Avances:
Programan la relocalización de sectores de fácil inundación El Programa Emprender abrió nuevos talleres en Villa San José Habilitarán un puesto fijo de matriculación en la Región Sanitaria IV
Mundo

Al menos 30 muertos por las lluvias torrenciales en Japón

Vista aérea de la localidad de Saka. La lluvia continuó golpeando ayer grandes áreas en el oeste de Japón. (NA) Vista aérea de la localidad de Saka. La lluvia continuó golpeando ayer grandes áreas en el oeste de Japón. (NA)

El balance de víctimas podría ser mucho mayor por estas precipitaciones récord registradas en varias regiones. Las autoridades ordenaron la evacuación de 1,9 millones de personas. Además un sismo de magnitud 5,9 sacudió la zona de Kanto y se sintió en Tokio.


TOKIO, (AFP-NA) - Las lluvias torrenciales que caen desde hace varios días en el sur y oeste de Japón dejaron al menos 30 muertos, según las autoridades, que ordenaron ayer la evacuación de casi dos millones de personas mientras el canal público menciona un balance mayor de víctimas. El canal público NHK dio un reporte de 49 muertos y 48 desaparecidos hasta el anochecer de ayer. Otros medios locales también tienen informes con números similares de víctimas.

Además de las lluvias, un sismo de magnitud 5,9 ayer por la noche sacudió la región de Kanto y se sintió en Tokio, pero sin advertencia de riesgo de tsunami, según la agencia de meteorología japonesa. Las lluvias causaron crecidas excepcionales, deslizamientos de tierra e inundaciones, dejando atrapados a numerosos habitantes, a pesar de las órdenes de evacuación de las autoridades locales para 1,9 millones de personas, según informaron las autoridades.

Los medios locales anuncian que el balance de víctimas podría ser mucho mayor por estas precipitaciones récord registradas en varias regiones (Hiroshima, Kioto y Okayama). La prefectura de Hiroshima cuenta con el mayor número de muertos, 23 en total según NHK, aunque las provincias de Aishi y Okayama también se vieron duramente afectadas. “Nosotros estamos esperando que el número de víctimas aumente porque solo hemos recibido una parte de las informaciones”, indicó un responsable de la sección de gestión de desastres de la prefectura de Ehime, otra entidad preocupada por el balance final de estas lluvias.

Unos 48.000 integrantes de los equipos de bomberos, de la policía y de las Fuerzas de Autodefensa (nombre del ejército japonés) fueron desplegados en las zonas afectadas pero afrontan grandes dificultades por los problemas de acceso en algunos lugares de zonas de campos. El primer ministro Shinzo Abe calificó la situación de “extremadamente grave” y ordenó el despliegue de todos los medios posibles para salvar vidas.

El servicio de meteorología situó en alerta máxima varias regiones, advirtiendo que había grandes riesgos de daños más importantes. Los equipos de emergencia por su parte intentaban salvar a vecinos refugiados en los tejados de sus casas. “Se impone la máxima vigilancia”, no cesaban de repetir los servicios meteorológicos, mientras que el gobierno puso en marcha una célula de crisis.