Avances:
Programan la relocalización de sectores de fácil inundación El Programa Emprender abrió nuevos talleres en Villa San José Habilitarán un puesto fijo de matriculación en la Región Sanitaria IV
Mundo

La Corte Suprema de Brasil reabrió el debate sobre la liberación de Lula da Silva

El expresidente Lula da Silva siempre se declaró inocente y cuestionó la imparcialidad de Sergio Moro. (NA -ARCHIVO-) El expresidente Lula da Silva siempre se declaró inocente y cuestionó la imparcialidad de Sergio Moro. (NA -ARCHIVO-)

Se divulgaron mensajes hackeados que muestran que el ministro de Justicia, Sergio Moro pudo tener motivaciones políticas para condenarlo. El expresidente fue considerado beneficiario de un apartamento concedido por una constructora para obtener contratos.


BRASILIA, (AFP-NA) - La Corte Suprema de Brasil analizaba ayer un pedido de liberación del expresidente Luiz Inácio Lula da Silva, tras la divulgación de mensajes hackeados que mostraron que el exjuez y actual ministro de Justicia Sergio Moro pudo tener motivaciones políticas para condenar al líder de la izquierda. El caso no está directamente relacionado con la divulgación de esos documentos el domingo por parte del portal The Intercept Brasil, pero su inclusión la noche del lunes en la agenda del Supremo Tribunal Federal (STF) fue interpretada como un resultado de esa conmoción.

La defensa de Lula señaló en todo caso que no se privará de usar esas conversaciones pirateadas entre los fiscales de la operación anticorrupción Lava Jato entre sí y con Moro, para pedir la anulación de un proceso que consideran viciado. En concreto, la segunda corte del STF, integrada por cinco magistrados, discutirá entre otros puntos si los abogados de Lula tuvieron un amplio derecho a la defensa cuando su condena fue tratada en abril por el Superior Tribunal de Justicia.

El STJ ratificó en esa ocasión la culpabilidad de Lula, aunque redujo su condena de más de 12 años de cárcel a 8 años y 10 meses. El líder de la izquierda, de 73 años, fue considerado beneficiario de un apartamento en el litoral paulista concedido por una constructora para obtener contratos en Petrobras.

Lula “sorprendido”

El expresidente (2003-2010) siempre se declaró inocente y cuestionó la imparcialidad de Moro y del fiscal de Lava Jato, Deltan Dallagnol, quien lo acusó de ser el “cabecilla” de una organización criminal con la que pretendía aferrarse al poder. Esa postura se vio reconfortada por la bomba informativa lanzada por The Intercept.

Lula se sintió “sorprendido por la rapidez con que la verdad salió a la luz a través de las conversaciones captadas por la prensa y por el elevadísimo grado de promiscuidad entre quien juzga y quien acusa en un mismo proceso, desvirtuando un principio constitucional”, dijo uno de sus abogados, José Roberto Batochio, tras visitar por la mañana de ayer a Lula en su prisión de Curitiba. “Ahora aguardamos la palabra del STF para saber si la Constitución está en vigor o no”, agregó.

El STF también decidió ayer agendar otro recurso de Lula para el 25 de este mes. En este caso, discutirá directamente la presunta “parcialidad” de Moro por haber aceptado ser ministro del ultraderechista Jair Bolsonaro.

Viaggio Espresso