Avances:
Programan la relocalización de sectores de fácil inundación El Programa Emprender abrió nuevos talleres en Villa San José Habilitarán un puesto fijo de matriculación en la Región Sanitaria IV
Mundo

El Papa Francisco lanzó la voz de alarma acerca de la deforestación de Madagascar

El Papa Francisco les da la mano a monjas al final de la oración ayer en un monasterio en Madagascar. (NA) El Papa Francisco les da la mano a monjas al final de la oración ayer en un monasterio en Madagascar. (NA)

El Pontífice sugirió a las autoridades de ese país crear empleos respetuosos con el medioambiente para sacar a la población de una precariedad “inhumana”. Alentó a luchar contra “la corrupción y la especulación que aumentan la desigualdad social”.


ANTANANARIVO, (AFP) - El Papa Francisco lanzó ayer una voz de alarma ante “la deforestación excesiva” de Madagascar, y sugirió a las autoridades crear empleos respetuosos con el medioambiente para sacar a la población de una precariedad “inhumana”. Después de su visita de menos de 48 horas a Mozambique, el Papa abordó directamente el tema en su primer discurso en Madagascar, igualmente uno de los países más pobres del planeta.

Frente a las autoridades políticas, civiles y religiosas malgaches, el Pontífice argentino alentó al país a luchar contra “la corrupción y la especulación que aumentan la desigualdad social”. Hay que “afrontar las situaciones de gran precariedad y exclusión que todavía producen condiciones de pobreza inhumana”, abogó Francisco.

El Papa, muy sensible con la cuestión de la preservación del planeta al que llama “hogar común”, se mostró especialmente preocupado por “la deforestación excesiva a favor de algunos” en la isla. Incendios forestales, caza furtiva, tala desenfrenada de preciados bosques, exportaciones ilegales: las causas son múltiples, enumeró el papa, para quien “esto compromete el futuro del país”.

En Madagascar, la quinta isla más grande del mundo, con 587.000 km2 y 25 millones de habitantes, nueve de cada 10 personas viven con menos de dos dólares diarios. Y las actividades de los bosques “garantizan a veces su supervivencia”, reconoció el Pontífice. La única solución, a su parecer, es “crear empleos y actividades generadoras de ingresos que respeten el medioambiente y ayuden a las personas a salir de la pobreza”.

“Unas 200.000 hectáreas de bosque se pierden cada año en Madagascar”, estimó Philip Boyle, el embajador británico en la gran isla, que escuchó el discurso del Papa. Algunas proyecciones hablan incluso de “la desaparición de la mayor parte de la selva tropical húmeda de aquí a 2040”, añadió.

Uno de los momentos álgidos de la visita del Papa será la gran misa de hoy, en la se esperan unas 800.000 personas, que empezaron a llegar ayer a la capital, Antananarivo, repleta de enormes carteles con el retrato del Pontífice.

Viaggio Espresso