Avances:
Programan la relocalización de sectores de fácil inundación El Programa Emprender abrió nuevos talleres en Villa San José Habilitarán un puesto fijo de matriculación en la Región Sanitaria IV
Pais

Jeremías, el pequeño alumno que desde una loma de La Pampa envía su tareas a su maestra

"Hola Seño, estoy acá en el campo. ¿Qué estás haciendo? Quiero mandarle saludos a mis compañeros", dijo Jeremías en uno de sus videos. (TELAM) "Hola Seño, estoy acá en el campo. ¿Qué estás haciendo? Quiero mandarle saludos a mis compañeros", dijo Jeremías en uno de sus videos. (TELAM)

Fue por la pandemia de coronavirus que Jeremías, junto a sus 16 compañeros, tuvo que dejar de concurrir a la escuela hogar en donde comparte la vida escolar y la rutina diaria que, como se puede, se mantiene presente desde los videos.


Jeremías Gonzales Ordienco tiene 7 años y es uno de los 17 alumnos que concurren a la Escuela Hogar 99 de Santa Isabel, localidad pampeana ubicada en el extremo oeste de la provincia y que desde una loma, el único lugar donde su celular tiene señal, le envía videos a su maestra Sonia, cantando canciones y mostrando sus piruetas, mientras le pasa las tareas asignadas en medio de la cuarentena y el aislamiento por coronavirus.
Jeremías es uno de los tantos pequeños y pequeñas que pasan sus vidas en medio del monte del oeste pampeano, pero la de él se visibilizó porque su maestra, Sonia Ana Díaz, de 27 años, la compartió en redes sociales y logró viralizarla.
"Hola Seño, estoy acá en el campo. ¿Qué estás haciendo? Quiero mandarle saludos a mis compañeros", dijo Jeremías en uno de sus videos, mientras en otro hace piruetas y cuenta: "Mirá seño, hago gimnasia", mientras rueda su cuerpo médano abajo.
Fue por la pandemia de coronavirus que Jeremías, junto a sus 16 compañeros, tuvo que dejar de concurrir a la escuela hogar en donde comparte la vida escolar y la rutina diaria que, como se puede, se mantiene presente desde los videos.
A la loma llega montado en su querida mascota: el caballo Peludo, y acompañado por su madre o su padre. Es el único lugar en el que su celular tiene señal, y es por eso que llega hasta allí para enviar sus tareas y sus graciosos videos haciendo gimnasia o cantando una canción.
En medio del monte, con días grises o vientos que soplan, Jeremías igual atraviesa el camino para llegar a la loma, y cumple con su responsabilidad de enviar su tarea.
Sonia ingresó como profesora de Música y desde este año es docente de primaria. En declaraciones a diario Textual comentó que vive en Victorica, una pequeña localidad pampeana.
"Tengo cuatro hijos y dos nietos. Más dos chicos que crié como si fueran míos. Este año titularicé en la Escuela 99, pero solo tuve un contacto personal de dos semanas con mis alumnos. Luego ya vino la pandemia y no los pude ver más", relató.
Además comentó que llama seguido a todos sus alumnos y que su "gran preocupación era cómo iba a hacer para darles las actividades, pero nos fuimos adaptando".
Jeremías es uno de los tres chicos de segundo grado que vive en el campo y en este contexto de pandemia, es quien envía videos mostrando lo que hace y leyendo canciones, además de enviar saludos a todos sus compañeros a los que no ve, desde que se estableció el aislamiento.
El pequeño vive con sus padres en un puesto ubicado a 30 kilómetros al norte de Santa Isabel, cerca del límite con Mendoza, y como en su casa no tiene señal para celular, se va a la loma a caballo, ese sitio es el único lugar en su mundo desde donde puede conectarse con su docente.
Su maestra no deja de sorprenderse y de emocionarse con cada video del pequeño, que lejos de relajarse con sus tareas -por el contexto en el que vive- las asume y las aborda con una responsabilidad digna de admirar y compartir. (Telam).