Avances:
Programan la relocalización de sectores de fácil inundación El Programa Emprender abrió nuevos talleres en Villa San José Habilitarán un puesto fijo de matriculación en la Región Sanitaria IV
Mundo

Punta del Este, cuna del lujo y la exclusividad, se prepara para vivir una temporada diferente

Punta del Este y sus playas repletas de veraneantes argentinos. ¿Se repetirá el próximo verano?  (Agencia Xinhua) Punta del Este y sus playas repletas de veraneantes argentinos. ¿Se repetirá el próximo verano? (Agencia Xinhua)

La ciudad uruguaya, que reúne al jet set internacional, ya piensa en captar al viajero y renovar el destino que, a esta altura, es un clásico de clásicos. Las reservas anticipan que los argentinos no faltarán, a pesar de la suba del dólar. Una guía para redescubrir los atractivos de esta ciudad: su gran oferta de ocio, sus playas y su ajetreada vida nocturna. 


A la espera de un verano distinto por la pandemia de coronavirus pero con la ilusión de que el argentino llegue como años anteriores, Punta del Este ya piensa en captar al viajero y renovar el destino que, a esta altura, es un clásico de clásicos para los meses de verano. Aunque la intención es mantener los precios de hace meses atrás, con el salto que pegó el dólar en los últimos meses, fuentes del sector reconocen que es posible que haya aumentos.
Más allá de eso, el crecimiento en los últimos tiempos de las reservas, hace pensar que muchos argentinos desembarcarán esta ciudad con mucho glamour, donde acuden numerosas celebrities que disfrutan de su gran oferta de ocio, con calles comerciales, discotecas, galerías de arte, restaurantes de lujo y sus más de 20 kilómetros de costas.
Para aquellos que buscan tranquilidad también hay encantadores rincones alejados del bullicio.

Un día en Punta
La mejor forma para descubrir esta ciudad es con una bicicleta. La ruta que incluye la visita al puerto, lugar al que van los lobos marinos en busca de los restos de pescado fresco que venden cada día los pescadores tras faenar, el faro, la imagen de Nuestra Señora de la Candelaria –situada en la playa–, y la famosa escultura de la Mano.
A la hora de respirar aires de playa, las dos más concurridas son La Mansa, con aguas que provienen del Río de La Plata, y La Brava, de oleajes impetuosos ideales para practicar deportes náuticos. Ambas mezclan arena fina, playas anchas y un paisaje de fondo con edificios lujosos y hoteles cinco estrellas con bajada al mar.
Cuando el sol cae, los turistas optan por hacer una caminata por la rambla, pasear por el puerto en el que siempre hay algún vistoso yate para admirar, y recorrer una serie de restaurantes de comida internacional. También otro atractivo es dar un paseo por la renombrada avenida peatonal La Gorlero, 11 cuadras de negocios y boutiques de marcas multinacionales y conciertos y shows por la noche.

La noche
La vida nocturna es ajetreada en Punta del Este: hay para todos los gustos. El punto más concurrido es la Barra de Maldonado. Las fiestas electrónicas en los paradores de la playa son las elegidas por la juventud. También hay una gran variedad de discotecas, y para los adultos hay una importante oferta teatral o el casino del famoso Hotel Conrad. En los alrededores, hay lugares realmente bellos como Portezuelo, Solanas y Punta Ballena, donde se puede visitar Casapueblo, una exótica obra realizada por el escultor uruguayo Carlos Páez Vilaró.

Opción cercana
Si bien en el Partido de Maldonado, Punta es la ciudad turística más conocida, en estos últimos años Piriápolis se volvió un destino ideal para pasar en familia. Unos cuantos ya la eligen para toda la estadía, pero quienes gustan más del vértigo y la movida nocturna, la toman como una linda escapada para pasar unas horas. Piriápolis conjuga naturaleza, cultura y mar. Construida durante la Belle Epoque, todavía se distinguen los rasgos aristocráticos de aquel entonces: El Gran Hotel Argentino, el Castillo de Piria y el Castillo Pitamiglio, ambos de estilo medieval. (DIB)