Avances:
Programan la relocalización de sectores de fácil inundación El Programa Emprender abrió nuevos talleres en Villa San José Habilitarán un puesto fijo de matriculación en la Región Sanitaria IV
De nuestro archivo

Cuando miles de pergaminenses se convocaron una noche en la apertura de un paso peatonal

Gran cantidad de pergaminenses recorriendo el paso peatonal habilitado. (ARCHIVO LA OPINION) Gran cantidad de pergaminenses recorriendo el paso peatonal habilitado. (ARCHIVO LA OPINION)

Más de 15 mil personas se congregaron el sábado 22 de septiembre de 2001 para la inauguración de una arteria de comunicación entre el Centro y el barrio Acevedo. Fueron testigos de ese acontecimiento y disfrutaron de los fuegos artificiales.


El sábado 22 de septiembre de 2001, por la noche, miles de pergaminenses se congregaron en avenida Alsina entre Luzuriaga y Alberti para la apertura de un paso peatonal que comunica el Centro con el barrio Acevedo. Se estima que más de 15 mil personas fueron testigo de ese acontecimiento. La gente disfrutó de un magnífico espectáculo de fuegos artificiales.

LA OPINION, 23-09-2001

Noche de fiesta y alegría con una nueva comunicación peatonal entre el Centro y el barrio Acevedo y los fuegos artificiales. Fue una noche maravillosa. Con el clima asociado a la fiesta, con una multitud de pergaminenses convocada como pocas veces en la historia, un espectáculos de fuegos artificiales que seguramente no tiene antecedentes en la historia lugareña y una unión peatonal entre el Centro y el barrio Acevedo que es de esperar se constituya en el punto de partida para una cercana recuperación de las áreas ferroviarias.

ás de 15 mil personas se congregaron para una cita que se constituyó en un oasis en medio del desierto. Porque el país y con ello los pergaminenses, están sumidos en una profunda crisis, económica y espiritual, que deja pocos resquicios para la alegría. Y anoche hubo alegría. En esa multitud arracimada en torno a las vías del Nuevo Central Argentino, con chicos subidos “a cococho” de sus padres, con gente de todas las clases sociales, arribando al predio a pie o en vehículos para presenciar un espectáculo fascinante.

En primer lugar, con sendos cortes de cintas, efectuados en forma simultánea, del lado de calle España y del lado de Alsina, se habilitó un paso peatonal, precario y hecho a pulmón, como las exhaustas arcas municipales lo requieren, pero que tiene como útil función establecer una nueva vía de comunicación entre el Centro y el barrio Acevedo.

Ya congregados en torno al palco, con miles de pergaminenses en el predio ferroviario y cientos en las inmediaciones se realizó un sencillo acto. En primer lugar, una de las principales impulsoras del evento, Carmen Torrecilla, titular del comercio “El avenida” y en representación de la empresa Cienfuegos (responsable de los fuegos de artificios), señaló que “en momentos difíciles se gestó este acto, que tiene una historia.

Se gestó en tiempo de crisis, de malaria, de dificultades que todos vivimos. Hay mucha gente que como nosotros piensa que contra las dificultades hay que poner el hombro, hay que afirmarnos para ser más fuertes. Sería lo peor que nos podría pasar a los argentinos y a los pergaminenses que bajáramos los brazos, que lloráramos. Por eso quisimos hacer esto; hubo bastante gente que nos decía: como aceptar este regalo de Cienfuegos, un espectáculo de fuegos artificiales, en un momento de tanta tristeza. ¿Por qué no?, dijimos nosotros. Porque tal vez, si uno tiene una actitud positiva frente a la vida todo se puede. Gracias a la gente de Cienfuegos, por elegir Pergamino para esta fiesta inolvidable; gracias por confiar en mí, que parece voy a ser la representante. Gracias al señor intendente, porque desde que empezamos con esto, menos plata que no tenía, puso el tiempo, las ideas y una cantidad de colaboradores que sin ello nada hubiera sido posible”.

Distendido, alegre y sonriente como pocas veces se lo pudo ver en los últimos meses, el intendente Héctor Gutiérrez afirmó: “Hoy es un día que seguramente todos hemos añorado; hoy es el día en que se reencuentra Pergamino después de tantos años de división. Este paredón, durante décadas, significó el desencuentro geográfico de los pergaminenses. Y hoy, con este sencillo y popular acto, estamos tendiéndonos las manos todos los pergaminenses para tener una ciudad mejor.

“No puedo dejar de recordar a varios vecinos, algunos que ya no están presentes, que soñaron con esto. Julián Tabechiche, expresidente de la Comisión de Fomento del Barrio Acevedo, Guillermo Forcadell, las actuales autoridades de la comisión representadas en este acto por su tesorero -ya que su presidente tuvo que viajar- y por demás integrantes. Un agradecimiento también para quienes hicieron posible que hoy estemos ingresando aquí. A los arquitectos Campaño y Calabria, a todo el equipo de gente que durante dos semanas dejó horas y sueño para que este monumental acto pudiera realizarse.

“Un agradecimiento especial a la empresa Cienfuegos. Vamos a presenciar un espectáculo jamás visto en Pergamino. Sepamos que en la unión y en el esfuerzo común es posible salir adelante. Finalmente, gracias a la Comisión Ferrourbanística, representada en este palco por los concejales Sinigaglia y Marcelo Conti. Y ahora a disfrutar de los fuegos artificiales”.

Tras las palabras del jefe comunal, con el predio a oscuras, comenzó un espectáculo que se puede observar y admirar pero que resulta imposible describir. Fueron más de 20 minutos de luz, color y sonido, que encendieron e iluminaron el cielo pergaminense. Una luz que uno espera, sea la que alumbre al final de este túnel, tan oscuro y que parece no tener salida. Aunque anoche, por unos momentos, aunque más no sea, todos los presentes -y posiblemente quienes desde sus casas pudieron observar el espectáculo- dejaron de lado tantas pálidas y se sintieron vivos, felices y esperanzados.