Avances:
Programan la relocalización de sectores de fácil inundación El Programa Emprender abrió nuevos talleres en Villa San José Habilitarán un puesto fijo de matriculación en la Región Sanitaria IV
Cultura y Espectaculos

Juan Cruz Fernández, “Cow”, lanzó su primer disco como solista

A diferencia de quienes en cuarentena probaron cosas nuevas, Cow se metió de lleno en lo suyo, la música. (JUAN CRUZ FERNANDEZ) A diferencia de quienes en cuarentena probaron cosas nuevas, Cow se metió de lleno en lo suyo, la música. (JUAN CRUZ FERNANDEZ)

“Siete / En el mundo cuántico de la exosfera” se titula el material que el trompetista nacido en Buenos Aires y radicado en Pergamino produjo durante la cuarentena. “Es el disco de un trompetista que está tocando lo que puede, lo que sabe y lo que quiere; y que produce lo que su propia libertad le permite”, sintetizó a LA OPINION.


Juan Cruz Fernández, cuyo nombre artístico es Cow, es un trompetista nacido en Castelar, Buenos Aires, que desde hace ya algunos años está radicado en Pergamino; acaba de lanzar su primer disco solista con temas que fue produciendo durante el periodo de cuarentena por la pandemia que asola el mundo.
Titulado “Siete-En el mundo cuántico de la exosfera”, el material contó con la producción de Ignacio Dafuncchio, hermano de Germán, exguitarrista de Sumo y voz “líder” de Las Pelotas.
Colaboraron en fotografía, Daniel Fernández Harper; en producción, olx matan/death to false metal; en diseño gráfico, Cerodiecisiete de Cristian Martins y en la masterización, el ingeniero Félix Valls.
Fue grabado en Homestudio Las Caracolas, que tiene a su cargo la producción general.
Se lo puede escuchar en Instagram (the_cow1); Facebook (Cow Cow) y en la página Thecow.bandcamp.com/releases
-¿A qué refiere el título “Siete / En el mundo cuántico de la exósfera”?
-Se llama “Siete” porque son siete temas con una misma línea musical y hay un octavo que juega como tema fantasma con formato acústico. Y “En el mundo cuántico de la exósfera” surgió de una broma, de una conversación con una amiga con respecto a las capas de la atmósfera de la Tierra y hablábamos de que la última capa era la exósfera y que a partir de ahí las moléculas empezaban a comportarse de manera libre. Sin saber nada de física jugábamos a esto. Fue una broma porque me decía que yo venía de ahí, por eso el chiste.
-¿La pandemia influyó en algún punto en esta primera producción como solista?
-Por supuesto que la pandemia influyó muchísimo en la producción musical. De hecho este es el primer disco solista pero previo a esto, en cuanto arrancó la pandemia, me movilizó muchas cosas internamente y, teniendo la suerte de trabajar desde mi casa, me permitió modificar algunas cuestiones de tiempo y también la relación con recuperar vínculos que tenía perdidos. Así que me relacioné con amigos de Buenos Aires -poetas y músicos y demás-, así que se generó también el proyecto “Interdisciplinas urgentes” del dúo Varela-Fernández, que salió por Instagram y YouTube. Luego surgieron estos trabajos musicales.
La cuarentena movilizó muchas cuestiones. Muchas personas se han dedicado a otra cosa o se han aburrido o angustiado; yo canalicé por la música y recuperé espacios perdidos que tenía por la rutina misma.
-La sonoridad del disco no se encuadra en ningún género o estilo, pero al mismo tiempo está impregnado de muchas músicas, ¿cómo lo describirías?
-Lo que siento es que es el disco de un trompetista que está tocando lo que puede, lo que sabe y lo que quiere; y que produce lo que su propia libertad le permite. Fueron temas grabados muy rápidos, muy rústicamente, en horarios muy raros, sin elementos técnicos, sin gran producción. Es decir, se sacó un disco que habla de uno, de lo que tiene ganas de jugar, porque en definitiva tocar y hacer música es jugar y lo que pasó era un poco un juego y se plasmó en un disco.
-“Mondo Lobo”, tema que cierra el disco, se separa del resto con un mensaje con voz y guitarra, ¿la letra también es de tu autoría?
-Como te decía antes Mondo Lobo se separa del resto. Es un poco bajar de la exósfera a la Tierra, con guitarra y voz. La autoría es mía. Es un poco más largo pero quise mostrar un pantallazo del tema, y esperemos que en un proyecto futuro se pueda plasmar el tema entero.
No deja de ser un disco de un trompetista que toca un poco la guitarra y que canta un poquito; un músico que se expresa libremente en un contexto de pandemia y cuarentena y que quiere compartirlo con el resto del universo.
-¿Tenés referentes? ¿Qué música escuchás?
-Me parece injusto nombrar un referente porque son muchas las influencias. Las músicas populares del mundo en general sería una buena definición. Hace mucho que no me siento a escuchar música. Pero escuché todo: músicas populares (tango y folklore), clásicas, mucho rock, jazz. También participé de coros en obras sinfónico corales cantando músicas populares del mundo; esto me dio mucha información. En una época escuchaba música africana y de Brasil mucho. También voy a la vanguardia de la cuestión electrónica, pero estoy hecho de música popular. Si me preguntás cómo me veo sobreviviendo con la música te digo cantando tango en un bodegón con la guitarra.

Sobre Cow
Juan Cruz Fernández comenzó tocando guitarra con los maestros Eugenio Pérez y Miguel Lucchilo, y trompeta en el Conservatorio Ginastera de Morón, con el maestro Roberto Rival. De forma paralela realizó estudios de armonía y ensamble con el maestro Claudio Méndez; de trompeta/jazz en la escuela “Efimus” de Caballito (Caba), con el maestro Gustavo Cortagerena, y de ensamble con Héctor López Fürst. Más tarde estudió trompeta con el maestro Juan Cruz de Urquiza, y canto y trompeta en la “Escuela de Música Popular Leopoldo Marechal”, de la Matanza. Fue cantante fundador de la banda “Los malabares de San Pedro”, de Castelar (junto a Matías Chávez Méndez, Patricio Pizarro, Ariel Pantín, Facundo Costa, y Diego Echaniz). Participó en varias bandas de rock: “El Presidente”, “Chacraman”, “Las manos de Filippi” y “Agrupaxion Skabeche”, entre otras. Se destaca como músico invitado de La Renga en los discos “Insoportablemente vivo” y “Truenotierra”.