Avances:
Programan la relocalización de sectores de fácil inundación El Programa Emprender abrió nuevos talleres en Villa San José Habilitarán un puesto fijo de matriculación en la Región Sanitaria IV
Mundo

Evo Morales admitió que fue un error presentarse para un cuarto mandato

Evo Morales argumentó que “el pueblo lo había decidido” y aceptó “su propuesta en el marco de la Constitución”. (REUTERS) Evo Morales argumentó que “el pueblo lo había decidido” y aceptó “su propuesta en el marco de la Constitución”. (REUTERS)

El expresidente de Bolivia se lo dijo a un diario de Alemania. Pero se justificó en que tenía apoyo de la Justicia. Rechazó además que haya habido fraude en las elecciones y afirma que piensa regresar a su país antes del nuevo llamado a las urnas.


BUENOS AIRES, (clarin.com.ar) - El expresidente boliviano Evo Morales reconoció en una entrevista publicada ayer en la versión digital del diario alemán “Zeit” que “fue un error volver a presentarse” a las elecciones de octubre. Fue una equivocación, agrega Morales según la versión alemana de la entrevista, “asumir la propuesta del pueblo” y aceptarla “en base al fallo del Tribunal Constitucional. Pero el pueblo lo había decidido y yo acepté su propuesta para una cuarta candidatura en el marco de la Constitución”, se justifica.

“Debería haber rechazado la propuesta” afirmó y luego remarcó su letanía desde que abandonó su país:, “Ganamos la elección en la primera ronda”. Las elecciones del 20 de octubre se produjeron en un marco de tensión y fuerte debate interno por el rechazo de parte de sus propios votantes a esa cuarta reelección. Un referéndum previo había decidido que no correspondía. Pero Morales aprovechó la línea directa con la Justicia de su país para forzar una enmienda que le permitiera presentarse para “no ser discriminado”.

En las elecciones Morales se imponía en primera vuelta pero sin lograr la diferencia para evitar un ballotage que lo hubiera desplazado del poder. En una maniobra muy polémica, se suspendió el conteo de los votos y varias horas después, cuando se reanudó, Evo tenía la diferencia necesaria para ganar en primera vuelta. Los inspectores de la OEA determinaron que hubo manipulación de los votos.

La crisis se extendió por el país. Y un mes después el presidente anunció su renuncia luego de que la Central Obrera Boliviana, la COB, se la pidiera y poco después también lo hiciera la jefatura del Ejército. Este último reclamo sostuvo el argumento de Morales de que se trató de un golpe, una cuestión que es eje de una fuerte polémica. El jefe castrense que le reclamo la renuncia, el general Williams Kaliman, un amigo de años del expresidente, fue despedido por las nuevas autoridades interinas que gobiernan el país.

El expresidente, en el exilio en Argentina, defiende el escrutinio pese a toda esa polémica por el parón en el recuento y el salto que dieron a continuación los resultados, dándole los 10 puntos de diferencia para esquivar una segunda vuelta con el socialdemócrata Carlos Mesa que la ganaría al unificarse la oposición.

“No hubo fraude. La Organización de Estados Americanos (OEA) incendió Bolivia con su informe electoral”, sostiene el expresidente, que confía en que su partido se imponga en los próximos comicios, previstos para el 3 de mayo, aunque advierte que en esta ocasión sí que “puede haber fraude electoral”. Avanzó asimismo que tiene previsto regresar a Bolivia antes de esas elecciones, para la campaña, a pesar de que el gobierno interino lo ha acusado de terrorismo entre otros delitos. Explica además que dimitió “para evitar la pena de muerte”. Y comentó que “la violencia que siguió, el fascismo y el racismo, no lo esperaba”.