Avances:
Programan la relocalización de sectores de fácil inundación El Programa Emprender abrió nuevos talleres en Villa San José Habilitarán un puesto fijo de matriculación en la Región Sanitaria IV
Pais

Macri logró que gobernadores de la UCR acepten privilegiar la estrategia de Cambiemos

Larreta, Macri, Morales y Cornejo, ayer en Villa La Angostura. (CLARIN) Larreta, Macri, Morales y Cornejo, ayer en Villa La Angostura. (CLARIN)

El mendocino Alfredo Cornejo y el jujeño Gerardo Morales prometieron analizar la posibilidad de unificar sus elecciones con la presidencial.Mientras que el porteño Horacio Rodríguez Larreta adhirió a la idea. María Eugenia Vidal no fue invitada.


CLARIN.COM. Dejó de ser un secreto a voces. Mauricio Macri quiere que los gobernadores de Jujuy y Mendoza, los radicales Gerardo Morales y Alfredo Cornejo, unifiquen sus respectivas elecciones provinciales con la nacional para traccionar votos para el plan reelección, que ya está en marcha.

Sin embargo, no se los dijo de manera explícita durante el promocionado almuerzo que compartieron ayer en Villa La Angostura, donde el presidente intercala descanso con reuniones de gestión y otras de tinte electoral.

El jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, y el vicejefe, Diego Santilli, también fueron parte del encuentro. No fue casual: la Ciudad fue el primer distrito en avanzar hacia la unificación con la votación nacional.

La reunión en el exclusivo barrio de Cumelén donde Macri permanece desde el 22 de diciembre, se extendió durante más de tres horas. Hubo un clima distendido, carnes y ensaladas. La primera dama Juliana Awada también dialogó con los visitantes.

No hay fechas estipuladas, pero los comensales -sobre todo, los del PRO- quieren dilatar lo más posible las definiciones. “Hay consenso en que se definirá la estrategia que más beneficie al escenario nacional”, reflexionó uno de los comensales en lo que pareció un claro guiño a la hipotética unificación.

En la Casa Rosada creen que la oposición está más obligada a mostrar sus cartas y su menú de candidatos. “Ellos -por Cornejo y Morales- igual están muy bien en sus provincias”, marcaron la cancha desde el macrismo.

La primera parte de la reunión la consumieron los temas de gestión. Cada uno dio un detalle pormenorizado de la actualidad en cada distrito. Cornejo, que no podrá competir; Larreta y Morales se saben favoritos.

Macri, en tanto, se refirió a la situación económica y todos saludaron como una buena noticia que el dólar hubiera perforado el piso de la banda estipulada por el Banco Central. “Mauricio explicó que poco a poco la economía empieza a acomodarse”, dijeron. En el Gobierno están entusiasmados por la recuperación de la economía brasileña.

Los radicales tampoco expusieron las sugerencias que hacen por lo bajo. Quieren que la tasa de interés baje más rápido para que el consumo se reactive más rápido.

“El presidente explicó -y todos coincidimos- que poco a poco la situación irá mejorando”, señaló uno de los presentes. Los radicales también quieren acelerar -en la medida de lo posible- la recuperación económica.

Los aliados de Macri, igual que algunos referentes del PRO del “ala política” ven con buenos ojos bajar la tasa. Creen que la oposición puede volverse más competitiva si la recesión se prolonga más de la cuenta.

Los radicales ven con buenos ojos que María Eugenia Vidal desdoble su elección en la Provincia. “Sería algo muy potente”, habían adelantado cerca de los mandamases de la UCR.

La mandataria bonaerense que descansa en Chapadmalal hasta el lunes recién empezaría a revisar esa estrategia con el resto de la mesa chica del PRO en la reunión prevista para el 21 de este mes en el bunker macrista de Balcarce 412.

La mano derecha de la gobernadora, Federico Salvai, que también vacaciona en Cumelén con su esposa, la ministra de Desarrollo Social, Carolina Stanley -amiga de Awada-, jugó al paddle con el presidente, pero no hablaron de política.

Morales se había mostrado solícito desde un primer momento a compartir la boleta con el presidente. A pesar de que en su entorno creen que resignaría 10 puntos -por la mala imagen del jefe de Estado en el Norte- creen que la reelección del gobernador no corre peligro.

Cornejo, en cambio, debería apelar a una facultad especial del gobernador para unificar el calendario electoral que en Mendoza se rige por ley.

El PRO pretendía poner a disposición el lanzamiento prematuro del intendente de Luján de Cuyo, Omar De Marchi, del Partido Demócrata, primer aliado macrista en la provincia cuyana.

Cornejo, que no tiene reelección apuesta por su ministro de Economía, Infraestructura y Energía, Martín Kerchner, y el intendente de la capital Rodolfo Suárez. Julio Cobos, en tanto, coquetea con De Marchi y no descarta competir por su cuenta.

Cornejo podría volver a la Cámara de Diputados encabezando la lista en su distrito y se descuenta que, de ser así y si Macri es reelegido, ocupará un rol fundamental en la Cámara baja, como autoridad parlamentaria o del interbloque.

De todos modos, el jefe de la UCR ambiciona más espacio para los suyos en el Gabinete nacional. De máxima, la UCR ansía ocupar la vicepresidencia. En la Casa Rosada no descartan a Cornejo como ministro.

Por último, Macri y los gobernadores repasaron juntos la actualidad política de los distritos que aspiran a arrebatarle al peronismo como Córdoba, Santa Fe y La Rioja.

El riesgo es que las rencillas internas terminen conspirando contra la coalición oficialista. En Balcarce 50 no tienen demasiadas esperanzas en ganar Neuquén -Horacio “Pechi” Quiroga será el candidato- ni Río Negro, donde el candidato del PRO es Sergio Wisky. El presidente recibió esta semana a ambos.

En el caso de Córdoba, los principales referentes radicales apoyan a Mario Negri, pese a las pretensiones de su también correligionario Ramón Mestre.

“Es joven y tiene tiempo”, dicen sobre el intendente de la capital cordobesa. En la Casa Rosada generó malhumor que Héctor Baldassi “se cortara solo” y cerrara un acuerdo con Negri sin consultarlos. “Vamos a hacer lo que le convenga a Cambiemos”, señalaron.

Con la reunión con los referentes de la UCR, el Gobierno apuesta a consolidar Cambiemos mientras terminan de discutir la estrategia. El Jefe de Gabinete Marcos Peña -que no viajó a La Angostura a pesar del pedido radical- se había reunido el jueves con Elisa Carrió.

Viaggio Espresso