Avances:
Programan la relocalización de sectores de fácil inundación El Programa Emprender abrió nuevos talleres en Villa San José Habilitarán un puesto fijo de matriculación en la Región Sanitaria IV
Editorial

Educación universitaria a distancia, un desafío que vale la pena enfrentar

Los extraordinarios avances logrados en los últimos años por las tecnologías de la información y la comunicación, así como el aumento del número de usuarios con acceso a Internet en casi todo el país, han sentado las bases para que la educación superior a distancia experimente un salto cualitativo de la mano de las denominadas plataformas de enseñanza virtual.

Conscientes de estas transformaciones, los rectores de universidades públicas que integran el Consejo Interuniversitario Nacional, entre ellos Guillermo Tamarit, titular de la Unnoba, acordaron poner en marcha una plataforma virtual en línea con el objetivo de facilitar el acceso a los estudios universitarios de aquellas personas que, por distintos motivos, tienen dificultades para cursar una carrera en un aula tradicional.

La iniciativa, que está en etapa de desarrollo, consiste en poner a disposición de los alumnos una plataforma Web con contenidos educativos. Se trata de lo que se ha dado en llamar Campus Virtual Universitario Nacional, que marcará sin dudas un antes y un después en la modalidad de educación superior a distancia en el país (porque hasta ahora la variante estaba solo en el ámbito privado), dado que contará con el esfuerzo de un número importante de universidades públicas que se sumaron a este interesante proyecto.

Se sabe que, en una primera etapa, la plataforma ofrecerá carreras de posgrado y cursos de extensión para trabajadores que estén interesados en continuar con los estudios superiores. Es que trabajar y estudiar a la vez, con el fin de mantener actualizados los conocimientos en determinadas áreas, se ha vuelto una necesidad para muchas personas -especialmente para quienes ejercen oficios- de todas las edades. Esta creciente demanda, que se enmarca en el concepto de educación permanente, requiere de otra modalidad de formación que no exija la presencia en el aula; y para dar respuesta a esta necesidad nada mejor que la educación a distancia que, debe remarcarse, no nació con estas nuevas tecnologías sino que viene desde mucho tiempo antes.

En el caso puntual de la Unnoba, justamente uno de los ejes de la nueva gestión recientemente iniciada por Tamarit tras haber sido reelecto por la Asamblea Universitaria, es fortalecer la educación a distancia.

Se puede afirmar, sin temor a equivocarse, que esta nueva modalidad de formación que se ofrece a través de plataformas virtuales, son de alguna manera un rasgo definitorio del panorama educativo actual. La propuesta de poner en marcha el Campus Virtual Universitario Nacional surgió en la Universidad Nacional de Córdoba y del total de 57 universidades públicas nacionales que hay en el país, 44 ya han confirmado su interés en participar de este proyecto, aunque se espera que en lo que queda de este año se sumen también las otras casas de altos estudios que participan del Consejo Interuniversitario Nacional.

La idea es que en una primera etapa el campus virtual tenga disponible una oferta académica amplia, con posgrados y cursos de extensión, para luego dar paso a las carreras de grado. Los requisitos de inscripción en esta nueva modalidad serán los mismos que para la modalidad presencial, mientras que el reglamento que establezca las maneras de cursar las materias y cómo se tomarán las evaluaciones de los conocimientos adquiridos por los alumnos dependerán de cada universidad. Cabe aclarar que algunas carreras que, por sus propias características, exigen una formación presencial, no formarán parte de esta oferta educativa.

Un dato a tener en cuenta es que el principio de gratuidad que está vigente en las universidades públicas se mantendrá en este campus virtual, aunque el alumno debe saber que en los posgrados y las ofertas de extensión, se mantendrá el arancelamiento que establezca cada universidad.

Las autoridades del Consejo Interuniversitario Nacional confirmaron, por otra parte, que ya hay equipos que están trabajando en forma coordinada con la plataforma Educar, el programa dependiente del Ministerio de Educación de la Nación que gestiona políticas orientadas a la innovación e integración de la tecnología en la educación, para ajustar detalles y dar pasos concretos en el desarrollo de la nueva plataforma.

Esta iniciativa tiene el doble mérito de reconocer, por un lado, que existe en el país una importante demanda de formación por parte de argentinos que trabajan; y además, de ocuparse de un amplio sector de la población que viene padeciendo los efectos de una crisis económica que le quitó poder adquisitivo.

En definitiva, esta nueva plataforma de educación a distancia tiene por delante el desafío de honrar aquel decreto de gratuidad del año 1949, que fue el que permitió que en el país se consolidara el proceso de democratización de la enseñanza universitaria, y a la vez sentar las bases para que la educación superior sea un factor clave en un proyecto de desarrollo con uso intensivo del conocimiento que la Argentina necesita.

Viaggio Espresso