Avances:
Programan la relocalización de sectores de fácil inundación El Programa Emprender abrió nuevos talleres en Villa San José Habilitarán un puesto fijo de matriculación en la Región Sanitaria IV
Editorial

Revalorización del periodismo y de los medios con credibilidad

El periodista argentino Diego Cabot y su equipo de colaboradores fueron galardonados con el Premio Rey de España de Prensa por el trabajo “Los cuadernos de las coimas”, publicado en el diario La Nación el 1º de agosto de 2018.

El jurado valoró, por unanimidad, un trabajo de “periodismo puro”. Y la verdad es que la exclusiva de Cabot cambió por completo el mapa político de la Argentina en 2018 y arrinconó en la Justicia a casi toda la línea de mando de funcionarios del gobierno kirchnerista.  La investigación también impactó de lleno en el mundo empresario (la pata que faltaba en la mesa de la corrupción estructural de la obra pública) y varios de los principales industriales del país se vieron obligados a presentarse en la Justicia.

En este caso, el jurado con estricta justicia ha valorado la investigación completa y su reflejo en las páginas de La Nación, ejemplo de un trabajo periodístico que saca a la luz asuntos de enorme trascendencia y obliga a las autoridades a intervenir, señaló el jurado. El premio pone de relieve la decisión de La Nación de, en un momento determinado, “dejar de publicar para poner la investigación en manos de la Fiscalía”, destacó.

Y la verdad es que este trabajo de investigación que se inició el 8 de enero de 2018, con la entrega de ocho cuadernos escritos por Oscar Centeno, chofer de Roberto Baratta, exsubsecretario de Control y Coordinación del exministerio de Planificación Federal de Argentina, el más relevante en los doce años de gobiernos kirchneristas, le fue entregado a un periodista acreditado, de un medio de existencia real como La Nación y no se viralizó por las redes sociales donde verdades y mentiras se mezclan y jamás se hubiese obtenido el efecto que tuvo la noticia en ese marco.

Lo mismo sucedió con el consorcio de periodistas que descubrió, por ejemplo, los Panamá Papers, son todos colegas de distintas partes del mundo, acreditados y que trabajan en medios de comunicación serios y confiables a lo largo del planeta. Y es así que se pudo conocer los dineros que en paraísos fiscales, evadiendo impuestos y a veces con proceder ilegal, tienen autoridades de distintas partes del mundo.

En una época en que las noticias falsas circulan por Internet de manera constante en la Argentina y en otros países del mundo y se usan ampliamente, sobre todo para las campañas políticas, buscando confundir al electorado, embarrar la información, que se revalorice el rol del periodismo profesional es una muy buena noticia. Porque, como decimos, es lo que le da la tranquilidad al lector/oyente o televidente respecto del rigor de la información que le llega.

Los cuadernos, en el caso que nos ocupa, contenían un informe detallado de cada uno de los movimientos que realizó durante 10 años uno de los encargados de recolectar el dinero de retornos de grandes compañías de la Argentina realizado por un chofer que iba anotando cada visita y cada movimiento, nada menos…

Cabot es un periodista de raza que trabaja desde hace 14 años en La Nación, donde empezó como becario, fue redactor, editor de Economía y Negocios, y actualmente ocupa el cargo de prosecretario de Redacción. El premio consiste en 6.000 euros y una escultura de bronce del artista Joaquín Vaquero Turcios.

Los Premios Internacionales de Periodismo Rey de España son muy prestigiosos en el mundo de habla hispana, están convocados por la Agencia Efe y la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (Aecid), un organismo del Ministerio de Exteriores, y cuentan en esta XXXVI edición con el patrocinio del Grupo Suez.  El jurado de los premios fue encabezado por el presidente de Efe, Fernando Garea, y formado por periodistas españoles y de otras nacionalidades, especialmente iberoamericanos.

Además de Cabot, fueron premiados profesionales de México, Brasil, Nicaragua, Bolivia, España y Portugal; el lingüista y articulista español, Francisco Moreno, y la agencia de prensa brasileña Amazonia Real.

En momentos en que las “fake news” (noticias falsas) han ganado terreno en todo el mundo a través de portales de dudosa procedencia y redes sociales, es una bocanada de aire fresco que se revalorice la labor del periodismo formal, artesanal si se quiere, que representa la forma más genuina de mediar entre los hechos y la gente.

Las llamadas “fake news” es un tipo de chisme que consiste en un contenido pseudoperiodístico difundido a través de portales de noticias, prensa escrita, radio, televisión y redes sociales y cuyo objetivo es la desinformación. Y como mucha gente que ahora tiene acceso a información sin que pase por manos de periodistas profesionales y medios respetables, el riesgo de estar desinformados y en consecuencia tomar malas decisiones, es mayor.

La consigna, pues, es elegir por quien informarse, cualquiera sea el formato en que se presente la noticia. Lo importante será la certeza de que detrás hay un periodista y un medio que goce de credibilidad.