Avances:
Programan la relocalización de sectores de fácil inundación El Programa Emprender abrió nuevos talleres en Villa San José Habilitarán un puesto fijo de matriculación en la Región Sanitaria IV
Elecciones

Sidonie Porterie: “Es necesario definir una estrategia política criminal”

María Eugenia Ball Lima recibió a la especialista en temáticas de seguridad Sidonie Porterie. (LA OPINION) María Eugenia Ball Lima recibió a la especialista en temáticas de seguridad Sidonie Porterie. (LA OPINION)

Así lo explicó la especialista en temas de seguridad durante una charla que brindó en Pergamino. Acompañada por la candidata a intendenta, Eugenia Ball Lima, la licenciada señaló: “La policía es un instrumento, no es el único y cuando se trabaja en el delito en territorio se debe utilizar un abanico de herramientas”.


La licenciada Sidonie Porterie brindó una charla en el auditorio de Raíces Hotel sobre seguridad. La especialista, que ha trabajado para organismos nacionales e internacionales, fue recibida por la candidata a intendenta del Frente de Todos, María Eugenia Ball Lima, quien señaló que “Pergamino tiene una de las tasas de delito más importantes de la provincia de Buenos Aires. Si nos eligen para gobernar la ciudad estamos decididos a conducir la política local en materia de seguridad poniendo en marcha una serie de iniciativas que hemos ido presentando que, a nuestro entender, nos van a permitir mejorar la prevención en materia de delito”, y afirmó: “Queremos poner en marcha un sistema de monitoreo real. Se cuenta con la infraestructura, pero no con el personal suficiente para el óptimo monitoreo. También pretendemos volver a poner en funcionamiento una línea local y específica para atender la emergencia en materia de seguridad”.

Línea 911
Por su parte Porterie hizo alusión a diferentes problemáticas que se registran en materia de seguridad. “Uno de los puntos de partida cuando se discute seguridad es que las problemáticas delictivas se dan en los territorios y esas manifestaciones son estrictamente locales, no puede generalizarse a escala provincial o nacional. El rol de los municipios en discusión de política de seguridad es central para la coordinación de las políticas que se generan, y poniendo a disposición las herramientas con las que cuenta para así proteger a la ciudadanía”, afirmó la licenciada.
Consultada sobre la línea 911, cuyos operadores no se encuentran en cada localidad sino en algunas dispersas por la provincia de Buenos Aires, la especialista señaló que “la función del 911 es la respuesta rápida, sí se está fallando en esto es porque la estructuración, más allá de cómo internamente se vehiculice, está funcionando mal. No es una situación única de Pergamino sino también de otras localidades bonaerenses. Lo que ocurre es que el Ministerio de Seguridad debe trabajar mejor con el Municipio, en atender las problemáticas que se registran. Primero en cómo el vecino convoca a la policía o a la emergencia ante una situación de este tipo”.

Uso demagógico
Por otro lado Porterie indicó que “hay un uso demagógico de los problemas de inseguridad y una respuesta que se simplifica en la asistencia policial, punitiva y de mayor vigilancia, que no necesariamente va a dar buen resultado en términos de reducción de la violencia y el delito que es a lo que debe orientarse una política de seguridad”, en este marco indicó que “la policía es un instrumento de la política de seguridad, no es el único y cuando se trabaja en el delito en territorio se debe utilizar un abanico de herramientas, trabajar mejor con el Poder Judicial con la persecución penal del delito y eso implica el trabajo de los ejecutivos con los ministerios Públicos Fiscales que no se da de una manera inteligente. Hay que definir una estrategia política criminal, cuál es la prioridad, adónde se dirige ese esfuerzo. Esto se discute poco y un caso a analizar es el del narcotráfico. Se supone que hay una prioridad en la persecución del narcotráfico y cuando uno se pone a analizar qué persigue la policía y la Justicia se advierte que se persigue el consumo y no atiende a la organización o mercado criminal”.

Sistema institucional
De acuerdo con lo expuesto por la especialista, el desafío es “cómo entendemos el problema de la seguridad. Sí lo entendemos como una cuestión policial o como un sistema más amplio que implica a varios actores institucionales. Hay una cuota de eso que tiene la prevención del delito y la reforma institucional. Tenemos problemas de seguridad, en parte, porque la criminalidad avanza y va cambiando sus dinámicas, pero también porque tenemos instituciones que hace más de 50 años que no se transforman acorde a lo que el problema hoy exige. Hay que reeducar y reorganizar todo el sistema institucional para poder dar respuestas eficaces”.
Por otro lado, se refirió al rol del ciudadano como defensor de su propia integridad y aseguró que “cuando las respuestas institucionales fallan y el problema crece, los individuos empiezan a buscar sus propias soluciones. La organización en foros o grupos barriales es la forma más elemental y menos gravosa, pero existen otras como la portación de armas de parte del ciudadano por miedo al delito. Ante el desentendimiento del Estado empiezan a aparecer problemas que son hasta perjudiciales para los propios vecinos”.

¿Más cámaras?
Consultada sobre la instalación de mayor cantidad de cámaras y si realmente el sistema de vigilancia es preventivo, Porterie aclaró que “las cámaras sirven en la medida en que se articulen con una capacidad de lectura de los movimientos de la ciudad en lugares estratégicos y una capacidad de intervención en el hecho. Hemos visto que los municipios han avanzado en la inversión de montar los centros de monitoreo pero no hacen un esfuerzo suficiente para tener la capacidad de análisis de esa información y menos una articulación suficiente con la policía para que las intervenciones sean a tiempo. En el mejor de los casos las cámaras sirven para la investigación del delito cuando la Justicia lo puede identificar como prueba”, y finalizó diciendo: “Una de las capacidades más fuertes que tienen los municipios es la producción de información respecto de la problemática en el territorio y los centros de monitoreo debieran alimentar ese esfuerzo para analizar el delito, como son las dinámicas de los mismos y dirigir respuesta a esto. En general nos quedamos con la inversión y no pasa otra cosa, es absolutamente insuficiente pese a que es un esfuerzo económico muy grande”.