Avances:
Programan la relocalización de sectores de fácil inundación El Programa Emprender abrió nuevos talleres en Villa San José Habilitarán un puesto fijo de matriculación en la Región Sanitaria IV
Editorial

El trabajo a distancia, sus ventajas y sus contras

La emergencia sanitaria aceleró la decisión de empresas y dependencias públicas de pedir a sus trabajadores que continúen con las obligaciones laborales desde sus hogares para evitar la propagación del virus. En este nuevo escenario todo parece indicar que el trabajo a distancia llegó para quedarse, al menos en algunos sectores de la economía. Pero un sondeo realizado por una consultora privada de recursos humanos reveló que si bien esta modalidad aporta ventajas también tiene aspectos negativos que no deben ser ignorados.

Menores gastos de traslado, una mayor libertad de horarios y menores riesgos de contraer enfermedades (no sólo Covid-19) figuran entre las ventajas enumeradas por trabajadoras y trabajadores argentinos consultados por la encuesta que realizó la filial local de Adecco, una organización de recursos humanos con sede en Zurich, Suiza, que replicó el sondeo en distintos países. El relevamiento en la Argentina mostró que seis de cada diez argentinos afirman que trabajan con menos presión en su casa que en la oficina. Sin embargo, la misma encuesta reveló que uno de los problemas más comunes en esta modalidad laboral es la dificultad que encuentran los empleados para separar la vida personal de las obligaciones del trabajo en su versión hogareña.

¿Cuántos trabajadores continuarán con esta modalidad una vez que esté disponible la vacuna contra el Covid-19 o se descubra algún tratamiento para luchar contra la enfermedad? Los especialistas en salud pública observan que los lugares de trabajo son un espacio de contagio potencial no solo del nuevo coronavirus sino también de otras enfermedades provocadas por gérmenes con capacidad para propagarse por el aire que aprovechan el contacto cercano entre personas. Por eso es que el regreso a los espacios laborales se debe realizar en un marco de estricto cumplimiento de protocolos de seguridad que reduzcan al mínimo la posibilidad de contagios (uso de alcohol en gel, distanciamientos entre escritorios, empleo de barbijos y control de temperatura, entre otras medidas).

Otro sondeo realizado también por la consultora Adecco a fines del año pasado comprobó que, antes de la pandemia, las principales causas de ausentismo en el ámbito laboral eran ‘los problemas de salud‘ (55,78 por ciento) y los ‘trámites personales y/o visitas médicas‘ (48,21 por ciento). Si bien el trabajador no está exento de sufrir alguna enfermedad estando en su casa, se cree que al menos en el caso de la transmisión de enfermedades vinculadas a gérmenes que se dispersan por el aire, la posibilidad de enfermarse se reduce al no estar en contacto con un gran número de personas en una misma oficina. Sobre este tema, un estudio realizado en Estados Unidos demostró que aquellas ciudades en las que un mayor número de trabajadores continuó con sus tareas en sus hogares mediante un dispositivo electrónico y evitó concurrir al lugar de trabajo, se registró una evolución más favorable en los controles de la pandemia.

Cabe recordar que el Congreso Nacional aprobó en agosto pasado la ley que regula el trabajo a distancia. En este punto, los especialistas en legislación del trabajo aclaran que el llamado teletrabajo no es, en rigor, una relación nueva, sino que es una modalidad de prestación del típico contrato de trabajo. Lo que el nuevo marco normativo aporta es que, por un lado, refuerza derechos que ya existían y, por otra parte, amplía esos derechos con el reconocimiento de otros nuevos.

Por otra parte, una encuesta que realizó el portal de empleos Bumeran sobre trabajo a distancia, reveló que el 28,5 por ciento de los que participaron del sondeo aseguró que trabaja fuera del horario habitual y más horas que antes, mientras que el 21,4 por ciento reconoció que no cuenta con los materiales adecuados para trabajar y el 19,8 por ciento planteó que le cuesta desconectarse y establecer límites entre su vida personal y profesional. Por su parte, el 9,7 por ciento declaró que no se tomaba los descansos que solía tener en la oficina, el 9,1 por ciento dijo que existe una falta de comunicación con sus compañeros de equipo, el 4,4 por ciento piensa que no recibe apoyo por parte de su líder y el 2,4 por ciento afirma que no posee disponibilidad para acceder a la red de la compañía desde otros servidores.

Esta modalidad laboral, que es cada vez más frecuente por la facilidad que ofrecen la tecnología de la información y las comunicaciones, debe contribuir a generar más oportunidades de acceso al mundo del trabajo.