Avances:
Programan la relocalización de sectores de fácil inundación El Programa Emprender abrió nuevos talleres en Villa San José Habilitarán un puesto fijo de matriculación en la Región Sanitaria IV
Mundo

Trump volvió ayer a cargar contra May y el embajador británico por las filtraciones

Donald Trump atacó a Theresa May por segundo día consecutivo por la filtración de cables diplomáticos. (NA) Donald Trump atacó a Theresa May por segundo día consecutivo por la filtración de cables diplomáticos. (NA)

El mandatario de Estados Unidos calificó de “muy estúpido” al diplomático Kim Darroch. Las relaciones entre Washington y Londres se han tensado en un momento en que el RU enfrenta el nombramiento de un nuevo gobierno a final de mes y el futuro del Brexit.


WASHINGTON, (AFP-NA) - El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, siguió ayer sus ataques contra la primera ministra británica saliente, Theresa May, y su embajador en Washington, a quien calificó de “muy estúpido”, tras las filtraciones de cables diplomáticos que ponen a prueba la relación especial entre ambos países.

El presidente estadounidense reaccionó al principio con contención tras la publicación el sábado de varios cables diplomáticos en los que el embajador británico, Kim Darroch, criticaba con dureza su gobierno y describía el ambiente en la Casa Blanca como caótico. Pero el tono cambió y las relaciones entre Washington y Londres se han tensado en un momento en que Reino Unido enfrenta el nombramiento de un nuevo gobierno a final de mes y el futuro del Brexit.

Trump anunció el lunes que ya no tendrá contactos con el diplomático británico, pero May reiteró su apoyo a su emisario en Washington. “El embajador excéntrico que el Reino Unido colocó en Estados Unidos no es alguien con quien estemos encantados, un tipo muy estúpido”, escribió Trump en una serie de tuits ayer por la mañana.

El mandatario estadounidense dejó claro en sus mensajes que no conocía a Darroch, lo que no le impidió llamarlo “imbécil pretencioso”. “Díganle que Estados Unidos tiene la mejor economía y el mejor ejército del mundo, y que ambos se están haciendo más grandes, mejores y más fuertes. ¡Gracias, señor presidente!”, continuó.

Londres intenta contener los daños de las filtraciones de los cables confidenciales enviados por Darroch en los que describe a Trump como un “inepto” y califica a su gobierno como “disfuncional”, buscando restaurar “la relación especial” entre los dos aliados. Tras el anuncio de que no iba a tener más trato con el emisario de Londres, Trump criticó duramente el lunes la gestión de la salida de Reino Unido de la Unión Europea, y sugirió al embajador que hable “con su país, y con la primera ministra May acerca de su fallida negociación sobre el Brexit”.

“Le dije a Theresa May cómo conseguir el acuerdo, pero siguió su propia y ridícula senda y no fue capaz de lograrlo. ¡Un desastre!”, afirmó el presidente estadounidense. Los dos candidatos a suceder a May reaccionaron de forma disímil a las declaraciones del presidente estadounidense. El ministro de Relaciones Exteriores británico, Jeremy Hunt, condenó en Twitter los comentarios de Trump tildándolos de “irrespetuosos y falsos”. Boris Johnson, reivindicó sus “buenas relaciones” con Trump y se mostró conciliador con respecto a las críticas expresadas contra May.

“Yo mismo he dicho cosas muy críticas con respecto a las negociaciones sobre el Brexit”, afirmó Johnson, el favorito a la hora de reemplazar a May que tiene como su principal carta su acérrima defensa de la salida de la UE.

Investigación de las filtraciones

Las comunicaciones de Darroch, quien llegó a la embajada de Washington en enero de 2016, no estaban destinadas a ser publicadas, por lo que el gobierno británico anunció la apertura de una investigación sobre la filtración. Estas revelaciones se producen en un mal momento para Londres, que apresurado por el Brexit busca sellar un acuerdo de libre comercio con Washington, su aliado histórico. Esta semana el ministro de Comercio Internacional británico, Liam Fox, viaja a Estados Unidos para labrar el acuerdo. Londres defendió a Darroch describiéndolo como un profesional que cumplía sus funciones otorgando juicios sobre el gobierno del país al cual estaba destinado.

Viaggio Espresso