Avances:
Programan la relocalización de sectores de fácil inundación El Programa Emprender abrió nuevos talleres en Villa San José Habilitarán un puesto fijo de matriculación en la Región Sanitaria IV
Pais

Los hipotecados UVA reclaman que los bancos cumplan con las medidas

La problemática atraviesa a unos 900 mil deudores UVA de todo el país (SOBRE LA HORA) La problemática atraviesa a unos 900 mil deudores UVA de todo el país (SOBRE LA HORA)

En el contexto de la pandemia, el Gobierno y el Banco Central implementaron el congelamiento de la cuota y la postergación de pagos. Los autoconvocados denuncian que el acatamiento de las entidades es irregular.


“Tenemos grandísimas dificultades para que los bancos cumplan tanto el Decreto 319 que dicto el Gobierno este año, como la circular 6949”, explica Perla Figueroa, la nicoleña que forma parte del colectivo Hipotecados UVA de la provincia de Buenos Aires, con epicentro de acción de la vecina localidad. El decreto en cuestión, al que hace referencia Figueroa, congela las cuotas mientras que la resolución del Banco Central permite la postergación de los pagos de abril, mayo y junio y pasarlos al final del crédito.

“Venimos reclamando a los bancos la plena implementación del DNU y de la circular. El DNU permitía que las personas pudieran tener su cuota congelada al nivel de marzo y eso no se está aplicando en casi ningún banco. El Nación lo cumple, el Provincia viene muy retrasado. Pero la mayoría no lo está cumpliendo”, apuntó Figueroa.

Tanto el decreto como la resolución son dos normas que permiten un cierto respiro por estos meses a los hipotecados. Sin embargo, “los bancos están haciendo caso omiso de todas estas normativas, no las cumplen, no nos brindan información. Y esto es desesperante para los hipotecados porque la mayor parte de los bancos contesta que no tiene personal que atienda a los créditos hipotecarios. La circular permitía la postergación de los pagos de abril, mayo y junio y pasarlos al final del crédito. Se dijo que se podía tramitar a través de home banking pero esa posibilidad aún no ha sido habilitada para hipotecas”, se quejó Figueroa. “Nuestra necesidad es que los bancos realmente instrumenten estas medidas de alivio. Los damnificados seguimos siendo rehenes de un sistema arbitrario y usurario”, agregó.

La medida del Gobierno Nacional en el marco de la emergencia económica por la pandemia del coronavirus rige hasta septiembre, y la diferencia que surge cada mes entre el valor de la cuota congelada y el valor de la cuota real (según el ajuste UVA) debe saldarse en tres veces junto con los pagos de octubre, noviembre y diciembre.

Morosidad creciente

Leonardo Miranda, otro de los afectados, señaló que si un banco no cumple con la resolución, el deudor se encuentra ante la situación de tener que pagar la cuota tal como fue liquidada, sin los beneficios estipulados por el Banco Central, para no tener que soportar, además, los intereses punitorios. “Y además está en riesgo la ejecución de la vivienda, que suponemos que en este momento de crisis, de pandemia y cuarentena no se va a ver. Pero cuando todo esto se solucione vamos a tener un paquete de deudas, no solo hipotecarias”, manifestó el damnificado. “Tenemos a gente que no está pudiendo pagar las cuotas porque se les está complicando a los independientes y a los autónomos. Esto se debe a que hay algunos que directamente no están teniendo ingresos y ahí el nivel de morosidad seguramente va a crecer. No tenemos un dato fehaciente para saberlo, pero sabemos que hay gente que no está pudiendo pagar las cuotas”.

“Queremos poder pagar”

Frente a una realidad compartida por ciudadanos de todo el país, se han gestado grupos de autoconvocados de orden provincial; en el caso de los Hipotecados UVA de la provincia de Buenos Aires, el epicentro de las acciones es San Nicolás.

El planteo común es que se revise el sistema de indexación y viene desde antes de la pandemia. Estimativamente, si alguien sacó un crédito hipotecario UVA por 2 millones de pesos en el año 2017, hoy paga una cuota de 60 mil pesos y debe 7 millones al banco. Esto es así porque las variables de ajuste en el sistema UVA (Unidad de Valor de Adquisición) son el índice de inflación y la cotización del dólar. Ambos han ido en escala ascendente, lo que lleva a que, aun pagando, la deuda no solo no se reduzca sino que crezca exponencialmente. A su vez, mientras la cuota sube cada mes, no lo hace en la misma relación el salario. Justamente, una de las vías de solución planteadas para poder seguir pagando la cuota es la eliminación de la UVA y que se utilice una indexación ajustada a salario. De esta manera –sostienen los autoconvocados- se podría hacer realidad el lema que los agrupa: “Queremos poder pagar nuestra casa”.
(Fuente: Diario El Norte)