Avances:
Programan la relocalización de sectores de fácil inundación El Programa Emprender abrió nuevos talleres en Villa San José Habilitarán un puesto fijo de matriculación en la Región Sanitaria IV
Editorial

La hermandad latinoamericana que Evo Morales declama pero no cumple

Un nuevo capítulo se vivió en la dura pelea entre el mandatario jujeño y el presidente de Bolivia por la atención sanitaria de nuestros ciudadanos. “Gracias por nada, presidente”. Con esa despedida lapidaria cerró el gobernador Gerardo Morales la durísima carta abierta que le escribió al presidente boliviano Evo Morales por el trato “inhumano” recibido por los ciudadanos argentinos que necesitan atención médica en ese país.

“Los últimos acontecimientos ocurridos en suelo boliviano, me llevan a rechazar su actitud y la de su Gobierno para con el Pueblo Argentino, frente a la manera injusta y deshumanizada en el trato particularmente con respecto a la atención de la Salud, de mis comprovincianos y compatriotas”, escribió Morales. El gobernador jujeño apuntó contra el primer mandatario por la “falta de reciprocidad”, debido a que, como señala en el texto, “Argentina es un país de puertas abiertas” que recibe “al pueblo boliviano” y le da “cobijo, suelo, tierra, trabajo, educación, salud, en definitiva: vida”, mientras que en Bolivia “muchos argentinos tienen que pagar sumas importantes y deambular por nuestros consulados y Embajada para poder cancelar deudas que sus compatriotas bolivianos en Argentina nunca abonan, porque son atendidos gratuitamente en este generoso país”, lanzó.

Gerardo Morales se enojó nuevamente cuando conoció el caso de Manuel Vilca, un ciudadano jujeño de 35 años que tuvo un accidente en Oruro y debió pagar mucho dinero para ser atendido en un hospital público y miles de dólares para recibir una mejor atención en una entidad privada de Cochabamba, pero advirtió que “es uno de los miles de casos de maltrato y de falta de la mínima reciprocidad entre su gobierno y nuestro pueblo”. Y dice claramente: “¿A Ud. le parece, Sr. presidente? ¿Le parece que los argentinos tengamos que recibir ese trato cuando nos ocurre un accidente en territorio boliviano? ¡A mí me parece muy injusto, presidente! Yo no le voy a pasar la cuenta de lo que gastamos en Salud en los ciudadanos de su país. ¿Sabe por qué, presidente? Porque somos diferentes”, siguió Morales. Para el gobernador jujeño, “la actitud” de Evo Morales y de su gobierno “para con los ciudadanos argentinos es repudiable” y debería “darle vergüenza”.

Al fin el gobernador de Jujuy hizo que Vilca fuera ido a buscar en el avión sanitario de la provincia, procedente de Cochabamba, para ser atendido en nuestro país.

La realidad es que Vilca sufrió un accidente el 8 de diciembre pasado. Fue internado en un Hospital Público de Oruro durante 5 días y le cobraron la suma de 22.000 pesos bolivianos que al cambio del mes de diciembre corresponden a la suma de 121.312 pesos argentinos. Luego fue derivado a una Clínica de Cochabamba, donde junto a su familia y amigos tuvieron que pagar la suma de 7.000 dólares estadounidenses. Para continuar con el tratamiento y la operación, pretendían cobrarle 10.000 dólares más y ahí consiguieron el avión para volver a la Argentina.

Es una vergüenza el trato que recibimos los argentinos en Bolivia, cuando ellos tienen todos los servicios gratuitos en nuestro país. No hay reciprocidad, ni igualdad. Y la verdad es que uno termina sintiéndose solo creyendo en la solidaridad latinoamericana, cuando el resto de nuestros vecinos no participan de la misma idea, en el caso de Bolivia ni para sus propios ciudadanos tienen servicios de salud totalmente gratuitos, menos aún para los nuestros. Ni siquiera  porque en definitiva nos lo deben, por la atención que aquí se les brinda a los bolivianos.

Evo Morales es de los líderes populistas que declama la hermandad latinoamericana y la Patria Grande, pero evidentemente se queda en las palabras, porque los hechos demuestran lo contrario. Su país no trata bien a los “hermanos” argentinos fundamentalmente en las cuestiones sanitarias, que es un punto muy sensible y en el cual se debe demostrar el más profundo sentido humanitario.

Y si faltaba algo, el gobernador de Jujuy Gerardo Morales dice que “tomamos la decisión de repatriar a Manuel para continuar con el tratamiento en Jujuy, Argentina. ¿Pero sabe qué presidente? Desde el Gobierno de la Provincia tuvimos que pagar la suma de 2.000 dólares más porque si no, no lo dejaban salir de Bolivia”, cuestionó. La gota que rebalsó el vaso…

El cónsul de Bolivia respondió al gobernador Gerardo Morales con las mismas evasivas que ya conocemos de otras oportunidades. Y hasta acusó al mandatario de querer “sacar rédito al tema”. Y contó: “Nosotros vamos a pedir una investigación profunda sobre el hospital que no lo ha querido atender, que dice ahí que le ha querido cobrar”. Siempre jugando al distraído en Bolivia, como cuando se le planteó la reciprocidad el año pasado, mucho palabrerío y ningún resultado. Según el funcionario de Evo Morales, si una persona sufre un accidente de tránsito sea boliviano o extranjero “no se le puede cobrar”, debido a que “el accidentado es una víctima”.

Y sigue sospechando del gobernador jujeño: “Cuando suceden este tipo de cosas siempre hay réditos políticos, estamos en un año electoral y eso también pasa aquí. Yo con mayor predisponibilidad, siempre vamos a estar dispuestos a coordinar asuntos como estos en manera muy rápida”, concluyó el cónsul del país vecino. Ya vamos a ver cómo pasa el tiempo y las soluciones de fondo después no aparecen.

La Argentina es un país de puertas abiertas, de servicios de salud gratuitos, de educación estatal sin costo. Es nuestra tradición indiscutible, aunque quizá debiéramos revisar, frente a lo que nos sucede con nuestros vecinos, qué haremos con esta cuestión, sobre todo en las fronteras, donde pasan los extranjeros, se atienden y se vuelven a su país, donde esa atención es cara y aquí gratuita. Al menos debiéramos exigir la residencia en la Argentina y alguna reciprocidad para estos casos.