Avances:
Programan la relocalización de sectores de fácil inundación El Programa Emprender abrió nuevos talleres en Villa San José Habilitarán un puesto fijo de matriculación en la Región Sanitaria IV

Eduardo Vázquez: un hombre profundamente comprometido con el hacer de la comunidad

Participó de numerosas comisiones e impulsó diversos proyectos de interés social. Actualmente preside Apref y es un inquieto que siempre se involucra en iniciativas que propicien el desarrollo cultural de la ciudad. En lo laboral se dedica a la electricidad de automóviles y en lo vocacional incursionó en la música.

Fernando Alvarez: una vida dedicada a bailar el tango y enseñar ese arte

Es un eximio bailarín que hizo de ese don una tarea. Integró importantes compañías y compartió escenario con grandes de la música. Llegó a Pergamino a visitar a un amigo, comenzó a actuar y dar clases, se enamoró y se radicó en este lugar donde conformó su familia. También filma carreras de automovilismo zonal, donde lo conocen como “Virulazo”.

Susana Goicoechea, quien supo hacer de la docencia una herramienta para la vida

Fue maestra por más de 40 años, la mayor parte en la escuela que la vio crecer, primero como alumna y luego como maestra: Nuestra Señora del Huerto. Armó una familia ejemplar junto a su marido Néstor Campi (fallecido). Devota de Crescencia, amiguera y apasionada por el folklore, Susana transcurre sus días con alegría y rodeada de sus seres queridos.

Alberto Rodríguez: la panadería y una vida en Pinzón, su lugar en el mundo

Durante muchos años ejerció el oficio heredado de su abuelo y de su padre. Amasó el pan de modo artesanal y luego reconvirtió el trabajo para adecuarlo al imperativo de los nuevos tiempos. Aprendió a querer esa tarea que abandonó hace unos años cuando su salud le puso un límite. Hoy disfruta de la familia y de rutinas sencillas en el pueblo que ama.

Zulema Forcat: una vida dedicada con pasión a la educación especial

Como voluntaria acompañaba a chicos con discapacidad intelectual a pasear por la ciudad. Trabajó en la Escuela N° 502, fue directora en Los Buenos Hijos y tuvo una nutrida trayectoria en la docencia. Hoy tiene un espacio de creación literaria para “personas con intelecto y magia especial”. En lo personal la vida compensó su entrega con una familia maravillosa.

Juan Carlos Giovagnoli: un hombre de Guerrico con raíces sanmarinenses

Vivió toda su vida en su pueblo natal. Allí donde hasta el presente se dedica a tareas de campo. Pasó la posta a sus hijos y relata una vida rica en vivencias propias de los hijos de inmigrantes que aprendieron la cultura del trabajo y forjaron un porvenir pensando en los suyos.

Raúl Oscar Arosa: un ferroviario de alma y fotógrafo por vocación

Trabajó en el Ferrocarril Mitre en la época de oro de la actividad y guarda de su trayectoria laboral los mejores recuerdos. En paralelo se dedicó a la fotografía social, lo que le permitió conocer a mucha gente y ganar clientes fieles. Hoy ya retirado recrea sus vivencias en un perfil apegado a los afectos de la familia y a su “Manuel Ocampo” entrañable.

Nicolás Iannone: un hombre de la Agronomía que abrazó también otras pasiones

Desplegó su carrera como investigador en el Inta Pergamino. Llegó de Capitán Bermúdez y aquí desarrolló su vida profesional y personal. De raíces italianas, es apegado a los afectos y coherente a valores que conforman su pilar. Incursionó en el teatro y escribe cuentos, una tarea que asegura “lo acompañará de modo más intenso” cuando llegue la jubilación.