Avances:
Programan la relocalización de sectores de fácil inundación El Programa Emprender abrió nuevos talleres en Villa San José Habilitarán un puesto fijo de matriculación en la Región Sanitaria IV
Mundo

Fuerzas de Estados Unidos comenzaron su retirada de la frontera de Siria con Turquía

Esta decisión refleja un claro cambio de estrategia por parte de EE.UU, que abandona así a los kurdos. (AFP) Esta decisión refleja un claro cambio de estrategia por parte de EE.UU, que abandona así a los kurdos. (AFP)

Donald Trump justificó la decisión afirmando que quería dejar a los protagonistas la tarea de “resolver la situación”. Se abrió la vía a una ofensiva militar turca contra milicias kurdas, avivando temores sobre un resurgimiento yihadista en la región.


QAMISHLI, Siria, (AFP-NA) - Las fuerzas de Estados Unidos en el norte de Siria iniciaron ayer su retirada de las zonas cercanas a la frontera con Turquía, abriendo la vía a una ofensiva militar turca contra milicias kurdas y avivando temores sobre un resurgimiento yihadista en la región. El presidente estadounidense, Donald Trump, justificó la decisión afirmando que quería dejar a los protagonistas - “Turquía, Europa, Siria, Irán, Irak, Rusia y los kurdos”- la tarea de “resolver la situación”, y que su país debe salir de “ridículas guerras sin fin”.

El presidente turco Recep Tayyip Erdogan dijo ayer que su ejército estaba listo para lanzar en cualquier momento esas operaciones contra milicias kurdas en Siria, tras el anuncio de Washington de que no se opondría a esta intervención. “Hay una frase que usamos siempre: podemos llegar cualquier noche sin aviso”, dijo Erdogan a los periodistas en una intervención en la televisión.

Las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS), alianza de combatientes kurdos y árabes, indicaron en un comunicado que las “fuerzas estadounidenses se retiraban de las zonas fronterizas con Turquía” mientras que el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (Osdh) confirmó una retirada de las tropas de Estados Unidos de posiciones clave en Ras al Ain y Tal Abyad. La ONU afirmó por su lado ayer que se preparaba “para lo peor” en el norte de Siria, después de la retirada de Estados Unidos y su anuencia ante una intervención militar turca.

“No sabemos lo que va a pasar nos preparamos para lo peor”, declaró el coordinador humanitario de la ONU para Siria, Panos Moumtzis, en una rueda de prensa en Ginebra. La Unión Europea, por su parte, consideró que una ofensiva “exacerbará el sufrimiento de la población civil y provocará desplazamientos masivos”.

Cambio de estrategia

Esta situación refleja un claro cambio de estrategia por parte de Estados Unidos, que abandona así a los kurdos, cuyas milicias fueron el principal aliado de Washington en la lucha contra el grupo yihadista Estado Islámico (EI). Para las FDS, con su decisión, Estados Unidos “está a punto de destruir la confianza y la cooperación” entre las fuerzas kurdas y los militares estadounidenses. “La gente aquí tiene derecho a una explicación”, tuiteó Mustafa Bali, portavoz de las FDS.

Por otro lado, las milicias kurdo-árabes advirtieron que una operación turca provocaría el resurgimiento de la organización ultrarradical y terminaría con “años de exitosos combates” contra las yihadistas, lo que rechazó Ankara. Algunos de los líderes de EI que han sobrevivido podrían regresar, según las FDS, y amenazaría también las cárceles y los campamentos que ellos dirigen y que albergan a numerosos yihadistas y sus familias. Las FDS, apoyadas por la coalición internacional antiyihadista liderada por Washington, combatieron durante años contra el EI y conquistaron en marzo su último bastión en Siria, en Baguz.

Prepararse para la guerra

Decenas de personas se manifestaron en Al Qahtaniya, una ciudad siria de mayoría kurda cercana a la frontera turca, para retirar la retirada de Estados Unidos. “No tenemos otra elección que defender nuestra tierra (porque) los estadounidenses pueden vender a los kurdos por su propio interés”, declaró Abdel Salam Ali, un manifestante.

En Ras Al Ain, Mustefa Bozan, un vendedor de 79 años, dijo que se “preparaba para la guerra”. “La suerte de la región será la misma que la de Afrin”, juzgó otro habitante, Isam Daud, en alusión al enclave kurdo que Ankara conquistó el año pasado.

Viaggio Espresso