Avances:
Programan la relocalización de sectores de fácil inundación El Programa Emprender abrió nuevos talleres en Villa San José Habilitarán un puesto fijo de matriculación en la Región Sanitaria IV
Pais

El oficialismo estará obligado a acordar para designar a un nuevo juez de la Corte

Cuando el Ejecutivo propone un ministro para el Máximo Tribunal, el Senado debe prestar su acuerdo aprobando la designación con una mayoría calificada de dos tercios, que serían 48 votos en caso de que estén presentes los 72 senadores. Ese número dista mucho de lo que actualmente posee el bloque presidido por Pichetto.

La eventual designación de un nuevo ministro para la Corte Suprema de Justicia requerirá de un consenso entre el oficialismo y la oposición en el Senado, debido a que el bloque del Frente para la Victoria no puede reunir en soledad la cantidad de votos requerida para ese nombramiento.

Cuando el Poder Ejecutivo propone un ministro para la Corte, el Senado debe prestar su acuerdo aprobando la designación con una mayoría calificada de dos tercios, que serían 48 votos en caso de que estén presentes los 72 senadores.

Ese número dista mucho de la mayoría que actualmente posee el bloque oficialista, presidido por Miguel Angel Pichetto, que cuenta con 38 votos entre propios y aliados como la santafesina Roxana Latorre.

Partiendo de esa base, se despliegan diversas alternativas: una de ellas indica que la bancada kichnerista podría ampliar ese número a 40 votos si logra sentar en sus bancas al riojano Carlos Menem y a la correntina Josefina Meabe, ambos de licencia por cuestiones de salud.

Tampoco habría que descartar un acuerdo con los dos senadores del Movimiento Popular Neuquino (MPN), Guillermo Pereyra y Lucila Crexell, aunque ambos mantienen actualmente posturas independientes que varían de votación a votación.

Si bien otra alternativa sería que una determinada cantidad de ausencias reduzca el número de los dos tercios, deberían ser muchos los ausentes para que el oficialismo alcanzara por sí solo esa mayoría.

Es por ello que el kirchnerismo necesitaría acordar con la oposición para votar por el candidato que proponga la Casa Rosada cuando el ministro Raúl Zaffaroni se jubile del Máximo Tribunal en enero, tras cumplir 75 años, como ratificó días atrás.

Una de las opciones sería un acuerdo con el interbloque del Peronismo Federal, pero el oficialismo no ignora que allí hay varios que ya están alineados con el massismo, como Roberto Basualdo, Juan Carlos Romero y Graciela di Perna, y esto podría dificultar un entendimiento, dado que se trata de un competidor directo del Frente para la Victoria en la campaña electoral.

En el Senado todos miran al bloque de la UCR, particularmente el PRO, que ya le pidió formalmente al partido radical que no acuerden con el oficialismo “a cambio de que designen un juez de su partido”, atentos a que uno de los nombres en danza es el del exdiputado Ricardo Gil Lavedra.

Sin embargo, la conducción del Comité Nacional de la UCR, encabezado por el senador Ernesto Sanz, anunció que ese partido “no va a aceptar” la nominación de nuevos miembros de la Corte “hasta que se constituya un nuevo gobierno en diciembre de 2015”.

De todas formas, para cuando Zaffaroni se jubile, la presidenta Cristina Kirchner estará transitando su último año de gestión y por lo tanto tendrá la facultad de proponer a un candidato.

Habrá que ver, entonces, si el postulante es bien visto por algún sector de la oposición, dado que esto podría ser la llave para que el oficialismo acceda a los dos tercios