Avances:
Programan la relocalización de sectores de fácil inundación El Programa Emprender abrió nuevos talleres en Villa San José Habilitarán un puesto fijo de matriculación en la Región Sanitaria IV
Editorial

Los cuidados del recién nacido, entre mamá y papá

Los niños recién nacidos y los de muy corta edad que tienen la suerte de recibir el cuidado de su madre y de su padre durante sus primeras semanas de vida cuentan con mayores probabilidades de lograr un mejor desarrollo. Así lo asegura un informe de Unicef que destaca la enorme importancia de los cuidados parentales. Por su parte, el Foro Económico Mundial, sostiene que la interacción de un bebé con su padre y su madre en la primera infancia es igual de importante que la nutrición, la atención sanitaria, la protección y el aprendizaje temprano. Sin embargo, todavía las tareas de cuidado por lo general recaen solamente en las madres.

La incorporación de las mujeres al mercado laboral puso en tensión las prácticas tradicionales en la organización de la vida familiar. En las últimas décadas, el rol de la mujer acotado casi con exclusividad al ámbito doméstico y privado también fue puesto en tela de juicio, dando paso a un reclamo para que se avance en una mayor corresponsabilidad de las tareas de cuidado entre varones y mujeres. En ese sentido, las licencias por paternidad fueron incorporados al debate público, aunque todavía siguen siendo una materia pendiente en la Argentina, que es uno de los países que, en América Latina, otorga menos permisos a los padres ante el nacimiento de un hijo. En nuestro país la licencia por paternidad es de dos días corridos, mientras que la de maternidad es de 90 días.

En Paraguay, por ejemplo, los padres tienen 14 días de licencia por paternidad; en Ecuador, diez; en Colombia, ocho y en Uruguay, 13 días. Volviendo a la realidad de nuestro país, cabe recordar que en el Congreso Nacional hay 61 iniciativas que proponen reformar el sistema de licencias, pero ninguno se transformó en ley. Vale aclarar, por otra parte, que las licencias por paternidad en nuestro país varían según el sector y también según la jurisdicción. Según lo establecido en la ley nacional, la licencia por paternidad para empleados del sector privado es de dos días corridos, un beneficio que, como se dijo, es uno de los más breves de toda América Latina. En comparación, la licencia de maternidad en el sector privado es de 90 días. Estas licencias se han mantenido sin cambio desde la promulgación de la Ley 20.744 de Contratos de Trabajo en 1974.

Especialistas de Unicef consideran que lograr que los padres tengan una ley que les permita compartir más tiempo con sus hijos será un avance en la lucha contra las desigualdades de género en el cuidado de los niños y trabajo de hogar. De todos modos, debe señalarse que en nuestro país varias empresas decidieron sumar más días de licencia a los que establece la ley con el fin de promover el desarrollo personal y el desempeño laboral de sus empleados. Algunas firmas comenzaron por extenderla a diez días para llevarla luego a un mes. Otras optaron por otorgar licencias a los padres con beneficios de 21 días corridos, a contar desde la fecha del nacimiento. En todos los casos la idea de la licencia por paternidad extendida es promover la corresponsabilidad parental y también avanzar en la paridad de género en el ámbito laboral.

Por su parte, un documento del Centro de Implementación de Políticas Públicas para la Equidad y el Crecimiento sostiene que las licencias por maternidad, paternidad y familiares son un instrumento clave para garantizar el derecho a cuidar de las familias y de los niños a ser cuidados; y, lo que también es importante, contribuyen a la conciliación de la vida productiva y reproductiva, y ayudan a equiparar las condiciones de vida y las oportunidades a las que pueden tener acceso los niños desde sus primeros momentos de vida.

Por todo lo expuesto, resulta fundamental promover un mayor involucramiento de los varones en las tareas de crianza y cuidado de los niños, para que de esa manera sea menor la carga de tareas domésticas que recaiga sobre la madre, lo cual le permitirá tener más tiempo para ella y mejorar su bienestar. Es importante que se visibilice lo injusto que es que las responsabilidades de cuidado queden únicamente en manos de las madres.

Viaggio Espresso