Avances:
Programan la relocalización de sectores de fácil inundación El Programa Emprender abrió nuevos talleres en Villa San José Habilitarán un puesto fijo de matriculación en la Región Sanitaria IV
Elecciones

Darío Tesone: “O imponemos un cambio o nos destruyen”

Darío Tesone representa a la izquierda en Pergamino. (ARCHIVO LA OPINION) Darío Tesone representa a la izquierda en Pergamino. (ARCHIVO LA OPINION)

El candidato a intendente por el Frente de Izquierda y de los Trabajadores explica sus principales propuestas y opiniones de cara a las elecciones del próximo domingo.


En la siguiente espacio cedido por LA OPINION a todos los candidatos a intendente, Darío Tesone (Frente de Izquierda y de los Trabajadores) explica sus principales propuestas y opiniones de cara a las elecciones del próximo domingo.
-¿Qué cree que necesita Pergamino a partir de 2020?
- Aislar las necesidades de los trabajadores pergaminenses de las del conjunto del pueblo argentino implicaría desconocer que se ha abierto en el continente una etapa de furiosa lucha de clases, de caída de regímenes políticos, de golpes y contragolpes del imperialismo, de giros, y, por sobre todo, de una impetuosa irrupción del movimiento de las masas explotadas en defensa de sus condiciones de vida.
La clase obrera y los explotados deben prepararse políticamente para intervenir de una manera revolucionaria en las enormes crisis y conmociones que anticipa el derrumbe financiero y político de los regímenes burgueses del continente. El objetivo político de la intervención revolucionaria es la expulsión del imperialismo, el derrocamiento de sus regímenes "nacionales" títeres por medio de la acción directa de las masas, y la unidad política de los explotados del continente bajo la dirección política de la clase obrera.
El terreno en que se podría materializar esta perspectiva es una nueva rebelión popular.

-¿Defina tres áreas en las que hará mayor hincapié si es elegido intendente?
-Es indudable que el problema de la vivienda (ocho mil familias por fuera del acceso a la vivienda propia por el encarecimiento del suelo), la salud (agrotóxicos, arsénico en el agua, Instituto Maiztegui, etcétera) y las condiciones de trabajo (precarizacion laboral, salarios y jubilaciones miseria, tarifazos) se encuentran entre los mayores reclamos de los trabajadores pergaminenses y desde el Partido Obrero hemos presentado en un sinnúmero de veces cómo garantizarlas. Pero lo que nos diferencia de los partidos patronales es que ponemos el eje, la centralidad, en la clase obrera, su organización y movilización.
-¿Cree que desde el Gobierno local se pueden resolver o al menos atender cuestiones que excedan el ámbito de competencia, por ejemplo el plano económico?
-Todo intento de respuesta a esta pregunta debe comenzar por el plano internacional. No hay país del continente que escape a la perspectiva de la cesación de pagos, de la quiebra bancaria, del derrumbe de gobiernos y de regímenes políticos, y de irrupción de las masas trabajadoras en la escena política nacional y continental. Lo que hunde a América Latina no es el simple "contagio", como nos lo quiere presentar, sino las insuperables contradicciones del capitalismo mundial. América Latina se hunde bajo el peso de la deuda externa y la crisis de sobreproducción mundial, el vaciamiento financiero, productivo y comercial, el hundimiento de las monedas, la recesión y la quiebra de empresas.
En este sentido, la satisfacción de demandas populares solo pueden encontrar garantía en el plano más general, es decir, en una lucha de conjunto contra el capital y su Estado.
-¿Qué planes tiene para la lucha local contra la delincuencia?
-Ha quedado en evidencia que la base de todos los agravios y atropellos contra la población radica en el entrelazamiento del aparato del Estado, ya sea la Justicia, las fuerzas de seguridad o los partidos políticos, con el crimen organizado en sus diferentes vertientes.
A la muerte de los siete jóvenes en las celdas de la Comisaría Primera le siguió la detención de una narcopolicia por la venta de cocaína. Es una actitud mafiosa y criminal que ya había sido puesta sobre la mesa con el escándalo Spartacus, del cual se intentó librar de responsabilidades al poder político. Las redes de trata, el narcotráfico y la delincuencia en general solo pueden prosperar bajo el amparo del poder estatal y de quienes viven de las cajas negras que les proveen estos "negocios". La Policía opera como el garante de zonas liberadas para el delito y no denunciarlo sería encubrir a los verdaderos organizadores de este negocio y sus mayores beneficiarios: las fuerzas de seguridad, principalmente las comisarías de Policía.
Para poner fin a la inseguridad ciudadana es necesario desarticular el delito organizado que se aloja en las estructuras del Estado, empezando por la destitución de las cúpulas policiales de la Federal y la Bonaerense y desarrollar a fondo un programa que apunte contra el propio Estado y las mafias que lo manejan. Este debe plantear la remoción del Poder Judicial y su reemplazo por jueces y fiscales electos y revocables por la población; el control de la población sobre las fuerzas de seguridad, empezando por las propias comisarías; la nacionalización del juego en todas sus variantes, como salas de casinos y bingos; la estatización de los puertos privados, que utiliza el narcotráfico para importar y exportar droga; la nacionalización del sistema financiero, para terminar con el lavado de dinero del delito organizado.

-¿Cuál será la política para los pueblos de campaña y el sector rural?
-Nadie puede dudar que Pergamino se ha convertido en el gran polo agroindustrial, la cuna de oro de los exportadores. Se trata de los intereses verdaderos que defienden todos los bloques que integran hoy el Concejo Deliberante. Por eso han votado de manera unánime una frontera que fija el límite de utilización de agrotóxicos a partir de los 100 metros de finalizada la zona urbana. Incluso, se ha llegado al extremo de licitar las banquinas de la ruta 32 para la siembra en el año 2015.
Mientras tanto, los pueblos de campaña y las barriadas populares carecen de las más básicas y esenciales como pavimento, cloacas, gas, etcétera, necesidades que solo pueden ser satisfechas por un impuesto progresivo a las grandes fortunas.
-¿Cuál es su posición con respecto a la aplicación de productos fitosanitarios en la producción agraria?
-Han sido numerosos los estudios, investigaciones e informes que han dado cuenta de las consecuencias del uso de agrotóxicos sobre la salud y el ambiente. Los mismos que el conjunto de los partidos patronales desestiman para hacer prevalecer una política de beneficio impune a las exportadoras y pooles de siembra. Mientras tanto, las familias de las barriadas populares sufren la contaminación del aire, el suelo y el agua, el cáncer y otras enfermedades como el hipotiroidismo, las malformaciones y los abortos espontáneos y han dado lecciones de organización y lucha por la defensa de sus familias, no así la Dirección de Ambiente Rural que es, en este marco, una cortina de humo que busca ocultar los verdaderos intereses sociales que se defiende.
-¿Tiene alguna propuesta para el sector comercial, industrial y de empleo?
-En Pergamino se ve, como en ningún otro lugar del país, la sangría y el derrumbe general de la industria textil.
En esta situación, desde la izquierda debemos posicionarnos de cara a estas miles de trabajadoras presentándonos como alternativa de poder y planteando ocupación de toda fábrica que cierre o despida y expropiemos y estatización sin pago bajo control obrero como una consigna central, pase a planta permanente de todos los trabajadores, salario mínimo igual al costo de la canasta básica familiar, aumento de emergencia a jubilados y trabajadores.
-¿Cuál es su mensaje al pueblo del Partido de Pergamino?
-Cuando se tiene en cuenta el carácter de conjunto de la crisis, su alcance internacional, las posiciones de las clases dominantes y la de las organizaciones que la defienden, incluida la burocracia sindical; es claro que exige una salida obrera y que presiona a la clase obrera a intervenir, primero, y a hacerlo de un modo consciente, organizado y decisivo, más tarde: se puede apreciar en toda su magnitud la crisis de poder.
Debemos tomar conciencia del momento que vivimos. O imponemos un cambio o nos destruyen. La tarea es llamar a organizar la movilización hacia cada uno de los municipios y sedes del poder político, en defensa de cada uno de nuestros reclamos. Llamar a intervenir con la comprensión de que las reivindicaciones más elementales son incompatibles con la permanencia de los gobiernos decrépitos de la Nación y las provincias y que corresponde reemplazarlos, a través de la movilización, la lucha y la huelga general por asambleas constituyentes soberanas.