anunciaron que se estrenará a través de plataforma”.

Un círculo vicioso
Pero esta no es una relación de dependencia unidireccional, pues los estudios de Hollwood también dependen de la taquilla global. Gran parte de lo recaudado en taquilla de una película se debe al público estadounidense, pero el verdadero éxito está en ser vista en todo el mundo y por eso las premieres de las películas de las que se espera ser un éxito en recaudación se hacen en distintas ciudades del mundo. Es por esto que las productoras estadounidenses no han podido estrenar las películas que se esperaban para el verano, pues necesitan para ello todas las salas de cine abiertas, incluyendo a Estados Unidos y América Latina. Esto es, entonces, un círculo vicioso en el que salas de cine necesitan que estrenen películas para poder reabrir pero los estudios necesitan que las salas de cine reabran para poder estrenar películas.
“En este momento estamos en contra estación con Estados Unidos, Europa y China, que son los grandes consumidores de material cinematográfico. Una esperanza era esa, que al producirse la apertura en estos grandes centros de consumo hubiera material para nosotros, pero la segunda ola de pandemia hizo que también se aplacara la apertura de las salas. Hay cines abiertos pero depende mucho de la situación de cada país y ciudad. Esa irregularidad hace que las distribuidoras retraigan su producto para no mal venderlo. La película sale millones de dólares y si no ven la posibilidad de recuperarlos con la afluencia de público no la van a lanzar”, explicó Apesteguía.

Una película ya vista
-Con este panorama, ¿les conviene abrir las salas de cine en Argentina?
-En Argentina hay tres tamaños de exhibidores de cine: los grandes complejos que son Cinemark Hoyts, Cinépolis –que son los nuevos dueños de Village- y Showcase. Después hay medianos como Multiplex, Cinema Center, entre otros. Después venimos los exhibidores independientes como el caso nuestro, con salas más chicas. A los grandes en realidad no les conviene abrir por su gran estructura. Poner en marcha ese aparato para poco público y poco movimiento de películas les va a resultar muy costoso. A los medianos y a los chicos de alguna manera sí, para ir entrando en calor. Si bien sabemos que no vamos a tener un público masivo pero nos va a permitir solventar algunas deudas y costos que tenemos. Si bien es una estructura pesada para mantener, es más chica en relación a esos tamaños de salas.
Tenemos la expectativa de que en diciembre o a más tardar enero estén habilitando.
-¿Cómo es el protocolo que plantean para la reapertura de los cines?
-Hay un protocolo preparado, obviamente con distanciamiento entre butacas y para la adquisición de boletos, haciendo la mayoría de venta de boletos de manera online. Profundizar la limpieza entre función y función. El gran tema en cuestión es el uso del aire acondicionado que también nos complicaría en temporada estival.
Este protocolo está presentado desde julio, pero quizás, como pasó con el rubro gastronomía, hay cosas que fueron quedando obsoletas.
-El sector está recibiendo ayuda económica del Estado. ¿Es suficiente para afrontar esta inactividad?
- Las grandes cadenas prefieren no abrir porque eso les implicaría resignar el ATP. Hasta el día de hoy nosotros recibimos el ATP en el orden del 50 por ciento del salario de los empleados, pero en nuestro caso el motor del Complejo es el cine. No puedo reactivarlo por más que hoy me dejaran abrir el Patio de Comidas. Si no tengo el cine no tiene ningún sentido. El cine es sumar una experiencia conjunta; desde hace muchos años es tomada como una experiencia de salida en su totalidad, más allá de la película en sí.
-La pandemia hizo crecer una tendencia que se venía dando: el crecimiento de las plataformas por streaming.
-Se adelantó al menos cinco años su crecimiento. Era algo que veníamos previendo y analizando. En la década del '80 con el tema de los videoclubs el cine no murió pero quedó en coma. No quisiera pasar por otro coma, pero igualmente va a ser un golpe duro.